Skip to main content

Alemania recauda con su mano izquierda el dinero de las emisiones de CO2 y con su mano derecha lo envía a algunas de las empresas con mayor consumo energético del país

Las claves: 

Alemania está reduciendo los impuestos sobre la electricidad en alrededor de 12 mil millones € por año para reducir la carga de los altos precios de la energía sobre la economía.

Un paso importante para fortalecer la producción industrial y generar un crecimiento muy necesario.

Miguel Berger- Embajador Europeo en UK

 

Después de muchas luchas internas en el gobierno alemán, Berlín parece estar a punto de ofrecer subsidios a sus empresas industriales de alto consumo energético

Cabe señalar que, además de reducir los impuestos sobre la electricidad para todas las empresas, el gobierno alemán también acordó ampliar el apoyo a las empresas que consumen más energía, incluida una extensión de cinco años de los planes de subvenciones para compensar parte del coste de las emisiones de CO2.

En otras palabras, Alemania recauda con su mano izquierda el dinero de las emisiones de CO2 y con su mano derecha lo envía a algunas de las empresas con mayor consumo energético del país. Entonces la izquierda (mano) y la derecha (mano) están felices.

Javier Blas- Especialista Commodities y Energía

 

El plan tendrá una duración aproximada de cinco años y probablemente costará hasta 12.000 millones de euros en su primer año.

El Gobierno alemán ha dado a conocer un amplio plan de ayudas para reducir los precios de la electricidad, que afecta a un sector que lleva varios meses en dificultades.

Prevé realizar los cambios mediante recortes fiscales y subvenciones hasta 2028.

Este plan, que probablemente costará “hasta 12.000 millones de euros” sólo el año que viene, pretende “reducir considerablemente el impuesto sobre la electricidad” para el sector manufacturero, reduciéndolo de 1,537 céntimos por kilovatio hora (kWh) a un mínimo de 0,05 céntimos por kWh, según un comunicado del Ejecutivo.

El plan está previsto “hasta 2025” y la reducción podría prorrogarse “durante tres años”.

Las empresas que más energía consumen y que “se enfrentan a una mayor competencia internacional” también se beneficiarán de la prórroga “durante cinco años” de las medidas que les permiten compensar parte de sus costes vinculados a los mercados de derechos de contaminación.

“El Gobierno alivia masivamente los costes de electricidad de la industria manufacturera”, anunció el canciller alemán, Olaf Scholz, a través de un comunicado.

Este anuncio se produce tras semanas de intensas discusiones entre fabricantes, sindicatos y Gobierno

El futuro de la industria, pilar del modelo alemán, ha suscitado innumerables interrogantes en todo el país.

Alemania, que durante años ha dependido del gas barato ruso, tuvo que prescindir de ese recurso concreto desde el inicio del conflicto en Ucrania a principios del año pasado.

Desde entonces, los fabricantes han experimentado unos precios de la electricidad especialmente elevados, entre los más altos de Europa.

Las actividades de alto consumo energético siguen luchando por recuperar sus niveles de producción de antes de la guerra, lo que amenaza con una deslocalización fuera de Alemania.

En medio de esta situación, el vicecanciller y ministro de Asuntos Económicos y Acción por el Clima, Robert Habeck, lleva varios meses pidiendo que se establezca un techo de precios, mediante una subvención masiva a las industrias más consumidoras.

El Gobierno alemán prevé una recesión -o una caída del PIB- del 0,4% este año.

Según el Fondo Monetario Internacional, la antigua potencia de la UE será el único país del G7 que sufrirá una recesión este año.

 

Fuente: Euronews, Javier Blas

Foto: belinda-fewings- Unsplash

Related News

¿De nuevo el petróleo utilizado como arma?

La crisis de suministro empeora en Europa, pero se alivia en USA