Skip to main content

Las 5 razones del camino del cobre hacia un superciclo

La clave:

  • El cobre se posiciona para beneficiarse de la transición energética

La demanda de cobre está a punto de aumentar en la próxima década. A pesar de enfrentar desafíos en sectores cíclicos tradicionales como la construcción, la manufactura y los electrodomésticos, la demanda de cobre debería seguir siendo resistente, impulsada por una tendencia predominante: la transición energética global.

La creciente adopción global de energías renovables, la expansión de la red y los vehículos eléctricos (VE) está sirviendo como un poderoso contrapeso a las debilidades esperadas en las industrias tradicionales consumidoras de cobre (como la construcción).

Gráfico 1: El precio del cobre ha retrocedido tras la debilidad cíclica, pero sigue siendo elevado

La electrificación compensará con creces la contracción inmobiliaria de China

China, un actor clave en el mercado del cobre, está experimentando un cambio notable en su sector de la construcción, que alguna vez fue dominante, lo que impulsó significativamente la demanda de cobre en el pasado.

Un caso bajista para el cobre ha sido que una contracción en la formación de hogares en China compensaría la demanda de cobre por la electrificación.

Sin embargo, el sector de la construcción de China representa ahora sólo alrededor del 7% de la demanda mundial de cobre, mientras que la cuota de la demanda mundial de vehículos eléctricos y energías renovables ha aumentado hasta el ~13% en 2023, con un crecimiento superior al 20% anual. Para 2030, se espera que la participación de la transición energética en la demanda de cobre sea de ~22%. Vemos un potencial alcista en estas estimaciones.

 

 

¿Qué impulsa la necesidad sustancial de cobre en la transición energética?

A más largo plazo, la transición energética apuntalará un crecimiento estructural significativo de la demanda de cobre, ya que se necesitarán cantidades significativas del metal para modernizar las redes eléctricas y la infraestructura energética, construir nueva capacidad de generación de energía solar y eólica y fabricar una flota creciente de vehículos eléctricos (VE).

Figura 2: Se utiliza 2,4 veces más cobre en los vehículos eléctricos en comparación con los vehículos convencionales con motor de combustión interna; esto impulsará una mayor demanda de cobre a medida que el mundo cambie a los vehículos eléctricos

 

Figura 3: Una planta eólica marina requiere 7 veces más cobre que una planta de gas; Esto impulsará una mayor demanda de cobre a medida que el mundo cambie a las energías renovables

Los vehículos eléctricos suelen requerir alrededor de 3 veces más cobre que los vehículos con motor de combustión interna (ICE) convencionales comparables.

La energía solar y la eólica marina requieren aproximadamente 3 y 7 veces más cobre, respectivamente, por megavatio de capacidad instalada que las fuentes de energía típicas de combustibles fósiles. Por lo tanto, la producción de cobre deberá aumentar significativamente para lograr el ‘Net Zero’.

 

 

La oferta no alcanza para satisfacer el aumento significativo de la demanda

Se espera que el crecimiento de la demanda de cobre supere a la nueva oferta en el mediano y largo plazo. Esto se debe a:

Largos plazos de entrega para nuevas minas: El desarrollo de una mina de cobre es un proceso complejo y que requiere mucho tiempo. Implica la exploración, los permisos, la construcción y la puesta en marcha, que pueden tardar varios años en completarse. Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), los plazos de entrega tienen una media de 17 años desde el descubrimiento hasta la producción.

Disminución de las leyes de los minerales: La ley promedio de los minerales de cobre ha ido disminuyendo a lo largo de los años, lo que significa que los mineros necesitan procesar más mineral para extraer la misma cantidad de cobre. Esto no solo aumenta los costos operativos, sino que también requiere energía y recursos adicionales, que pueden no ser económicamente viables a los precios actuales del cobre. Esto debería hacer que el precio de incentivo del cobre suba, aumentando el precio a largo plazo.

Dada la dinámica favorable de la oferta y la demanda, somos estructuralmente alcistas con respecto al precio del cobre.

Figura 4: Los largos plazos de entrega del cobre plantean dudas sobre la capacidad de la oferta para aumentar la producción si la demanda se recuperara rápidamente

 

Figura 5: Las leyes del mineral de cobre están cayendo

 

 

 

Fuente: Rob Crookston– Lifewire

Foto: ra-dragon-unsplash

Related News

Las previsiones del acero para 2023

Los mitos están nublando la realidad de nuestro futuro energético sostenible