Skip to main content

¿El día que muere el dólar?

La clave:
  • Desde aproximadamente el último año de la Segunda Guerra Mundial, el dólar estadounidense ha disfrutado de lo que el ex ministro de Finanzas francés Valéry Giscard d’Estaing llamó una vez el “privilegio exorbitante” de ser la moneda de reserva mundial. Ha tenido esa posición desde aproximadamente 1944, cuando arrebató el papel de hegemón monetario mundial a la libra esterlina británica.

 

Este artículo escrito por J.G.Collins a través de The Epoch Times da una visión muy interesante d ela desdolarización de la economía global y sus consecuencias

Pero ahora, esa posición se ve amenazada por una gran variedad de políticas estadounidenses y ataques de nuestros adversarios extranjeros. Y los resultados para el dólar, y para el pueblo de Estados Unidos, podrían ser catastróficos.

Cómo hemos llegado hasta aquí

En julio de 1944, había quedado claro que los avances aliados sobre los nazis en Europa prácticamente aseguraban que los aliados, y en particular los Estados Unidos, dominarían el mundo de la posguerra. Fue entonces cuando 730 delegados de 44 países se reunieron en Bretton Woods, New Hampshire, para restablecer el orden monetario mundial de la posguerra.

Juntos, acordaron un sistema multinacional en virtud del cual las monedas mundiales serían convertibles al dólar de los EE.UU. a tipos de cambio fijos que podrían modificarse, si fuera necesario, dentro de una banda muy estrecha. El dólar, a su vez, sería convertible en oro a 35 dólares la onza. Se dejó en manos de los Estados Unidos la tarea de garantizar que el tipo de cambio dólar/oro se mantuviera estable.

Pero en 1971, el gasto en bienestar social en la “Gran Sociedad” de Lyndon Johnson, la guerra de Vietnam y la inversión en dólares en negocios, fábricas y otros activos en el extranjero, así como los déficits de la balanza de pagos resultantes de las importaciones de Japón y Europa, más plenamente recuperados, habían ampliado enormemente la cantidad de dólares en circulación mundial. Funcionarios estadounidenses reconocieron que las reservas de oro de la nación eran insuficientes para cumplir con su compromiso de convertir dólares en oro a 35 dólares la onza. Ese año, los europeos comenzaron a convertir pequeñas cantidades de su dólar en oro. Entonces, los británicos pidieron una “garantía” de los dólares que tenían en reserva.

Se estaba gestando una crisis monetaria. Y Estados Unidos necesitaba eludirlo antes de que sucediera.

Así que en agosto de 1971, el presidente Richard Nixon, a instancias de sus asesores, convocó una reunión secreta en Camp David durante tres días, que concluyó el 15 de agosto, un domingo. Esa noche, el presidente anunció al mundo en una declaración transmitida a nivel nacional un supuesto cierre “temporal” de la ventana del oro, prohibiendo la conversión de dólares a oro, para detener cualquier corrida de las reservas de oro de Estados Unidos. Ese cierre “temporal” duró hasta 1975, cuando una reunión del Fondo Monetario Internacional (FMI), otro legado de Bretton Woods, aprobó una “flotación administrada” o “sucia” de monedas en una conferencia en Jamaica. El FMI iba a operar para mantener la estabilidad a través de algunas “barandillas” ambiguas, al menos nominalmente, pero los bancos centrales —incluidos la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón, etc.— pudieron intervenir para respaldar sus respectivas monedas.

El dólar estaba, finalmente y oficialmente, fuera del patrón oro y ahora era una “moneda fiduciaria”, lo que significa que el dólar tenía valor en los Estados Unidos simplemente porque el gobierno dijo que lo tenía.

Pero en otros países, después de que el presidente Nixon cerrara la ventana del oro, el dólar estadounidense se convirtió, junto con otras monedas, esencialmente en una mercancía. Si querías comprar propiedades o valores estadounidenses, o adquirir productos estadounidenses, necesitabas obtener dólares para pagarlos. Dado que el dólar había sido sobrevalorado por su vínculo con el oro, el cierre de la ventana del oro hizo que el valor del dólar disminuyera y la inflación aumentara.

Para mejorar parte del declive, el secretario del Tesoro del presidente Nixon, William Simon, hizo un acuerdo secreto con Arabia Saudita en 1974 por el cual Estados Unidos acordó vender armas y dar protección a la Casa de Saud a cambio de que los sauditas invirtieran sus reservas de dólares estadounidenses de las ventas de petróleo en bonos del Tesoro de EE.UU. en lugar de algún otro activo “duro”.

