Skip to main content

¿”Japonización” de China?

La clave:

  • El prematuro fallecimiento de Li Keqiang a los 68 años, a finales de octubre, marcó el final de una era de reformas en la economía china. Li estaba asociado a esa reforma, pero no aportó prácticamente nada para llevarla a cabo. En lugar de ello, Xi Jinping lo marginó como Primer Ministro, y como resultado ha surgido una economía profundamente perturbada, junto con un malestar que se cierne sobre la sociedad y las empresas. Esto nos lleva a preguntarnos: ¿qué ha fallado en China? ¿Y qué se puede hacer para remediarlo?

A lo largo de su carrera, Li fue uno de los principales defensores de la reforma económica, favoreciendo la reducción de la burocracia reguladora, la restricción del papel del gobierno y un mayor uso de los mecanismos de mercado. Entre sus amplias propuestas de reforma, presentadas en el Tercer Pleno del XVIII Congreso del Partido en noviembre de 2013, destacaba la de elevar el papel de los mercados en China de “fundamental” a “decisivo” en la asignación de recursos.

Esas reformas nunca vieron la luz. Tras la crisis financiera china de 2015-16 (en la que el mercado bursátil se desplomó, el yuan sufrió importantes presiones y China perdió unos 800.000 millones de dólares de sus reservas internacionales), se extinguieron en la estela de una gobernanza cada vez más centrada en el Estado y orientada al Partido. El aplazado Tercer Pleno del XX Congreso, previsto para finales de este año, podría arrojar luz sobre la forma en que el Partido abordará los crecientes problemas económicos del país, pero ya no hay ningún abanderado de la reforma liberal.

Ha surgido una economía profundamente perturbada, junto con un malestar que se cierne sobre la sociedad y las empresas.

Con este telón de fondo se ha desatado en Foreign Affairs un debate sobre quién mató a la economía china. Adam Posen, del Peterson Institute, argumentó que, durante los últimos años, las políticas de Xi Jinping de Cero-Covid y la reversión al control estatal han paralizado la confianza de las empresas privadas y los empresarios, socavando el dinamismo de la economía china. En respuesta, Zongyuan Zoe Liu, del Consejo de Relaciones Exteriores, y Michael Pettis, de la Universidad de Pekín, argumentaron que los problemas económicos de China son muy anteriores a Covid y a Xi. Xi heredó un modelo de desarrollo económico sistémicamente defectuoso cuando llegó al poder, afirman, junto con un crecimiento demográfico atrofiado y una baja productividad; su fracaso fue exacerbar esto al depender de la centralización, manteniendo el viejo modelo disfuncional en el camino.

Estas versiones alternativas de lo que salió mal se apoyan, en cierto modo, mutuamente. Todos los analistas coinciden en las principales fallas y problemas de la economía china. Estos incluyen: niveles excesivos de deuda en el gobierno local, las empresas estatales y el sector inmobiliario; subconsumo; exceso de inversión y mala asignación de capital; las consecuencias del rápido envejecimiento de la demografía; debilidad en el crecimiento de la productividad; una gobernanza más controladora y represiva; el sometimiento de las empresas privadas y los empresarios; y, más recientemente, la disociación comercial y empresarial, ahora rebautizada como des-riesgo.

Sin embargo, los diagnósticos rivales del debilitamiento de la economía china tienen implicaciones políticas profundamente diferentes. Si, como sostiene Posen, los problemas económicos de China son atribuibles a los recientes errores políticos cometidos por Xi Jinping (en particular, la intromisión del Estado en el comercio cotidiano), entonces el tratamiento es sencillo: Xi debería sencillamente retroceder, replantearse las cosas y animar a las empresas privadas y a los emprendedores. Sin embargo, Posen no es optimista en cuanto a que el autócrata que provocó el “largo Covid económico” de China, como él lo denomina, pueda curar la enfermedad.

Pettis replica que esto invierte la causalidad: el cambio hacia un mayor control y represión es el resultado, no la causa, de la vacilante economía china. Aunque China estaba madura para la reforma económica a mediados de la década de 2000, poderosos grupos de poder y beneficiarios de sus instituciones políticas persistieron en un modelo de Estado que dio lugar a una mala asignación del capital, ineficiencia y desequilibrios. Para gestionar estos problemas sistémicos, al tiempo que se intentaba mantener intacto el modelo político, fue necesario reforzar el papel del Partido y del gobierno a expensas de los hogares y las empresas privadas. Pettis cree que la solución de Posen -reducir la intrusión del gobierno- podría tener un efecto marginal, pero el modelo chino necesita realmente una revisión total, que implique una amplia reforma tanto política como económica. Las posibilidades de que esto ocurra bajo la presidencia de Xi son prácticamente nulas.

Keyu Jin, catedrático de la London School of Economics (cuyo padre, Jin Liqun, fue viceministro de Finanzas de China y es el presidente inaugural del Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras), ofrece una valoración alternativa y más optimista de las perspectivas de China. En The New China Playbook (Viking Press, mayo de 2023), reconoce la amplitud de los problemas económicos de China, pero afirma que la fusión única de una fuerte capacidad estatal a nivel macroeconómico con mecanismos de mercado y empresas privadas a nivel microeconómico es la solución.

