Skip to main content

¿Es factible un Acuerdo de Libre Comercio Verde?

Las claves:

  • Al igual que las 26 rondas anteriores de negociaciones, la COP27 hizo poco para resolver la emergencia ambiental mundial. La cumbre marcó otro fracaso para asegurar compromisos significativos.
  • Una solución más inmediata y práctica sería un acuerdo de libre comercio para la tecnología verde
  • Las empresas no deben gastar tiempo y recursos navegando entre las barreras comerciales de los países. Hace falta una gestión más audaz
  • Hay que tener en cuenta el dinamismo de la industria de TI que produce innovaciones de nuevos productos, al tiempo que reduce los costos para los productores y, a su vez, para los consumidores
  • Permitir que la electricidad fluya libremente a través de las fronteras nacionales reduciría los precios de la energía y mitigaría la escasez. Tales flujos transfronterizos existen. Pero son intermitentes y pequeños.
  • Un nuevo acuerdo de libre comercio verde debe incluir no solo bienes sino también servicios, como la construcción de infraestructura de energía verde y seguros para eventos climáticos extremos

 

 

En noviembre de 2022, los líderes mundiales se reunieron en Egipto en el foro anual de la ONU sobre el cambio climático, conocido como la Conferencia de las Partes. Al igual que las 26 rondas anteriores de negociaciones, la COP27 hizo poco para resolver la emergencia ambiental mundial. La cumbre marcó otro fracaso para asegurar compromisos significativos. Ahora es prácticamente seguro que los países no alcanzarán el objetivo de larga data de limitar el calentamiento planetario promedio a 1,5 grados centígrados. Un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente de octubre de 2022 proyectó que las promesas climáticas actuales resultarán en un calentamiento planetario de aproximadamente 2,5 grados centígrados para fines del siglo XXI. El daño causado por la inacción pasada de los gobiernos es cada vez más palpable e irreversible, pero esa no es razón para rendirse.

La humanidad debe cambiar sus hábitos de consumo para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero. Reemplazar los bienes y servicios intensivos en carbono con contrapartes ecológicas (es decir, productos fabricados con emisiones de carbono drásticamente reducidas o sin emisiones de carbono) ayudará a frenar las emisiones globales generales. De hecho, algunas de las principales voces climáticas del mundo están reconociendo más abiertamente la necesidad de tal transición. El año pasado, en un movimiento inusual, el informe anual de evaluación climática del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU incluyó capítulos sobre los esfuerzos para crear nuevos bienes y servicios ambientales. Y los descubrimientos prometedores han despertado la esperanza de progreso futuro. En diciembre de 2022, científicos estadounidenses anunciaron el avance, después de décadas de intentarlo, de la primera reacción de fusión nuclear controlada. Sin embargo, la tecnología de fusión nuclear no será comercialmente viable en el corto plazo.

El mundo no puede esperar más para prevenir la crisis climática que se avecina.

Los países deben acelerar la invención y el despliegue de productos ecológicos de bajo costo en áreas clave, incluida la generación, distribución y transporte de energía. La principal de las políticas necesarias es la implementación de un precio mundial significativo del carbono, en forma de un cargo sobre las emisiones de gases de efecto invernadero. Tal precio haría que los nuevos productos verdes fueran más baratos que los existentes intensivos en carbono. Sin ella, el ritmo de cualquier transición energética seguiría siendo alarmantemente lento: los inventores no tendrán suficientes incentivos financieros para hacer apuestas audaces en su investigación y desarrollo, y las empresas se demorarán en adoptar las tecnologías verdes existentes.

Pero la perspectiva de un precio mundial alto y armonizado sobre el carbono no está en el horizonte. En los Estados Unidos, por ejemplo, imponer un precio del carbono económicamente significativo es inviable, al menos en el mediano plazo. La derecha política se burla de los precios del carbono como una nueva forma intrusiva de impuestos, mientras que la izquierda política los ve como una aprobación tácita del uso continuo de combustibles fósiles.

Una solución más inmediata y práctica sería un acuerdo de libre comercio para la tecnología verde.

