Skip to main content

Viraje de Arabia Saudita hacia China como principal socio comercial

Las claves:

  • Arabia Saudita y los aliados del Golfo han sido desafiantes ante la presión de Estados Unidos para romper con el productor de petróleo de la OPEP + Rusia por su invasión de Ucrania y limitar los tratos con China, mientras intentan navegar por un orden mundial polarizado con un ojo en los intereses económicos y de seguridad nacionales.
  • Ejemplifica así el viraje de Arabia Saudí  hacia Asia y, concretamente, hacia China , consagrado como el principal socio comercial.
  • Oriente Medio, históricamente zona de influencia de EE.UU ha roto amarras y ha antepuesto su propia agenda
  • Este fortalecimiento de lazos podría ser solo el preludio de algo mayor, pues Arabia Saudí aspira a integrarse próximamente en los BRICS.

 

 

El presidente chino, Xi Jinping, se reúne el viernes con líderes árabes en cumbres “históricas” organizadas por Arabia Saudita en una demostración de fuerza del príncipe heredero Mohammed bin Salman como aspirante a líder de Oriente Medio y socio clave para las potencias mundiales.

Los líderes de los estados de la Liga Árabe que abarcan el Golfo, el Levante y África comenzaron a llegar a Riad el jueves cuando Xi recibió una lujosa recepción del príncipe Mohammed y firmó un pacto de asociación China-Arabia Saudita con el rey Salman, lo que demuestra la profundización de los lazos.

Estados Unidos está observando con cautela la creciente influencia de su rival económico Beijing en la región, donde China tiene intereses creados como el mayor consumidor de energía del mundo y las empresas chinas se están expandiendo hacia la tecnología y otras infraestructuras.

La visita de Xi también se produce en un momento en que la alianza de larga data de Riad con Washington se ha visto tensa por los derechos humanos, la política energética y Rusia, así como por las dudas del Golfo sobre el compromiso del principal garante de seguridad, Estados Unidos, con la región.

En una larga declaración conjunta el viernes, Beijing y Riad se comprometieron a mejorar la cooperación y enfatizaron los principios de soberanía y “no interferencia”, al tiempo que afirmaron la importancia de una solución pacífica al conflicto de Ucrania.

Arabia Saudita y los aliados del Golfo han sido desafiantes ante la presión de Estados Unidos para romper con el productor de petróleo de la OPEP + Rusia por su invasión de Ucrania y limitar los tratos con China, mientras intentan navegar por un orden mundial polarizado con un ojo en los intereses económicos y de seguridad nacionales.

El gigante petrolero Arabia Saudita es uno de los principales proveedores de China y la declaración conjunta reafirmó la importancia de la estabilidad del mercado global y la colaboración energética, al tiempo que se esfuerza por impulsar el comercio no petrolero y mejorar la cooperación en energía nuclear pacífica.

“Las dos partes reafirmaron que continuarán apoyando firmemente los intereses fundamentales de la otra”.

En un guiño a las preocupaciones de seguridad del Golfo sobre Irán, otro proveedor de petróleo a China y con quien Beijing tiene buenas relaciones, acordaron la necesidad de “fortalecer la cooperación conjunta para garantizar la naturaleza pacífica del programa nuclear de Irán” y que Teherán respete los “principios de buena vecindad”.

Riad expresó su apoyo a la política de “Una China” de Beijing sobre el tema de Taiwán. Xi invitó al rey Salman a visitar China, informó la televisión estatal saudí.

HITOS

El líder chino dijo que su visita, durante la cual se reunirá con otros productores de petróleo del Golfo y asistirá a una cumbre más amplia con los países de la Liga Árabe el viernes, anunció una “nueva era” en las relaciones.

“China espera trabajar con Arabia Saudita y los estados árabes para convertir las dos cumbres en eventos históricos en la historia de las relaciones China-Árabe y China-CCG, y llevar estas relaciones a nuevas alturas”, dijo Xi, citado por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

El emir de Qatar, el príncipe heredero de Kuwait y los presidentes de Egipto, Túnez, Djibouti, Somalia y Mauritania se encuentran entre los gobernantes que asisten junto a los líderes y primeros ministros de Irak, Marruecos, Argelia, Sudán y Líbano.

Antes de las cumbres, Xi sostuvo conversaciones bilaterales con el príncipe heredero de Kuwait, el jeque Meshal al-Sabah, el presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi, el primer ministro iraquí Shia al-Sudani, el líder sudanés general Abdel Fattah al-Burhan y el presidente palestino Mahmoud Abbas.

Los diplomáticos dijeron que la delegación china firmaría acuerdos y memorandos de entendimiento con varios estados además de Arabia Saudita, que firmó un memorando de entendimiento con Huawei sobre computación en la nube y construcción de complejos de alta tecnología en ciudades sauditas.

El gigante tecnológico chino ha participado en la construcción de redes 5G en la mayoría de los estados del Golfo a pesar de las preocupaciones de Estados Unidos sobre un posible riesgo de seguridad en el uso de su tecnología.

¿QUÉ IMPLICACIONES TIENE ESTA VISITA?

Se trata de una visita histórica para asistir a una cumbre regional con otros líderes árabes. Ejemplifica así el viraje de Arabia Saudí  hacia Asia y, concretamente, hacia China , consagrado como el principal socio comercial.

Gráfico con la evolución del comercio bilateral entre Arabia Saudí y sus contrapartes estadounidense y china, desde 2011.

Oriente Medio, históricamente zona de influencia de EE.UU ha roto amarras y ha antepuesto su propia agenda. Y en esta cuestión, Arabia Saudí ejemplifica especialmente bien el cambio de paradigma, contraviniendo las peticiones de Washington de incrementar la producción de petróleo.

Gráfico con la evolución de las relaciones entre estadounidenses y saudíes, y la correlación de las mismas con el precio del petróleo, desde 2002.

Es más, mientras reducía los precios de su petróleo a sus clientes asiáticos, los incrementaba a sus homólogos occidentales, como Estados Unidos. Este fortalecimiento de lazos podría ser solo el preludio de algo mayor, pues Arabia Saudí aspira a integrarse próximamente en los BRICS.

Gráfico con la evolución de los precios de venta del petróleo ligero árabe que comercializa Arabia Saudí, para el mercado asiático, desde enero de 2021.

Fuentes: Reuters y Aleix Amorós

Foto: WORKSITE Ltd. en Unsplash 

Related News

Asia, centro global de la logística

RUSIA, MÁS QUE GAS NATURAL