El petróleo se había comercializado en dólares estadounidenses en casi todas partes desde que se descubrió el yacimiento de Lucas Gusher en el campo petrolífero de Spindletop, en el este de Texas, en 1901. Los saudíes garantizaron explícitamente mantener el precio de sus ventas de petróleo en dólares estadounidenses. El acuerdo de 1974 con los saudíes ayudó a Estados Unidos a incurrir en déficits presupuestarios gubernamentales y a mejorar su déficit en la balanza de pagos, así como a mantener la demanda mundial de dólares, denominados “petrodólares” por el acuerdo saudí, porque cualquier país que quisiera comprar petróleo tenía que comprar dólares estadounidenses para comprarlo.

Dónde estamos hoy

En 1974, cuando el secretario Simon arregló su acuerdo con los saudíes para evitar una “crisis del dólar”, nuestra deuda nacional era de aproximadamente el 32 por ciento del PIB. Estábamos terminando nuestra participación de décadas en Vietnam y el sudeste asiático y habíamos asegurado una distensión con los adversarios de la Guerra Fría, China y la Unión Soviética.

Hoy en día, Estados Unidos tiene una deuda de más de 34 billones de dólares, alrededor del 120 por ciento de nuestro PIB, más de lo que era incluso durante la Segunda Guerra Mundial. Un poco más de 7 billones de dólares de esa cantidad, el valor de todo el presupuesto anual de Estados Unidos, está en manos de extranjeros. Estamos en camino a 1 billón de dólares al año en el servicio de la deuda, más que nuestro presupuesto de defensa. Y los 10 dólares que tu abuela metió en tu tarjeta de cumpleaños y que se perdieron en la conmoción de tu fiesta de cumpleaños en 1971 valdrían, si los encontraras hoy, 1,20 dólares.

Y en el mundo, Estados Unidos está involucrado en la escalada de conflictos con dos poderosos adversarios con armas nucleares, China y Rusia, así como en la guerra que el representante terrorista de Irán, Hamas, está librando contra nuestro aliado, Israel.

  • Citando a tres funcionarios estadounidenses actuales y anteriores, NBC News informó que el líder de China, Xi Jinping, le dijo audazmente al presidente de Estados Unidos que tiene la intención de adquirir Taiwán, un interés vital de Estados Unidos. No solo nosotros (y el resto del mundo) obtenemos la mayoría de nuestros chips de Taiwán, sino que el 50 por ciento del tráfico mundial de contenedores marítimos pasa por el Estrecho de Taiwán.
  • La guerra entre Ucrania y Rusia continúa y se ha intensificado en los últimos días sin un final a la vista. En un conflicto en el que el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, ha prometido prestigio estadounidense al afirmar en octubre que “entregaremos lo que sea necesario, durante el tiempo que sea necesario, para que Ucrania pueda vivir en libertad”. Pero el mes pasado, el presidente Biden aparentemente se retractó de su compromiso al decir que Estados Unidos respaldará a Ucrania “todo el tiempo que podamos”.
  • Las fuerzas de la Armada de Estados Unidos desplegadas en el Mar Rojo para proteger el transporte marítimo y disuadir la beligerancia iraní contra Israel fueron atacadas por militantes hutíes respaldados por Irán en Yemen. Decenas de miembros de las fuerzas armadas estadounidenses han resultado heridos en Irak y Siria en ataques similares.

Dentro de nuestras propias fronteras, las protestas violentas que no se controlaron después de la muerte de George Floyd, el asalto al Capitolio el 6 de enero y las protestas a favor de Hamas de inspiración marxista han sacudido la sensación de estabilidad estadounidense entre los extranjeros más que en cualquier otro momento desde la Guerra de Vietnam.

Teniendo en cuenta todo esto, no debería sorprender que otros países se estén moviendo para desdolarizar sus tenencias. El mundo está cada vez más preocupado por la estabilidad de los Estados Unidos y nuestra capacidad para cumplir con nuestras obligaciones de deuda. Los saudíes, en quienes hemos confiado durante 50 años para ayudar a mantener la demanda del dólar estadounidense como moneda de reserva mundial del mundo, habían anunciado que se unían a los BRICS, la coalición internacional de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. Egipto, Etiopía, Irán, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos se unieron el mismo día.