Bajo los auspicios de la Organización Mundial del Comercio, los países deben acelerar las invenciones necesarias y reducir el costo de los productos ecológicos mediante el establecimiento de un acuerdo que liberalice el comercio de productos de tecnología verde, la inversión en industrias ambientales y la inmigración necesaria para fomentar el espíritu empresarial y crear mano de obra calificada. Piense en esto como una versión de tecnología verde del Acuerdo sobre Tecnología de la Información (ATI), un acuerdo de la OMC firmado inicialmente por 29 países en 1996 que eliminó los aranceles sobre cientos de productos de tecnología de la información (TI). Los gobiernos han luchado para reunir la voluntad política y la capacidad necesarias para abordar la crisis climática. Es hora de permitir que el mercado global acelere la transición a una economía verde.

 

ENERGÍA VERDE, BUROCRACIA

Demasiados países impiden la creación y producción de productos ecológicos de bajo costo erigiendo barreras al comercio y la inversión internacionales. Los Estados Unidos han sido uno de los principales culpables en este sentido.

Durante años, Estados Unidos ha estado restringiendo la importación de paneles solares de bajo costo y otros bienes ambientales, especialmente de China. En 2012, el gobierno de Estados Unidos concluyó una investigación sobre si China estaba subsidiando injustamente a los fabricantes locales de paneles solares y piezas, en violación de los compromisos de China con la OMC. Después de descubrir que China estaba infringiendo las normas de la OMC, Estados Unidos impuso aranceles a las importaciones solares chinas. Esas restricciones se extendieron en 2014 a las importaciones de Taiwán después de que los funcionarios estadounidenses determinaron que las compañías chinas culpables habían trasladado la producción a Taiwán para evadir los aranceles estadounidenses. En 2018, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, amplió esos aranceles y extendió su alcance a las importaciones de casi todos los países del mundo. Alrededor de ese tiempo, Estados Unidos impuso nuevos aranceles a otros productos ambientales, como el material para torres de turbinas eólicas de Canadá, Corea del Sur y Taiwán.

Más recientemente, la Ley de Reducción de la Inflación de los Estados Unidos de 2022 proporcionó incentivos fiscales a las empresas y los consumidores para comprar vehículos eléctricos y otros productos ambientales, pero solo si los vehículos se ensamblan en última instancia en América del Norte y si sus baterías contienen suficientes materiales procesados en los Estados Unidos.

Estas disposiciones de la Ley de Reducción de la Inflación han provocado furia en muchas capitales europeas. La Unión Europea alega ahora que varias partes clave de la IRA, incluidos los créditos fiscales y las subvenciones, violan las normas de la OMC sobre discriminación contra las importaciones. Muchos líderes de la UE ahora exigen no solo una investigación de la OMC, sino medidas de represalia contra los Estados Unidos. En diciembre de 2022, Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, pareció insinuar una respuesta de ojo por ojo: “También debemos actuar para garantizar que la Unión Europea mantenga su liderazgo mundial en los sectores de tecnología limpia”. El nuevo impuesto de ajuste en frontera del carbono de la UE, que impondrá aranceles a las importaciones en función de sus emisiones de carbono, refleja la asertividad de la región en el avance de la política climática.

Tal charla no es propicia. Desafortunadamente, muchos gobiernos tienen una historia de erigir barreras de inversión en la industria energética, por ejemplo, limitando la inversión extranjera en la generación y distribución de electricidad. Otros proporcionan préstamos y apoyo fiscal a empresas consideradas “campeones” nacionales de la energía. Como resultado, las compañías de energía a menudo se han centrado en estrategias políticas en lugar de comerciales, buscando ganarse el favor de los formuladores de políticas en lugar de desarrollar estrategias para reducir las emisiones. Hoy en día, las empresas ambientales y energéticas no deben gastar tiempo y recursos navegando por las barreras comerciales. A medida que el planeta se enfrenta a un peligro cada vez mayor, deberían acelerar la transición energética lo más audazmente posible.

