Skip to main content

Total: la transición energética supondrá un aumento del precio de la energía

La clave:

  • El jefe de Total advierte que los gobiernos corren el riesgo de vender mal la transición energética
  • Los Estados deben reconocer que el cambio a un sistema menos contaminante conllevará mayores costes energéticos, afirma Patrick Pouyanné

 

El presidente de la francesa TotalEnergies ha advertido de que los gobiernos están vendiendo mal la transición energética si no reconocen que el cambio a un sistema menos contaminante conllevará mayores costes energéticos.

“Creemos que, fundamentalmente, esta transición energética supondrá un aumento del precio de la energía”, declaró Patrick Pouyanné en una amplia entrevista, en la que defendió la doble estrategia de su grupo de invertir en energías renovables, sin dejar de perseguir nuevos proyectos de petróleo y gas denunciados por los activistas del clima, incluso en países sin explotar como Namibia.

En su opinión, los responsables políticos y los activistas son ingenuos al pensar que será posible reducir la producción de petróleo y gas antes de que se disponga de suficiente energía renovable para sustituirla, dado el continuo crecimiento de la demanda energética mundial.

“El ritmo de la transición no será el mismo en todas partes”, afirmó. “No podemos pedir a los países africanos que eviten desarrollar los recursos porque nosotros hemos desarrollado los suyos para nuestra propia comodidad durante 20 años”.

Desde que ascendió a la cúpula de TotalEnergies en 2014, la estrategia y los mensajes de Pouyanné han sido de los más coherentes del sector.

Mientras que sus rivales europeas BP y Shell han vacilado sobre cómo invertir en la transición energética y con qué rapidez retirarse del petróleo y el gas, Pouyanné se ha mantenido firme en su compromiso con la producción de combustibles fósiles, al tiempo que seguía gastando más que sus competidores en proyectos de energías renovables en años más recientes.

El resultado es una estrategia comparativamente sencilla basada en tres pilares -petróleo, gas y energía integrada- a la que los inversores han respondido en general positivamente. La rentabilidad para los accionistas de Total ha sido superior a la de sus rivales desde que Pouyanné asumió el cargo hace casi una década.

“Necesito seguir siendo fuerte en petróleo y gas… la gente compra primero tus acciones por eso”, dijo.

De los 16.800 millones de dólares en inversiones de capital en 2023, aproximadamente dos tercios se destinaron a petróleo y gas y un tercio al negocio energético integrado de “bajas emisiones de carbono” del grupo. Este nivel de inversión se está estabilizando de un año para otro en lugar de aumentar, señalan los activistas del clima.

Sin embargo, Pouyanné también insistió en que no estaba invirtiendo en proyectos eólicos y solares sólo para reducir las emisiones de la empresa. A diferencia de algunos miembros de la industria del petróleo y el gas, considera que la energía es una oportunidad cada vez más rentable, sobre todo porque espera que la transición energética se traduzca en un aumento permanente de los precios de la electricidad.

“Sé que hay una teoría que dice que las renovables son más baratas, por lo que el precio será más bajo”, afirmó. “Nosotros no lo creemos así, porque un sistema en el que hay más intermitencia renovable es menos eficiente. . así que creemos que es un campo interesante en el que invertir”.

Pouyanné espera que la división de energía integrada obtenga un flujo de caja positivo en 2028, cuando generará unos 4.000 millones de dólares, con un rendimiento sobre el capital medio empleado del 12%. Esto equivale a la rentabilidad del negocio petrolero de la empresa cuando el crudo cotiza a 60 dólares el barril, afirma la empresa.

Según Pouyanné, el negocio energético integrado seguirá creciendo orgánicamente o a través de proyectos específicos, en lugar de mediante grandes adquisiciones, y añadió que, en su opinión, la mayoría de las empresas de energías renovables siguen estando sobrevaloradas, a pesar de las ventas de los últimos 12 meses.

“No necesito a Ørsted. ¿Qué me aportan?”, dijo, refiriéndose al mayor promotor mundial de energía eólica marina, cuyas acciones han caído más de un 70% desde que alcanzaron su máximo en 2021, en pleno frenesí de los inversores por los valores respetuosos con el medio ambiente. “Esta pregunta podría haberse hecho hace tres años, pero hemos desarrollado nuestra propia cartera”.

La estrategia energética integrada no ha estado exenta de contratiempos. El año pasado suspendió una inversión de 4.000 millones de dólares en hidrógeno verde con la india Adani después de que un informe de un vendedor en corto acusara al conglomerado de fraude contable y manipulación bursátil, lo que éste negó rotundamente.

Pouyanné considera que el caso Adani “ha terminado” y está redoblando sus esfuerzos en energías renovables con el grupo, aunque el proyecto de hidrógeno sigue en segundo plano, ya que la demanda en este mercado es aún vacilante.

El negocio tradicional de combustibles fósiles de Total será vital para financiar el crecimiento de sus activos de electricidad y mantener la rentabilidad mientras tanto, argumentó Pouyanné.

