Skip to main content

El futuro del “capitalismo comunista” en China

Las claves: 

  • Crece la pregunta de si el Xi-ismo está matando al Deng-ismo
  • ¿Cuál es el futuro económico de China? Esta pregunta plantea muchas cuestiones concretas, sobre todo los persistentes desequilibrios macroeconómicos de China, la amenaza del declive demográfico y el empeoramiento de las relaciones con partes importantes del mundo exterior, sobre todo con un EE.UU. cada vez más hostil.
  • Pero bajo todas ellas subyace una más profunda: ¿se está desvaneciendo inexorablemente bajo Xi Jinping el “capitalismo comunista”, ese invento aparentemente contradictorio de Deng Xiaoping? ¿Se osificará el régimen chino y, al final, se derrumbará, como hizo la Unión Soviética?

La semana pasada, poco después de regresar de mi primera visita de una semana a Pekín y Shanghái desde 2019, volví a examinar los retos macroeconómicos estructurales de China y planteé mi preocupación por la posible reaparición de desequilibrios mundiales desestabilizadores. Esta semana, me propongo abordar ese otro mucho mayor: ¿está el xi-ismo matando al deng-ismo? Varias de las personas informadas que conocí se mostraron muy pesimistas, especialmente sobre las perspectivas del sector privado. Pero, ¿acabarán resolviéndose estos problemas, o no?

 

 

El libro China’s World View, publicado recientemente por David Daokui Li, un distinguido profesor de economía de la Universidad de Tsinghua formado en Harvard, arroja mucha luz sobre esta cuestión. Las personas interesadas en China, sean halcones o palomas, deberían leer detenidamente el valioso libro de Li.

Quizá su observación más sorprendente sea que “desde 980 hasta 1840, el comienzo de la historia moderna de China”, la renta per cápita disminuyó. La antigua China estaba en una trampa maltusiana. Este panorama es aún peor que el que muestra la obra del difunto Angus Maddison. Incluso después de 1840, esta sombría realidad no se hizo mucho más brillante. Sólo cambió tras la “reforma y apertura” de Deng Xiaoping.

 

Line chart of China's real GDP per head, average annual growth over previous ten years (%) showing How low will China's decelerating growth fall?

Al liberar la economía privada, confiar en las fuerzas del mercado y abrirse a la economía mundial, Deng creó las condiciones para una transformación extraordinaria. Sin embargo, al reprimir las demandas de democracia en la plaza de Tiananmen en 1989, también reforzó el control del partido comunista. Inventó una nueva economía política: la China actual es el resultado.

¿Es también sostenible? El libro de Li responde con un claro “sí” a esta pregunta. En esencia, sostiene que el sistema político chino no debe considerarse soviético, sino una forma modernizada del tradicional Estado imperial chino. Este Estado es paternal. Es responsable del pueblo, pero no tiene que rendirle cuentas, salvo en un aspecto fundamental: si pierde el apoyo de las masas, será derrocado. Su trabajo consiste en proporcionar estabilidad y prosperidad. Pero, al hacerlo, no intenta dirigirlo todo desde el centro. Eso sería una locura en un país tan vasto: descentraliza a nivel local. En su opinión, el partido comunista debe considerarse fundamentalmente como el partido nacional de China.

 

Line chart of Private sector share of China's fixed asset investment* (%) showing The property bust has led to a fall in the share of private investment

Desde esta perspectiva, el régimen de Xi no representa un abandono de los objetivos de la era Deng, sino más bien un intento de remediar algunos de los problemas creados por su dependencia del capitalismo “go-go”, a saber, la corrupción generalizada, el aumento de las desigualdades y los daños medioambientales. Los problemas también incluyen las críticas de los nuevos plutócratas, en particular Jack Ma de Alibaba, a ámbitos protegidos de la política y la política. Las autoridades chinas están tan preocupadas por los monopolios de plataformas y la inestabilidad de las finanzas como las occidentales. Por encima de todo, argumenta Li, el desarrollo económico sigue siendo un objetivo fundamental. Sólo que ahora también hay otros, sobre todo el fortalecimiento del control del partido, el bienestar social, el desarrollo cultural y la protección del medio ambiente.

 

Column chart of Per cent of China's primary energy consumption showing The increase in the share of renewable energy is impressive

En efecto, la era Deng legó muchos desafíos. Parte de la culpa la tuvo la relativa pasividad de la era de Hu Jintao y Wen Jiabao. Pero gran parte se debe a la inherente tendencia a la corrupción de una economía de mercado dependiente de la discrecionalidad administrativa. Sin embargo, la tendencia de Xi a centralizar la toma de decisiones no ha mejorado obviamente las cosas. Corre el riesgo de crear parálisis o reacciones exageradas: no haber abandonado con suficiente rapidez la dependencia del sector inmobiliario es un ejemplo de lo primero; no haber relajado a tiempo los bloqueos de Covid es un ejemplo de lo segundo. La gestión de una economía impulsada políticamente con múltiples objetivos es más difícil que la de una economía con un único objetivo de crecimiento. Las políticas asertivas de Xi también han empeorado las relaciones con los responsables políticos occidentales.

 

Column chart of Annual change in emissions from fossil fuels & cement (mn tonnes of CO2) showing China's emissions are forecast to shrink in 2024 and 2025

 

Es muy posible, por tanto, ver lo que está ocurriendo como un intento de abordar los difíciles legados de la era Deng en un entorno mundial mucho más complejo. También es posible argumentar que la reafirmación del control del partido por parte de Xi es perfectamente racional. La alternativa de avanzar hacia un sistema jurídico independiente, con derechos de propiedad afianzados, y un sistema político más democrático era demasiado arriesgada. En un país del tamaño y el nivel de desarrollo de China, podría haber generado el caos. La alternativa conservadora de Xi debe parecer mucho más segura, aunque pueda acabar con la gallina económica que ha estado poniendo esos huevos de oro.

 

Line chart of Stock market value as % of GDP showing The value of China's stock market has stagnated relative to GDP

Al considerar las perspectivas de China, no hay que centrarse principalmente en la lista de problemas obvios: caída de los precios inmobiliarios, deuda excesiva, exceso de ahorro, envejecimiento de la población y hostilidad occidental. Todos ellos pueden ser resueltos por un país con los recursos humanos y el potencial de crecimiento de China, aunque con dificultades.

La cuestión más importante es si, en la era centralizadora, prudente y conservadora de Xi, el paso de Deng del estancamiento al crecimiento explosivo está condenado a revertir en estancamiento. Si la gente llega a creer que el dinamismo del pasado reciente se ha perdido para siempre, existe el riesgo de una espiral descendente de esperanzas defraudadas. Pero la fuerza de 1.400 millones de personas que desean una vida mejor es extremadamente poderosa. ¿Se permitirá que algo la detenga? La respuesta, sospecho, sigue siendo “no”.

 

Fuente: Martin Wolf/ FT

Foto:  owen-cannon-unsplash

Related News

10 razones por las que el precio del petróleo puede bajar en 2024

China no tiene otra opción que el estímulo