El comercio internacional de electricidad también podría facilitar esa transición. Así como los abundantes vientos de la región de las Grandes Llanuras de los Estados Unidos y la amplia energía solar del sudeste podrían, si se aprovechan plenamente, alimentar gran parte de la costa este, también podría el potencial subexplotado de la energía hidroeléctrica en las provincias canadienses de Quebec y Columbia Británica ayudar a abordar las necesidades de electricidad de las ciudades en el noreste y noroeste de los Estados Unidos. Pero las conexiones entre las redes eléctricas canadienses, mexicanas y estadounidenses siguen estando poco desarrolladas. En 2020, Estados Unidos renegoció el Tratado de Libre Comercio de América del Norte con Canadá y México. El resultado, el Acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá, no expandió el comercio de América del Norte, sino que lo impidió al aplicar reglas más estrictas con respecto al origen nacional de las partes para automóviles y otros bienes. El USMCA tiene un capítulo de 270 páginas sobre reglas de origen, pero dedica solo una página a la cooperación ambiental y los bienes y servicios verdes. Washington perdió una oportunidad en este acuerdo para fortalecer el comercio regional de energía eléctrica verde. Debería aprovechar esa oportunidad ahora trabajando con sus vecinos para mejorar la integración de las redes eléctricas. Permitir que la electricidad fluya libremente a través de las fronteras nacionales reduciría los precios de la energía y mitigaría la escasez. Tales flujos transfronterizos existen. Pero son intermitentes y pequeños.

 

LA TECNOLOGÍA

Los líderes mundiales preocupados por el cambio climático deberían tener en cuenta el dinamismo de la industria de TI que produce innovaciones de nuevos productos al tiempo que reduce los costos para los productores y, a su vez, para los consumidores. No es coincidencia que el sector sea verdaderamente global, con elaboradas redes de producción, inversión y personas que cruzan fronteras.

Gran parte del éxito del sector de TI en la última década puede atribuirse al libre comercio. El ATI de la OMC, que rompe los aranceles, se amplió finalmente de 29 a 82 países, abarcando aproximadamente el 97 por ciento del comercio mundial de productos de alta tecnología. En 2015, más de 50 miembros concluyeron un acuerdo auxiliar de ATI, conocido como ITA-2, que amplió la cobertura a 201 productos adicionales valorados en más de 1,3 billones de dólares al año. El ATI sigue siendo el acuerdo de libre comercio más amplio de la OMC.

El ATI ayudó a estimular la innovación, el comercio y la inversión en todo el mundo. A través del acuerdo, las empresas inventaron nuevos bienes y servicios y luego hicieron crecer las redes de producción globales para ampliar, reducir costos y beneficiarse de la ventaja comparativa. Los países con abundante habilidad, como Estados Unidos, tienden a especializarse en el diseño de tecnología, mientras que los países con abundante mano de obra, incluida China, se concentran en el ensamblaje. Por ejemplo, Qualcomm, un fabricante de chips estadounidense, se beneficia de la ITA diseñando chips para teléfonos móviles en San Diego, subcontratando la fabricación de chips a Taiwán y ensamblando los componentes en China antes de que los productos terminados se exporten a todo el mundo. Sin el ATI, el comercio de componentes habría sido gravado en cada eslabón de la cadena de suministro, ya que se trasladaron de los Estados Unidos a Taiwán, a China y a los mercados de consumo. Estos impuestos comerciales acumulativos habrían reducido el valor de las inversiones de Qualcomm en tecnología de chips.

El ATI ejemplifica las ventajas de la mundialización. El acuerdo fomenta la innovación y reduce los costos con el tiempo, beneficiando no solo a las empresas de tecnología, sino también a otras empresas y consumidores que utilizan la tecnología. Un estudio de la OMC calculó que entre 1996 y 2015, el valor de las exportaciones mundiales de productos abarcados por el ATI se triplicó con creces, de 549.1996 millones de dólares en 1 a 65,2015 billones de dólares en 1996. El aumento de los flujos comerciales y de inversión condujo a precios más bajos. En los diez años transcurridos desde la entrada en vigor del ATI, los precios de importación de los Estados Unidos en relación con los precios de exportación de los Estados Unidos dejaron de aumentar y comenzaron un descenso de una década, con la caída de los precios de importación de los productos de tecnología de la información a la cabeza. Entre 2022, cuando se creó el ITA, y 79, los precios generales al consumidor de Estados Unidos aumentaron en un acumulado del 5,97 por ciento. Pero al mismo tiempo, el precio de una computadora personal en los Estados Unidos cayó fuertemente.

