Skip to main content

Logística internacional: se abre el telón del 2024

La clave: 

  • A pesar de los recientes conflictos geopolíticos, resuena un sentimiento más optimista en comparación con el observado a principios de 2023

2023 ha llegado a su fin, este año tumultuoso se destaca como un momento crucial en la historia comercial reciente, marcado por importantes trastornos económicos, geopolíticos y ambientales. Desde la lucha contra las tasas de inflación récord hasta la lucha contra otra guerra a gran escala, una miríada de acontecimientos y circunstancias remodelaron continuamente la dinámica y los equilibrios en los mercados mundiales.

La tan esperada recuperación pospandémica se encontró con importantes obstáculos en la segunda mitad del desafiante 2022, ya que la economía mundial se enfrentaba a una alineación poco común de adversidades. El repunte de la actividad económica post-Covid dejó tras de sí un desequilibrio entre la oferta y la demanda en el mercado mundial. Una parte considerable de la distorsión económica actual se debe a interrupciones sin precedentes en la cadena de suministro y fluctuaciones impredecibles de la demanda. Los esfuerzos para impulsar la demanda agregada no fueron la solución ideal para los desafíos económicos relacionados con Covid. Tratar de aumentar la demanda sin un enfoque proporcional en impulsar la oferta ha llevado a tasas de inflación persistentemente altas.

En consecuencia, el endurecimiento de la política fiscal y monetaria parecía haber sido el remedio adecuado para hacer frente a la caída galopante de los índices de precios al consumo, aunque con un efecto adverso sustancial sobre el crecimiento económico. En esta coyuntura, el comercio de mercancías tuvo que seguir de cerca las tasas de crecimiento del PIB en sus revisiones a la baja. Además, China frenó el crecimiento durante la segunda mitad de 2022, en una medida mayor de lo previsto anteriormente, ya que la segunda economía más grande del mundo experimentó una lenta recuperación de los cierres generalizados de Covid-19 y una demanda descendente entumecida en su sector inmobiliario clave. El impacto colectivo de estos factores influyó significativamente en los niveles de equilibrio de los índices bálticos a principios de 2023.

En el frente macroeconómico, la principal preocupación giraba en torno a si el aumento inflacionario podría controlarse sin desencadenar una recesión generalizada. Es difícil llegar a un consenso sobre esta cuestión. Acercándose a finales de 2023, la inflación se ha moderado desde sus máximos anteriores, pero sigue sin controlarse. Si bien se evitó una recesión generalizada, el año registró un crecimiento por debajo de su potencial. Equilibrar la reapertura de la economía con las repercusiones sociales de la actual propagación de Covid en China fue menos arduo de lo que se esperaba inicialmente.

No obstante, la segunda economía más grande del mundo navegó por un camino desafiante durante el año pasado, luchando por lograr avances significativos. Se prevé que el comercio mundial se contraiga casi un 5% en 2023 debido a las tensiones geopolíticas y a la evolución de los patrones comerciales, como indica la Actualización del Comercio Mundial de la UNCTAD. Sin embargo, se ha producido un notable aumento de la demanda de materias primas y materias primas en la última parte de 2023. Si bien se evitó una guerra a gran escala más amplia, han surgido nuevos conflictos. Estos elementos contradictorios han dado forma colectivamente al tono del mercado spot a lo largo de 2023, creando una atmósfera matizada que no es del todo optimista, pero tampoco del todo deslucida.

De cara al futuro, se prevé que el crecimiento mundial mantenga un ritmo moderado, influido por los efectos retardados del necesario endurecimiento de la política monetaria, el debilitamiento de la dinámica comercial y la disminución de la confianza de las empresas y los consumidores, como se indica en las recientes Perspectivas Económicas de la OCDE.

Al mismo tiempo, la Actualización del Comercio Mundial de la UNCTAD, publicada el 11 de diciembre, subraya unas perspectivas “inciertas y generalmente pesimistas” para 2024, citando las tensiones geopolíticas en curso, el aumento de la deuda y la fragilidad económica generalizada.

La última Encuesta Global de McKinsey sobre las condiciones económicas destaca que las preocupaciones geopolíticas eclipsan otras amenazas para el crecimiento mundial, mientras que la inflación muestra signos de disminución. A pesar de ello, la perspectiva global de los encuestados parece ligeramente más optimista que sus opiniones actuales sobre la economía. Citigroup enfatizó que la economía global se está recuperando y preparada para una mayor recuperación.

En una nota más optimista, Goldman Sachs Research anticipa varios vientos de cola para el crecimiento mundial en 2024, incluido un sólido crecimiento de los ingresos reales de los hogares, un menor impacto del endurecimiento monetario y fiscal, un repunte de la actividad manufacturera y una mayor disposición de los bancos centrales a implementar recortes de tasas de precaución si el crecimiento se desacelera. Además, en lo que respecta al lado de la oferta del mercado, se espera que cualquier aumento de la congestión o interrupción en los cuellos de botella marítimos disminuya el tonelaje disponible en el mercado al contado. Esto, a su vez, es probable que refuerce las tarifas de flete.

Teniendo en cuenta estos factores determinantes a la hora de dar forma a las perspectivas del mercado al contado para el próximo año, resuena un sentimiento más optimista en comparación con el observado a principios de 2023.

¡Que tus velas tengan vientos favorables en 2024

 

Fuente: Brealwave

Foto: alexander-schimmeck/unsplash

Related News

Cómo puede la UE utilizar las cadenas de suministro de minerales para rediseñar la seguridad colectiva

¿Qué son el galio y el germanio? Metales de nicho golpeados por las restricciones de China