Skip to main content

“Situación insostenible” en el mar Rojo

La clave:

  • Las fuerzas navales de Estados Unidos y Gran Bretaña derribaron el martes 21 drones y misiles disparados por hutíes con base en Yemen hacia el sur del Mar Rojo, dijo Estados Unidos, y Gran Bretaña insinuó nuevas medidas para proteger las rutas marítimas internacionales.
  • El secretario de Defensa británico, Grant Shapps, dijo que se trata del mayor ataque en la zona por parte de los milicianos hasta la fecha, en momentos en que la guerra de tres meses entre Israel y Hamas en Gaza se extiende a otras partes de Oriente Medio.

“Esta es una situación insostenible”, dijo Shapps a los periodistas, y agregó “vigilen este espacio” con respecto a posibles acciones adicionales por parte de Gran Bretaña y sus socios internacionales.

“Esto no puede continuar y no se puede permitir que continúe”.

El Comando Central de Estados Unidos dijo que no se reportaron heridos ni daños, y agregó que este fue el 26º ataque de los hutíes contra rutas marítimas comerciales en el Mar Rojo desde el 19 de noviembre.

Más tarde en el día, el portavoz militar hutí, Yahya Saree, dijo que los militantes respaldados por Irán dispararon una gran cantidad de misiles balísticos y navales y drones contra un barco estadounidense que estaba “brindando apoyo” a Israel.

En un discurso televisado, Saree no dijo cuándo se había producido el ataque de los hutíes ni qué daños, si los hubiera, había sufrido el buque, pero que la operación era una “respuesta preliminar” a un ataque anterior de Estados Unidos que mató a 10 combatientes hutíes.

La Quinta Flota de Estados Unidos, que tiene su base en la región del Golfo y ha desplegado junto con Gran Bretaña fuerzas navales para proteger el transporte marítimo del Mar Rojo de un aumento de los ataques hutíes, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

No estaba claro si la salva de misiles y drones contra el barco estadounidense reportada por el funcionario hutí tenía algo que ver con la acción naval de Estados Unidos y Gran Bretaña.

Los hutíes, que controlan la mayor parte de Yemen, han estado atacando las rutas marítimas del Mar Rojo para mostrar su apoyo a Hamas, un grupo islamista palestino. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania dijo que los últimos ataques eran una “clara escalada”.

Los ataques han perturbado gravemente el comercio internacional en la ruta clave entre Europa y Asia, que representa alrededor del 15% del tráfico marítimo mundial.

Muchas compañías navieras se han visto obligadas a desviar los buques, haciendo el viaje más largo alrededor de África, aunque varias grandes petroleras, refinerías y casas comerciales han seguido utilizándolo.

El Comando Central de Estados Unidos dijo que 18 drones, dos misiles de crucero antibuque y un misil balístico antibuque fueron derribados por las dos armadas en el incidente del martes.

Shapps dijo que el buque de la Royal Navy HMS Diamond, que repelió los ataques junto con los buques de guerra estadounidenses, pudo haber sido atacado específicamente, y agregó que también hubo “un ataque generalizado contra todos los barcos”.

Los hutíes han prometido continuar los ataques hasta que Israel detenga el conflicto en Gaza, y advirtieron que atacarían a los buques de guerra estadounidenses si el grupo de milicias era atacado.

El grupo naviero alemán Hapag Lloyd dijo el martes que seguiría evitando el Canal de Suez y alrededor del Cabo de Buena Esperanza por razones de seguridad, mientras que su rival danés Maersk (MAERSKb.CO) ha dicho que evitaría la ruta “en el futuro previsible”.

Los minoristas de todo el mundo también se han estado abasteciendo de productos antes de las vacaciones del Año Nuevo Lunar de China y buscando alternativas aéreas o ferroviarias para evitar los estantes vacíos esta primavera.

Fuente: Jasper Ward, Eric Beech, Muvija M, Alistair Smout, Andrew Mills/ Reuters

Foto: william-william-unsplash

Related News

El mundo está entrando en una nueva era de fabricación de tecnologías limpias y las estrategias industriales serán clave

“La bomba de la deuda” en China