Estas sorprendentes caídas en los precios de TI son el resultado de la rápida invención de nuevos productos y procesos y, con causa y efecto en ambas direcciones, de una globalización ampliada y un comercio más libre. En muchos países, como China, Singapur y Corea del Sur, este círculo virtuoso entre innovación y globalización ayudó a estimular el crecimiento de la productividad y los ingresos, no solo en el sector de TI sino en toda la economía.

Una vez más, considere la experiencia de los Estados Unidos. De 1973 a 1995, la productividad de los trabajadores no agrícolas creció a sólo un 1,5 por ciento anual. De 1995 a 2007, esta tasa creció a un promedio de casi 2.5 por ciento por año. Un estudio realizado por el economista de Harvard Dale Jorgenson concluyó que las industrias productoras de TI “han sido la fuente de la mayor parte del crecimiento agregado de la productividad de Estados Unidos a lo largo de la década de 1990”. La clave de estas ganancias en toda la economía fue la inversión acelerada en bienes y servicios de TI en toda la economía. A medida que la TI se hizo más barata, los gobiernos, las empresas y los hogares “acumularon computadoras, software y equipos de comunicaciones mucho más rápidamente que otras formas de capital”. La industria de TI por sí sola contribuyó a casi dos tercios del crecimiento de la productividad en toda la economía: alrededor de un tercio de ella directamente, y alrededor de un tercio impulsado por otras industrias que invierten más en bienes y servicios de TI.

Pero incluso más que los flujos de bienes y capital, la migración de personas altamente talentosas contribuyó al éxito de la industria de TI. Un estudio de 2007 de la Universidad de California, Berkeley, encontró que una cuarta parte de todas las empresas de alta tecnología estadounidenses establecidas entre 1995 y 2005 tenían al menos un fundador nacido en el extranjero. En 2005, estas nuevas compañías emplearon a 450,000 personas y generaron más de $ 50 mil millones en ventas. Un estudio de seguimiento de la Fundación Ewing Marion Kauffman mostró de manera similar que una cuarta parte de las empresas de alta tecnología creadas entre 2006 y 2012 fueron fundadas por inmigrantes.

El aumento de los flujos mundiales de mano de obra altamente calificada permitió que el ATI tuviera el máximo impacto. En 1990, el Congreso creó el programa de visas H-1B, que proporcionó 65,000 permisos de trabajo a trabajadores extranjeros especializados por períodos de tres años, con la oportunidad de renovar la visa una vez. Las principales compañías tecnológicas de Estados Unidos fueron las principales beneficiarias, ya que los trabajadores de TI dominaron rápidamente la adopción de H-1B. Por ejemplo, el iPhone de Apple fue diseñado en California por un equipo internacional de ingenieros eléctricos y desarrolladores de software; La tremenda innovación fue posible porque Estados Unidos alentó la llegada de los mejores talentos.

 

COMERCIA GRATIS O MUERE

El éxito del ITA en TI se puede reproducir en productos ecológicos. Los países de ideas afines deberían crear un acuerdo similar para la tecnología verde, construido sobre los pilares del comercio, la inversión y la inmigración, que podría aprovechar el poder innovador de la globalización.

Para el primer pilar, este acuerdo comenzaría con un acuerdo de libre comercio en bienes y servicios ambientales.

La OMC comenzó a buscar un acuerdo de libre comercio verde en 2001, pero esas negociaciones lograron poco. El entusiasmo revivió en 2014 cuando 14 países Miembros de la OMC anunciaron su intención de buscar un Acuerdo sobre Bienes Ambientales para eliminar todos los aranceles sobre los productos verdes en el comercio entre ellos. Lanzaron negociaciones formales más tarde ese año, y el grupo finalmente se expandió para incluir a 46 países. Pero las conversaciones colapsaron en 2016 en medio de desacuerdos sobre qué bienes debería cubrir el acuerdo. Por ejemplo, los países abogaron por incluir productos en los que ya eran exportadores netos.

