Skip to main content

¿Por qué todavía se hace tanta fabricación en China?

La clave:

  • Para desacoplar la producción fuera de China, un minorista en Occidente tendría que mover todo el ecosistema con él.

Con los desafíos geopolíticos actuales entre China y los Estados Unidos, así como los problemas actuales de la cadena de suministro que afectan a los fabricantes y consumidores, se ha hablado mucho sobre trasladar la fabricación global fuera de China.

Pero a pesar de las conversaciones, el comercio entre Estados Unidos y China alcanzó un nivel récord en 2022, sin signos de desaceleración en el futuro cercano.

Si bien al ex secretario de Estado de los Estados Unidos, Henry Kissinger, se le atribuye la apertura de China a Occidente bajo el entonces presidente Richard Nixon, no fue hasta el año 2000 que Estados Unidos otorgó a China relaciones comerciales normales permanentes, una designación legal que permite que a las naciones extranjeras se les otorgue el estatus de nación más favorecida y, por lo tanto, sean tratadas de manera similar a otros miembros de la Organización Mundial del Comercio.

Este movimiento reforzó el creciente papel de China en el comercio mundial. Desde entonces, gran parte de la base manufacturera del mundo ha emigrado a China, atraída por la mano de obra de bajo costo y las políticas favorables del gobierno chino. Estas políticas incluyen inversiones masivas en infraestructura y capacidad comercial.

 

Aranceles y guerras comerciales

El espectacular ascenso económico de China ha creado muchos desafíos geopolíticos, desde globos espías hasta prácticas comerciales desleales y acusaciones de robo de propiedad intelectual. Esto ha resultado en una guerra comercial activa entre Estados Unidos y China.

En 2018, el entonces presidente Donald Trump invocó la Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974 para aplicar aranceles a miles de millones de dólares sobre productos chinos. Como resultado, se intensificó la presión sobre las empresas globales para reubicar su fabricación en destinos de menor costo en Asia, como Vietnam, Bangladesh e India.

A pesar de estas importantes presiones financieras y políticas, muchas empresas todavía no están trasladando más de su producción fuera de China. ¿Por qué no? Como resultado, China ha dominado el arte de la fabricación.

Como parte de nuestra investigación en curso sobre la competitividad global, tuvimos la oportunidad de revisar datos confidenciales de algunas empresas manufactureras. Estos datos indicaron que a pesar de que los costos laborales asociados con la producción son significativamente más bajos en otros mercados, como Bangladesh, también lo es la productividad.

Los trabajadores chinos son más caros y más productivos que la mano de obra en otras economías emergentes de Asia. Ambos factores deben tenerse en cuenta al tomar la decisión de trasladar la producción fuera de China. Pero esto es sólo una parte de la historia.

La realidad de la fabricación

Entrevistamos a Joseph Eiger, nuestro antiguo alumno y ejecutivo de una empresa de abastecimiento global que fabrica productos de consumo, sobre cómo funciona el mundo de la fabricación.

Considere el caso de hacer una gorra de béisbol, por ejemplo. Algunas gorras de béisbol son muy básicas, mientras que otras son más complicadas e implican bordados y telas más caras. Como dijo Eiger: “Si bien producir gorras de béisbol no es lo mismo que producir un teléfono celular, sigue siendo bastante complejo”.

La industria manufacturera de China tiene acceso a un alto nivel de economías de aglomeración, o ecosistema. Tomemos el ejemplo de producir una sudadera con capucha. No se trata solo de los textiles necesarios para cortar y coser en una sudadera con capucha. También se trata de los adornos, tintes, cremalleras, cordones y otras piezas necesarias que se requieren para ensamblar el producto, explicó Eiger.

China ha implementado una estrategia que garantiza que toda la cadena de suministro de fabricación se encuentre allí y ha dominado cada paso del proceso. China incluso importa y procesa gran parte de la lana y el algodón del mundo, incluida una cantidad significativa de algodón cultivado en Estados Unidos que comprende aproximadamente el 35 por ciento del total mundial.

Este algodón se procesa, se convierte en tela, se tiñe y se cose en ropa y otros productos. Luego se exportan a nivel mundial, incluso a los Estados Unidos como productos terminados. Todo el ecosistema textil para la producción se encuentra en China. Y este no es solo el caso de la tela, también es el caso de todos los componentes.

Si un minorista quisiera trasladar la producción de los textiles que vende fuera de China, tendría que mover todo el ecosistema con él. O eso, o el minorista necesitaría obtener los insumos necesarios de China a otros países como Bangladesh, donde se llevaría a cabo la producción final.

Los costos son demasiado altos

Resulta que los costos asociados con salir de China son simplemente demasiado altos. Mientras el ecosistema de productos manufacturados permanezca en China, también lo hará su parte significativa de la fabricación mundial.

¿Habrá un punto de inflexión cuando las empresas trasladen la producción fuera de China? Es poco probable que las condiciones cambien repentinamente en el corto plazo a favor de otros países.

En los próximos años, a medida que los sectores manufactureros en otros países asiáticos emerjan y desarrollen sus propios ecosistemas, el caso económico para trasladar la producción fuera de China también crecerá. Pero esto está a algunos años de distancia.

 

Fuente: Walid Hejazi y Bernardo Blum -Rotman School of Management, Universidad de Toronto

Foto:  karan-bhatia– Unsplash

Related News

¿Es India la alternativa a China? Analizamos los factores estructurales

Colapso en la cadena de suministros de polímeros