Skip to main content

Nuevas rutas terrestres alternativas al Mar Rojo

Una empresa de software israelí y una de las mayores navieras del mundo se encuentran entre las empresas que, por primera vez, están abriendo rutas comerciales que atraviesan el corazón de Oriente Próximo para eludir el Mar Rojo, amenazado por los houthis.

Trucknet Enterprise Ltd. está enviando mercancías como alimentos, plásticos, productos químicos y eléctricos desde los puertos de los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, a través de Arabia Saudí y Jordania, hasta Israel y más allá hasta Europa, declaró el Director Ejecutivo Hanan Fridman. Hapag-Lloyd AG, el quinto portacontenedores del mundo, quiere unir Jebel Ali, en Dubai, y dos puertos del este de Arabia Saudí con Jeddah, en la costa occidental. Otra de sus opciones conecta Jebel Ali con Jordania.

Las rutas ofrecen una solución inmediata a los envíos que tratan de evitar la zona caliente Houthi alrededor del estrecho de Bab el-Mandeb en el sur del Mar Rojo, donde meses de ataques con misiles y aviones no tripulados han obligado a muchos buques comerciales a desviarse a una ruta más larga alrededor de África. Esto ha interrumpido flujos comerciales cruciales, ha aumentado los costes de flete y el impacto está empezando a filtrarse en la economía mundial.

Las empresas se han visto obligadas a buscar alternativas ambiciosas. La ruta de Trucknet no se ha intentado antes a escala comercial debido a las tensas relaciones entre Israel y las naciones árabes. Mientras que los Acuerdos de Abraham EAU-Bahréin-Israel de hace tres años aliviaron sus lazos, los intentos de normalizar las relaciones entre Arabia Saudí y Tel Aviv se estancaron con la guerra de Gaza.

En las últimas semanas se han enviado por camión mercancías procedentes de India, Tailandia, Corea del Sur y China, según Fridman. Las mercancías destinadas a Asia también se están desplazando en sentido contrario, lo que contribuye a reducir los costes generales.

Sin embargo, la viabilidad a largo plazo de la ruta dependerá de la estabilidad en la región. Además, los volúmenes que pueden transportar los camiones son mucho menores que los de los barcos. Aun así, la ruta terrestre ofrece una alternativa para algunas mercancías, dijo Fridman.

 

El portavoz de Hapag-Lloyd, Nils Haupt, reconoció que sus enlaces previstos son una solución a corto plazo para cargadores que mueven una cantidad limitada de carga, “no miles de contenedores”. El puente terrestre no es ni rápido ni fácil, dijo, pero podría ayudar a impulsar el flujo comercial a través de puertos de la región como Jeddah que están efectivamente aislados de sus vínculos habituales con la economía mundial.

El trayecto desde el puerto de Jebel Ali hasta Haifa, la puerta comercial de Israel, dura entre tres y cuatro días, frente a los diez o más días de viaje por el Cabo de Buena Esperanza africano, lo que aumentará su atractivo, según un estudio realizado esta semana por S&P Global Market Intelligence.

“El puente terrestre, aunque soporta una cantidad de tráfico no insignificante, seguirá siendo una solución de nicho para los envíos destinados específicamente a Israel”, declaró Chris Rogers, responsable del grupo de investigación de la cadena de suministro de S&P Global.

 

Listos para moverse

Trucknet está ejecutando su ruta con empresas como PureTrans FZCO de Dubai, Cox Logistics de Bahrein y WWCS en Egipto, según su sitio web. Los viajes de prueba desde la región del Golfo a Israel comenzaron a principios de este año, y cuando los Houthis empezaron a amenazar a los barcos en el Mar Rojo tras la guerra de Israel con Hamás, Trucknet estaba lista para seguir adelante con su plan.

“Hicimos algunas pruebas piloto en noviembre. Los primeros cargamentos pasaron en diciembre”, dijo Fridman, que no quiso decir cuántos camiones han recorrido la ruta ni cuánta carga se ha transportado. La empresa ofrece una plataforma digital que empareja la carga con el espacio vacío de los camiones, con visibilidad en tiempo real de toda la ruta.

“Sólo tenemos que emparejar las cargas con destino a Europa y las cargas con destino a Asia”, explica Fridman.

 

Ensayo

Las nuevas rutas pueden servir también de ensayo para el Corredor Económico India-Oriente Medio-Europa, de mayor envergadura. El avance de este proyecto respaldado por Estados Unidos, anunciado en la cumbre del Grupo de los 20 celebrada en India el año pasado, se ha estancado desde la guerra entre Israel y Hamás.

 

Pero existen muchos obstáculos. El gobierno estadounidense y otros han intentado durante mucho tiempo promover el comercio y los vínculos económicos en Oriente Medio como forma de calmar las rivalidades. La guerra actual y sus consecuencias han dificultado aún más los obstáculos diplomáticos a la cooperación comercial.

“Los Estados del Consejo de Cooperación del Golfo pueden ser reacios a promover la ruta, ya que los Houthis aún no han amenazado los activos marítimos de los EAU o Arabia Saudí”, escribieron los analistas de S&P Global en su nota de investigación. “Una ruta por carretera a través de Arabia Saudí y Jordania también aumentaría los riesgos de ataques transfronterizos a la carga por parte de militantes iraquíes o sirios alineados con Irán.”

 

Fuentes: Alisa Odenheimer, Brendan Murray/ GCaptain y Bloomberg

Foto: ian-simmonds-unsplash

Related News

La bajada en los precios del GNL atrae a los mercados emergentes de Asia

El precio del cobre se mantendrá hasta 2026 antes de escalar $ 10,000 por tonelada nuevamente en 2027