Un acuerdo rejuvenecido para el libre comercio de productos verdes debe basarse en estos esfuerzos anteriores siendo amplio, dinámico y sin restricciones. Un nuevo acuerdo de libre comercio verde debe incluir no solo bienes sino también servicios, como la construcción de infraestructura de energía verde y seguros para eventos climáticos extremos, y debe errar por el lado de incluir en lugar de excluir productos. Considere las bicicletas. En negociaciones anteriores, China abogó por que las bicicletas deberían ser vistas como bienes ambientales y exentas de aranceles. Pero Estados Unidos y la UE se resistieron, tal vez porque cada uno ya había estado imponiendo aranceles a las importaciones de bicicletas chinas. Pero las bicicletas, incluidas las eléctricas, proporcionan transporte sin emitir gases de efecto invernadero y, por lo tanto, pertenecen a cualquier acuerdo comercial verde efectivo. Muchos países tienen un sector verde mascota que quieren proteger. Al tener un acuerdo que cubra un conjunto expansivo de productos, no se consideraría que ningún país individual ganaría a expensas de otros en la exportación e importación de productos verdes.

Un nuevo acuerdo de libre comercio verde debe incluir no solo los productos finales, sino también los insumos intermedios y los bienes de capital, que son artículos que componen un producto final y las máquinas utilizadas para fabricarlos. Por ejemplo, un acuerdo debe incluir equipos para capturar el carbono emitido por las acerías y piezas de repuesto para turbinas eólicas. Y el acuerdo debería ampliar su lista de productos cubiertos anualmente a medida que se inventan nuevos bienes y servicios verdes. Esa flexibilidad permitirá que un acuerdo comercial ecológico genere un impacto aún mayor que el del ATI. El ATI original incluía productos intermedios y bienes de capital. También pidió a los Miembros que se reunieran periódicamente para examinar la incorporación de productos adicionales en el acuerdo a medida que se inventaran más. Sin embargo, esos exámenes se estancaron en 1998 porque los Miembros no pudieron ponerse de acuerdo sobre qué productos añadir. Para 2012, el ATI finalmente se había vuelto tan obsoleto que una coalición suficiente de signatarios sintió la urgencia de reactivar las negociaciones. Se necesitaron cuatro años más para acordar e implementar el ITA-2 con una lista ampliada de productos cubiertos, como los videojuegos que usan un receptor de televisión. Hoy en día, muchos líderes empresariales y gobiernos están clamando por una ITA-3. Un acuerdo de libre comercio verde debería evitar tales retrasos burocráticos. Los países miembros deben comprometerse a revisiones anuales cuyo valor predeterminado es incluir automáticamente nuevos productos verdes. Sin expansiones anuales y automáticas, un nuevo acuerdo de libre comercio verde pronto se volverá tan obsoleto como el ATI original.

Además, un nuevo acuerdo de libre comercio verde no debe ser neutralizado por los impuestos fronterizos al carbono. En diciembre de 2022, la UE acordó imponer dicho impuesto. Un arancel mundial sobre el carbono es poco práctico y difícil de aplicar, y socavaría el libre comercio verde, una solución climática más factible. Para que un nuevo acuerdo de libre comercio verde funcione, todos los productos que cubre deben estar exentos de impuestos fronterizos al carbono.

El segundo pilar de un acuerdo de libre comercio verde debe ser el flujo transfronterizo sin restricciones de inversión extranjera directa en bienes y servicios ambientales.

Muchos países, como China, restringen explícitamente la inversión extranjera en sectores considerados sensibles o estratégicos. Otros, incluida la India, impiden indirectamente las entradas de capital al someter a las empresas multinacionales a procesos de aprobación casi insuperables. El comercio de bienes verdes a menudo requiere servicios proporcionados in situ por el vendedor extranjero, lo que solo puede suceder si el vendedor tiene una subsidiaria extranjera. Por lo tanto, la liberalización de la inversión extranjera directa en sectores verdes impulsaría el comercio verde. Por ejemplo, para importar turbinas eólicas de un fabricante multinacional danés, un país necesita que una filial extranjera de la empresa danesa esté disponible para guiar la instalación. Las multinacionales lideran el camino en innovación verde. La flexibilización de las restricciones a la inversión extranjera directa facilitará a las filiales extranjeras el funcionamiento y la difusión de la experiencia de sus empresas matrices.