Por si fuera poco, ahora la administración Biden está contemplando una política que no puede evitar exacerbar la desdolarización. Según el Financial Times, Estados Unidos y el G-7 “están explorando activamente formas de apoderarse de los activos del banco central ruso” en sus países para financiar a Ucrania porque la oposición política a la continuación del apoyo a Ucrania en Estados Unidos y Europa amenaza el flujo de dinero que ha mantenido a Ucrania a flote. El periódico informó que había visto un documento escrito por Estados Unidos que decía, según el derecho internacional, que “los miembros del G7 y otros estados especialmente afectados podrían confiscar activos soberanos rusos como contramedida para inducir a Rusia a poner fin a su agresión”.

Robert Schiller, el economista de Yale ganador del Premio Nobel, le dijo al medio de noticias italiano La Repubblica en una entrevista publicada el domingo que advirtió contra la táctica. “Esto será una confirmación para el líder ruso de que lo que está sucediendo en Ucrania es una guerra de poder [y] paradójicamente podría volverse contra Estados Unidos y todo Occidente”, dijo Schiller. Advirtió que podría crear “un cataclismo para el actual sistema económico dominado por el dólar” porque sembraría dudas entre otros países de que sus inversiones en bonos del Tesoro, mercados e instituciones financieras de Estados Unidos podrían ser incautadas por Estados Unidos en una disputa política.

El “privilegio exorbitante” de Estados Unidos nos ha permitido acumular niveles extraordinarios de deuda a cambio, básicamente, de pagarés que hemos dado a nuestros acreedores. Y dado nuestro nivel de deuda, y en particular nuestra relación deuda/PIB, nuestros socios comerciales ahora cuestionan nuestra capacidad para pagarla, al igual que cualquier otro acreedor.

Además de este entorno fiscal, actores malintencionados de países extranjeros que buscan socavar a Estados Unidos para su propio beneficio geopolítico, en particular China, están llevando a cabo activamente esfuerzos para subvertir el dólar estadounidense como moneda de reserva mundial. Parte de su estrategia es cerrar el comercio en sus propias monedas.

Resumen

El dólar estadounidense está siendo atacado por el mercado global. Si bien seguimos disfrutando de los mercados de capitales más grandes, transparentes y mejor regulados del mundo libre, y del mayor mercado de consumo per cápita, los otros elementos de la supremacía del dólar se están erosionando. Es poco probable que su estatus como moneda de reserva mundial —su “privilegio exorbitante”— dure hasta la próxima década. Eso tendrá enormes consecuencias negativas para los ciudadanos estadounidenses en las últimas décadas de este siglo. Las tasas de interés necesarias para financiar nuestra deuda se dispararán, cerrando otras inversiones alternativas y productivas en negocios e innovación.

El Congreso debe controlar absolutamente nuestros gastos para hacer reducciones vigorosas y reales y tener el coraje de aumentar los impuestos, principalmente a su propia clase de donantes, para que lleguemos a un presupuesto equilibrado a más tardar en 2030. Para salir de la deuda como lo hicimos con nuestra deuda de la Segunda Guerra Mundial, debemos hacer que nuestra nación sea más productiva y más resistente. Eso significa graduar más ingenieros químicos y científicos de la computación y menos trabajadores sociales y graduados en estudios de quejas. Significa proteger ferozmente nuestra tecnología y relocalizar la fabricación de alto valor añadido. Significa tomar decisiones políticas inteligentes, en todos los ámbitos, para mantener a nuestra gente más sana, a nuestros niños mucho mejor educados y mucho más en forma física para reducir los costos de atención médica. Y debemos asegurarnos de que nuestras estructuras e instituciones familiares sean más resilientes para que las organizaciones benéficas y las familias, no los gobiernos, apoyen a nuestros ciudadanos más desafiados.

Si no lo hacemos, llegaremos al día en que muera el dólar, y con él, la república.

 

Fuente: J.G. Collins es director general de Stuyvesant Square Consultancy, una firma de consultoría estratégica, estudio de mercado y consultoría en Nueva York. Sus escritos sobre economía, comercio, política y políticas públicas han aparecido en Forbes, The New York Post, Crain’s New York Business, The Hill, The American Conservative y otras publicaciones.

Foto: : eric-prouzet-unsplash

Related News

Nearshoring y el transporte de contenedores

¿Desindustrialización en Europa?