“Si se empieza a decir ‘como estoy invirtiendo en la transición, tengo que reducir mis beneficios’, no funcionará”, afirmó. Total devolvió 16.500 millones de dólares a los accionistas el año pasado en dividendos y recompra de acciones, lo que representa el 46% del flujo de caja de las operaciones.

La empresa tiene previsto aumentar la producción de petróleo y gas entre un 2% y un 3% al año hasta 2030, una estrategia que ha alejado a algunos inversores, pero que ha convencido a otros. El número de accionistas estadounidenses de la empresa ha pasado de menos del 40% al 47% en los dos últimos años, según Pouyanné.

BP, por el contrario, se ha comprometido a reducir la producción de petróleo y gas en un 25% para 2030, en comparación con los niveles de 2019, aunque esto supone una reducción con respecto al objetivo anterior del 40%, después de que redujera sus ambiciones el año pasado.

El rival británico de Total restó importancia a las especulaciones de adquisición tras la abrupta salida de su consejero delegado Bernard Looney el año pasado y una serie de grandes fusiones al otro lado del Atlántico.

En la entrevista, Pouyanné descartó la idea de una combinación entre su grupo y la totalidad o parte de BP. Este escenario, en el que participaría un socio como Adnoc de Abu Dhabi, que algunos ejecutivos del sector y banqueros han planteado, “no se me pasa por la cabeza”, dijo. Adnoc ha negado estar considerando tal posibilidad.

Pouyanné añadió que las recientes operaciones multimillonarias en EE.UU. se habían debido a un deseo de consolidación en el sector norteamericano del petróleo de esquisto, donde el grupo francés no opera.

“No necesito consolidar nada”, afirmó.

Gran parte de la producción adicional de petróleo y gas de Total procederá de nuevos proyectos en Uganda, Mozambique, Irak, Papúa y Brasil. Estos proyectos han convertido al grupo en el blanco de las críticas de los defensores del clima y en el blanco de las críticas políticas en su propio país.

Pouyanné y el grupo se enfrentan este año a una investigación iniciada por políticos ecologistas en el Senado francés sobre su trayectoria en materia de objetivos medioambientales.

Pero mientras muchos productores europeos y norteamericanos se han retirado de los mercados fronterizos, Pouyanné considera una ventaja la capacidad de seguir operando en esos lugares. La empresa, fundada en Irak en 1924, tiene una larga historia en Oriente Medio y en 2000 se fusionó con Elf, centrada en África.

“A mis amigos y a mis principales competidores no les gusta asumir el riesgo, así que lo asumimos nosotros”, afirmó Pouyanné. “Es equilibrar riesgo y recompensa. La condición para que entremos en estos países… es tener mejores rendimientos”.

En Namibia, por ejemplo, que carece de industria petrolera y gasística, Total ha encontrado prometedores yacimientos de hidrocarburos en alta mar.

“Somos perfectamente conscientes de que cualquier nueva explotación de petróleo y gas podría convertirse en un problema, pero para mí la cuestión es más bien qué quiere Namibia”. preguntó Pouyanné. “No creo que sean las ONG occidentales las que tengan que decidir el futuro de Namibia”.

Pouyanné es un defensor a ultranza de lo que él presenta como una visión pragmática del mundo, argumentando que la demanda de petróleo puede alcanzar su punto máximo antes del final de esta década, pero que después disminuirá lo suficientemente despacio como para que sea necesaria una nueva producción.

“Hoy en día existe una especie de división entre el Sur y el Norte del mundo en torno a esta perspectiva, que también hemos observado en Dubai, en la forma en que se desarrolló el debate”, declaró Pouyanné, refiriéndose a las conversaciones sobre el clima de la COP 28, celebradas en diciembre.

En Irak, donde Total participa en una serie de proyectos de gas, petróleo y energía solar por valor de 27.000 millones de dólares, la principal preocupación del gobierno es desarrollar gas para la generación doméstica de electricidad, y el aumento de la producción de petróleo se utilizará para pagarlo, afirmó.

“Si no nos comprometemos con el Sur global, de donde provendrán las emisiones -China, India, Brasil, Sudáfrica-, si no nos comprometemos con ellos aportándoles energía, no habrá forma de encontrar una solución al cambio climático”, afirmó.

En Europa, tras haber reducido significativamente la dependencia del gas ruso -una parte del cual sigue procediendo de la participación de Total en el proyecto de gas natural licuado de Yamal, liderado por la rusa Novatek-, los líderes deben seguir diversificando las fuentes de suministro, advirtió Pouyanné.

En particular, deberían proteger las importaciones a largo plazo de GNL de Estados Unidos, que es ahora su mayor proveedor, argumentó.

El mes pasado, el Presidente Joe Biden impuso una pausa temporal a las nuevas licencias de exportación de GNL a países sin acuerdo de libre comercio con Washington, entre los que se encuentra la UE.

“Estados Unidos dice que puede ayudar a Europa con su seguridad de suministro”, dijo Pouyanné. “Vamos a negociar ese acuerdo”.

 

Fuente:

Foto: documerica-unsplash

Related News

La oportunidad de la reindustrialización

La economía china por sectores