Un impulso en la manufactura es una ventaja del progreso en la tecnología ambiental, pero para la mayoría de los países, la creación de empleos y el valor general proporcionado por los servicios de tecnología verde son más importantes. Tomemos la industria solar en los Estados Unidos. Con un acuerdo de libre comercio verde, una compañía solar estadounidense podría reducir el precio de su producto importando paneles solares de bajo costo de China en lugar de fabricarlos en el país. A su vez, la compañía vende más paneles solares, creando más empleos en los Estados Unidos en la instalación y mantenimiento de paneles solares. Un estudio de 2020 de la Asociación de Industrias de Energía Solar estimó que solo el 14 por ciento de todos los trabajadores solares de los Estados Unidos estaban empleados en la fabricación, mientras que dos tercios trabajaban en instalación, investigación y desarrollo. En 2021, el gobierno de los Estados Unidos predijo un aumento del 27 por ciento en el empleo de instalaciones solares durante la próxima década, en contraste con una tasa de crecimiento promedio proyectada en todas las ocupaciones de los Estados Unidos de solo el cinco por ciento. Los gobiernos no deben tratar de aferrarse a los empleos de manufactura con nudillos blancos. Se crearán más empleos a través de las ganancias de productividad de un acuerdo de libre comercio verde, particularmente en los servicios.

El tercer pilar de un acuerdo de libre comercio verde debería ser el movimiento sin trabas a través de las fronteras de personas altamente talentosas que trabajan en industrias verdes.

En los Estados Unidos, los inmigrantes generan más ideas y tecnologías patentables que los trabajadores nativos, y estos inmigrantes tienen más probabilidades de fundar empresas, lo que crea empleos que benefician a todos. Los inmigrantes calificados complementan en lugar de reemplazar a los trabajadores nativos calificados. Los inmigrantes fueron fundamentales para el éxito de la industria de TI y probablemente también serán fundamentales para la tecnología verde.

A medida que la tecnología verde se convierta en el lugar de la innovación, el sector atraerá al mejor talento global, como lo ha hecho TI. En las industrias que están experimentando un rápido cambio tecnológico, las empresas más fuertes florecen y atraen mano de obra calificada. Las empresas tienden a innovar a medida que sus empleados se reúnen e intercambian ideas cerca de los empleados de otras empresas. A medida que las empresas se vuelven más productivas, atraen mano de obra más calificada. Este círculo virtuoso de innovación y crecimiento alcanza su máximo potencial cuando se permite que los trabajadores más talentosos se muevan a través de las fronteras nacionales a través de controles de inmigración relajados. Pero en los Estados Unidos, por ejemplo, el programa H-1B no va lo suficientemente lejos. Si los Estados Unidos hubieran asignado más visas en las últimas décadas, el ATI probablemente habría sido más efectivo. El Congreso debe evitar este error duplicando o triplicando la asignación anual de H-1B.

Además de un acuerdo de libre comercio verde, los países deberían comprometerse a financiar la investigación y la producción de algunas de las innovaciones verdes más prometedoras del mundo

Al igual que Estados Unidos aceleró el descubrimiento y la fabricación de vacunas COVID-19 a través de la Operación Warp Speed. Para las compañías que intentaban crear vacunas, el programa redujo los costos y la incertidumbre al proporcionar estándares que estipulaban los obstáculos de investigación que una compañía tenía que superar para recibir apoyo del gobierno. Una iniciativa similar aceleraría el descubrimiento, la producción y la reducción de costos de la tecnología verde, complementando un acuerdo de libre comercio. En una Operación Warp Speed verde, los países se comprometerían a comprar las tecnologías más prometedoras en almacenamiento de energía de larga duración, captura de carbono, digitalización de la red y electrificación de base amplia, sin importar dónde se encuentren los innovadores exitosos. El compromiso inicial, asumido antes de que se inventen las tecnologías, reduciría la incertidumbre para los innovadores y los esfuerzos cortocircuitados de los países individuales para limitar el apoyo a sus campeones nacionales.