Esto fue sin duda una característica de la era de la reforma y la apertura, pero Jin no aborda adecuadamente el endurecimiento del entorno empresarial desde que Xi llegó al poder, ni la falta de voluntad del Estado para aceptar los resultados del mercado. Para Jin, el nuevo manual económico está escrito por una generación más joven de consumidores y trabajadores, conocedores del mercado, innovadores y emprendedores. Puede que esto sea cierto en el caso de la élite urbana culta, pero los factores más amplios del malestar general, la inmovilidad laboral, las deficiencias educativas, el aumento del desempleo y los fenómenos sociales de “tumbarse” (tangping) y “dejar que se pudra” (bailan) escapan a su atención sostenida.

En opinión de Jin, el nuevo modelo chino ha abandonado la regulación laxa y el crecimiento rápido en favor de un crecimiento más lento y sano, más ordenado, regulado y supervisado, basado en la innovación y la tecnología, y sostenible gracias a la autosuficiencia. Este optimismo coincide con el innegable peso económico de China. Es la segunda economía del mundo y su mayor exportador. La nación representa aproximadamente un tercio de la fabricación mundial, y por mucho que se recalibre la cadena de suministro, por el momento no podrá igualar la escala y las redes que China ofrece a las grandes empresas multinacionales. China no sólo fabrica de forma más barata y eficiente que cualquier otra nación, sino que también es un actor clave en varias tecnologías avanzadas, como los vehículos eléctricos, las baterías, las energías renovables y la inteligencia artificial. El énfasis de Xi en las “nuevas fuerzas productivas” en la frontera de la ciencia y la tecnología habla tanto de una ambición de dominar en el exterior como de una aspiración a crear riqueza en casa.

La ambición y la aspiración son fáciles de articular. Hacerlas realidad es una tarea más difícil, dado que este nuevo camino depende de una gobernanza sólida y de instituciones robustas y flexibles. Jin pasa por alto estos delicados factores políticos en su libro, tanto histórica como prospectivamente. Su optimismo se siente incómodo con los problemas estructurales que pesan sobre la economía china y las restricciones que su política leninista impone a los responsables políticos. Jin ofrece una visión de la superación de la desigualdad, el fomento del poder blando y la innovación, la búsqueda de nuevas fuentes de crecimiento y la cooperación con EE.UU. Sin embargo, sin una aplicación políticamente creíble y sin estrategias de gobernanza que la respalden, esto es quizás poco más que un deseo.

Jin no aborda adecuadamente el endurecimiento del entorno empresarial desde la llegada de Xi al poder, ni la falta de voluntad del Estado para aceptar los resultados del mercado.

Aunque sería descortés pasar por alto las islas de liderazgo tecnológico y comercial de China, también merece la pena señalar que estos sectores nuevos y modernos representan una proporción relativamente pequeña de la economía de la nación (desde luego, en comparación con sectores más tradicionales como el inmobiliario, el minorista, el mayorista, el financiero y el manufacturero). La innovación adquiere todo su sentido cuando genera cambios en la capacidad de esos sectores tradicionales para impulsar la productividad, aunque las pruebas de que las directivas y las políticas industriales de los partidos fomentarán ese cambio son escasas.

Debemos recordar que la tecnología y el comercio, y el hecho de tener nombres corporativos conocidos, no significan necesariamente un éxito duradero. Japón tenía todo esto hace 40 años. Sony, Toyota, Hitachi y Mitsubishi eran algunos de los muchos activos que figuraban en la tarjeta de visita de Japón y que asustaron a los dirigentes y economistas estadounidenses en los años 80, haciéndoles creer que superaría en competitividad a Estados Unidos. En cambio, quedó claro que contar con empresas tecnológicas de talla mundial no ofrecía ninguna protección contra los problemas macroeconómicos sistémicos que llevaron a la economía japonesa a tambalearse poco después.

No en vano, los analistas de Goldman Sachs y toda una serie de observadores de China (entre los que me incluyo) han empezado a referirse a la “japonización” de China. Aunque la China contemporánea no encaja del todo en el modelo japonés de los años ochenta y noventa -la renta per cápita de China es inferior al 20% de la de Estados Unidos; la de Japón a principios de los noventa era 1,5 veces mayor-, sus modelos económicos se parecen mucho. Presentan muchas características similares, como un elevado endeudamiento, bienes inmuebles sobrevalorados, mala asignación del capital, rápido envejecimiento y barreras institucionales o políticas a la reforma. Por otra parte, la burbuja inmobiliaria de China no es tan exagerada; su deuda no alcanza a la mayoría de las empresas privadas; y el gobierno dispone de más herramientas políticas para influir en la economía, así como del escudo de los controles de capital. Sin embargo, a medida que China coquetea con la deflación, aumenta el riesgo de japonización.

La economía china ha llegado al final de la extrapolación de su aparentemente imparable curva ascendente.

Otros comentaristas se refieren al “pico de China”. Esto no debe tomarse al pie de la letra: no se espera un declive precipitado a corto plazo. El Estado no permitirá que el sistema financiero implosione; los controles de capital y otros controles comerciales seguirán ofreciendo protección o aislamiento; y es imposible predecir un colapso político del Partido Comunista Chino al estilo soviético.

 

Fuente: George Magnus/ Oxford University’s China Centre

Foto: road-ahead-unsplash

Related News

Las tarifas mundiales de transporte marítimo suben con fuerza

El enfoque de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China