Skip to main content

JPMorgan advierte de la necesidad de un «baño de realidad» en el abandono de los combustibles fósiles

Las claves:

  • La subida de los tipos de interés, la inflación y los conflictos mundiales merman las perspectivas de la transición energética.
  • JPMorgan afirma que cambiar el sistema energético mundial «es un proceso que debe medirse en décadas o generaciones, no en años»

JPMorgan ha advertido de que el mundo necesita un «baño de realidad» en su transición de los combustibles fósiles a las energías renovables, y afirma que se tardarán «generaciones» en alcanzar los objetivos de energía neta cero.

En un informe sobre estrategia energética global enviado esta semana a sus clientes, el banco de inversión estadounidense afirma que los esfuerzos por reducir el uso de carbón, petróleo y gas se han visto frenados por el aumento de los tipos de interés, la inflación y las guerras en Ucrania y Oriente Medio.

«Christyan Malek, responsable de estrategia energética global de JPMorgan y autor principal del informe, declaró al Financial Times: »Aunque todavía queda algún tiempo para alcanzar el objetivo de cero emisiones netas, tenemos que afrontar la realidad de que las variables han cambiado. «Los tipos de interés son mucho más altos. La deuda pública es significativamente mayor y el panorama geopolítico es estructuralmente diferente. Los entre 3 y 4 billones de dólares que costará cada año se producen en un entorno macroeconómico diferente».

 

Column chart of Global clean energy capital expenditure ($bn) showing Clean energy spending has tripled since 2019

Malek predijo que los niveles de inversión necesarios presionarían a los gobiernos para que dieran marcha atrás en políticas energéticas más agresivas. El Gobierno escocés desechó el jueves su ambicioso plan de reducir las emisiones de carbono en un 75% para 2030, reconociendo que el objetivo era inalcanzable.

En su informe, JPMorgan afirma que cambiar el sistema energético mundial «es un proceso que debe medirse en décadas o generaciones, no en años».

Añadía que la inversión en energías renovables «ofrece actualmente rendimientos inferiores a la media» y que, si los precios de la energía subían mucho, existía incluso el riesgo de que se produjeran disturbios sociales.

 

Line chart of Equity indices rebased (composites of US & European) showing Clean energy stocks have stalled

El informe se publicó después de que petroleras como Shell y BP recortaran sus objetivos climáticos este año y cientos de otras empresas, como Microsoft, Unilever y JBS, no lograran establecer objetivos lo suficientemente ambiciosos como para ser aprobados por la iniciativa Objetivos Basados en la Ciencia, un organismo de validación creado tras la cumbre climática COP26 de la ONU celebrada en Glasgow.

Malek señaló que no está garantizado que la demanda de petróleo y gas alcance su punto máximo en 2030, como prevé la Agencia Internacional de la Energía, ya que la población de los países en desarrollo empieza a comprar más coches y a tomar más vuelos.

JPMorgan prevé que el mundo necesitará 108 millones de barriles de petróleo al día en 2030, y que la construcción de más capacidad eólica, solar y de vehículos eléctricos podría añadir otros 2 millones de barriles diarios a este total.

«Estamos en un punto de inflexión de la demanda», afirma Malek. «Cada vez más personas en todo el mundo tienen acceso a la energía y una mayor proporción desea utilizarla para mejorar su nivel de vida. Si este crecimiento continúa, ejercerá una enorme presión sobre los sistemas energéticos y los gobiernos».

JPMorgan es uno de los principales financiadores de proyectos de combustibles fósiles y proyectos de energía con bajas emisiones de carbono. El banco suscribió 101.000 millones de dólares en acuerdos de combustibles fósiles en 2021 y 2022, y 71.000 millones de dólares en acuerdos de bajas emisiones de carbono, según datos de BloombergNEF.

En una comparecencia ante el Congreso en 2022, el presidente Jamie Dimon afirmó que el banco seguiría invirtiendo en grandes proyectos de petróleo y gas, que retirarse de este tipo de operaciones «sería el camino al infierno para Estados Unidos» y que el mundo no estaba haciendo bien la transición energética.

Kingsmill Bond, estratega energético del Rocky Mountain Institute, rebatió la afirmación de JPMorgan de que el coste de la construcción de capacidad de energías renovables se estaba volviendo inasequible, afirmando que el crecimiento anual del gasto en infraestructuras energéticas sólo será del 2%, ya que el dinero se desvía cada vez más de los proyectos de petróleo y gas a las energías renovables.

«Las energías renovables son mucho más baratas y eficientes que los combustibles fósiles, por eso casi toda la capacidad de generación eléctrica que se construye actualmente es solar o eólica», afirmó.

 

Bar chart of Global clean energy capital expenditure, 2023 ($bn) showing Most spending has been on EVs and renewable energy

Por otra parte, la consultora energética Wood Mackenzie afirmó el jueves que unos tipos de interés más altos harían «aún más difícil y costosa» la transición hacia una economía mundial de emisiones netas cero.

Peter Martin, economista jefe de Wood Mackenzie, afirmó que «el aumento del coste del capital tiene profundas implicaciones para las industrias de la energía y los recursos naturales», y que la subida de los tipos afecta de forma desproporcionada a las energías renovables y nuclear por su elevada intensidad de capital y su baja rentabilidad.

Wood Mackenzie añadió que muchas empresas del sector del petróleo y el gas tienen bajos niveles de endeudamiento y no se verán afectadas por la subida de tipos.

 

Fuente: Malcolm Moore/ FT

Foto: myenergi-unsplash

Related News

Las empresas chinas se aseguran la cadena de suministro del litio

El precio del cobre se dispara a máximos de 7 meses por los planes de China de recortar la producción