Los gobiernos también deberían financiar la educación universitaria para ingenieros y científicos en el campo de la tecnología verde emergente y capacitar a trabajadores técnicos para trabajos como la reparación de turbinas eólicas. Además, los gobiernos deberían simplificar las regulaciones sobre tecnología verde, por ejemplo, facilitando la vinculación de nuevas formas de generación de electricidad a la red. Tal apoyo gubernamental complementaría un acuerdo global de libre comercio verde sin apuntalar compañías específicas.

 

NACIONES INNOVADORAS

Un acuerdo global para liberalizar los flujos transfronterizos de productos, capital y personas promovería la innovación y reduciría los precios de la energía limpia. En lugar de presionar por protecciones nacionales, las empresas verdes podrían centrarse en ideas, insumos y clientes globales. Las empresas y los consumidores verían el progreso evidente en los teléfonos inteligentes replicados en tecnologías verdes como los vehículos híbridos y la energía renovable.

Las preocupaciones de seguridad nacional sobre la tecnología verde, como el temor a depender de otros países para las necesidades energéticas, son exageradas. En una industria tan grande y de tan rápido crecimiento como la energía limpia, ningún país tiene todo el talento y otros recursos que necesita para poder confiar solo en su propia producción. El cambio climático es la amenaza que debería preocupar a la mayoría de los países. Para el planeta, lo que importa es maximizar la velocidad de la invención, la escala de producción y la adopción de bienes y servicios verdes.

Ahora está de moda que los líderes políticos pidan la creación de empleos verdes en casa. Pero tales esfuerzos están equivocados por dos razones: una vieja y otra nueva. La vieja razón es que los esfuerzos del gobierno para proteger y nutrir ciertas industrias han fracasado en gran medida a largo plazo: las industrias y empresas objetivo a menudo no prosperan, los costos por trabajo del apoyo gubernamental a menudo exceden ampliamente los salarios de esos trabajos, y otros países a menudo toman represalias en un ciclo que perjudica a todos.

Ningún país tiene el talento y los recursos para depender únicamente de su propia producción de tecnología verde.

La razón más reciente es que cuando se trata de abordar la emergencia climática, la cuestión clave no es qué países terminan produciendo nuevos bienes y servicios limpios. Es cuántos países terminan consumiéndolos. Los países deben dejar de perseguir el objetivo largamente esquivo de seleccionar y apoyar a las industrias y empresas ganadoras. En cambio, deben comenzar a centrarse en el imperativo inmediato de inventar e implementar innovaciones ecológicas lo más rápido y ampliamente posible.

La globalización reducirá los costos de las tecnologías verdes críticas.

Un estudio de 2022 en la revista científica Nature calculó los costos que surgen cuando los países restringen “el libre flujo de capital, talento e innovación”. Los autores han estimado que la globalización de la cadena de suministro solar fotovoltaica redujo el costo de las unidades fotovoltaicas, ahorrando a los instaladores $ 36 mil millones en China, $ 24 mil millones en los Estados Unidos y $ 7 mil millones en Alemania entre 2008 y 2020. Si se hubieran eliminado los aranceles, los ahorros habrían sido mayores. Este estudio estima además que si no se permite que esta globalización de la producción solar continúe, los precios mundiales de la energía solar serán alrededor de un 25 por ciento más altos en 2030 de lo que serían si la producción globalizada continúa en su estado actual.

Para hacer frente a los graves riesgos climáticos que enfrenta el mundo, los países deben promulgar nuevas políticas audaces. Motivado por los beneficios del ATI, el mundo debería encontrar soluciones de energía limpia negociando e implementando rápidamente un acuerdo de libre comercio verde. Lo que funcionó para los teléfonos inteligentes y otros productos tecnológicos también puede funcionar para el planeta

 

Fuente:

Foto: NASA/ Unsplash

Related News

¿Volverá a fluir el gas de NordStream 1?

¿Es India la alternativa a China? Analizamos los factores estructurales