Skip to main content

Las limitaciones globales al crecimiento chino

Las claves:

  • Muchos años más de alta expansión económica solo son posibles si el país se reestructura para impulsar el consumo interno
  • China representa el 18 por ciento del PIB mundial, representa sólo el 13 por ciento del consumo mundial y un asombroso 32 por ciento de la inversión mundial
  • El desequilibrio puede ser un problema aún mayor si tenemos en cuenta que, desde 2021, China ha estado desplazando la inversión del inflado sector inmobiliario hacia la manufactura
  • Sin una reestructuración importante, y políticamente difícil, de sus fuentes de crecimiento —alejándose de la inversión y la manufactura y acercándose a una dependencia cada vez mayor del consumo— China no puede aumentar su participación en el PIB mundial sin un acuerdo de un resto del mundo cada vez más reacio

Si la participación de China en el PIB mundial aumenta durante la próxima década, impulsada por una dependencia continua de la manufactura, ¿con qué facilidad puede el resto del mundo absorber la expansión del país?

Mientras las autoridades chinas debaten sobre si los niveles de deuda limitarán o no la capacidad de su país para mantener muchos años más de alto crecimiento económico impulsado por la inversión, no son solo las restricciones internas las que importan. Las externas contarán igual, aunque se discutan menos dentro y fuera de China y se comprendan menos.

Un poco de aritmética simple es útil aquí. La inversión representa aproximadamente el 24% del producto interno bruto mundial, y el consumo el 76% restante. Incluso en las economías con mayor inversión, la participación real de la inversión en el PIB rara vez supera el 32-34 por ciento, salvo en breves períodos de tiempo. China, sin embargo, es un caso atípico. La inversión el año pasado representó alrededor del 43 por ciento de su PIB, y ha promediado más del 40 por ciento durante los últimos 30 años. El consumo, por otra parte, representa aproximadamente el 54 por ciento del PIB de China (y su superávit comercial constituye el saldo).

Dicho de otra manera, mientras que China representa el 18 por ciento del PIB mundial, representa sólo el 13 por ciento del consumo mundial y un asombroso 32 por ciento de la inversión mundial. Cada dólar de inversión en la economía global se equilibra con 3,2 dólares de consumo y con 4,1 dólares en el mundo, excluyendo a China. En China, sin embargo, se compensa con solo 1,3 dólares de consumo.

Lo que es más, si China creciera entre un 4% y un 5% anual en promedio durante el próximo decenio, manteniendo al mismo tiempo su actual dependencia de la inversión para impulsar ese crecimiento, su participación en el PIB mundial aumentaría al 21% a lo largo de la década, pero su participación en la inversión mundial aumentaría mucho más, hasta el 37%.

Alternativamente, si asumimos que cada dólar de inversión a nivel mundial debería seguir equilibrándose con aproximadamente 3,2 dólares de consumo, el resto del mundo tendría que reducir la participación de la inversión en su propio PIB en un punto porcentual completo al año para acomodar a China.

¿Es eso probable? Probablemente no, dado que Estados Unidos, India, la UE y varias otras economías importantes han hecho muy explícitas sus intenciones de ampliar el papel de la inversión en sus propias economías. Pero sin este tipo de acomodación por parte del resto del mundo, cualquier expansión importante en la participación de China en la inversión mundial corre el riesgo de generar mucha más oferta global que demanda. Eso será especialmente doloroso para las economías de bajo consumo, que serán productores competidores, incluso quizás para la propia China.

El desequilibrio puede ser un problema aún mayor si tenemos en cuenta que, desde 2021, China ha estado desplazando la inversión del inflado sector inmobiliario hacia la manufactura. En los últimos dos años, si bien la inversión en el sector inmobiliario de China ha disminuido —y se espera que disminuya aún más—, la inversión total no lo ha hecho. Esto se debe en parte a un aumento en la cantidad de inversión dirigida por Pekín a la industria y la manufactura. El resultado ha sido, después de una década de declive, un aumento de la participación de la manufactura en el PIB de China.

Pero si la participación de China en el PIB mundial aumenta durante la próxima década, impulsada por una dependencia continua de la manufactura, ¿con qué facilidad puede el resto del mundo absorber la expansión del país?

En la actualidad, el sector manufacturero a nivel mundial comprende aproximadamente el 16 por ciento del PIB mundial y tan solo el 11 por ciento de la economía estadounidense. China es, una vez más, un caso atípico, con una participación manufacturera en el PIB del 27 por ciento, más alta que la de cualquier otro país importante.

Si su economía creciera durante la próxima década a un ritmo del 4-5 por ciento anual, incluso sin un nuevo aumento de la participación de la manufactura en el PIB del país, la participación de China en la manufactura mundial aumentaría de su actual 30 por ciento al 37 por ciento. ¿Puede el resto del mundo absorber semejante aumento?

Solo si está dispuesto a acomodar el aumento de la manufactura china permitiendo que su propia participación manufacturera en el PIB disminuya en medio punto porcentual o más. La cuestión es que sin una reestructuración importante, y políticamente difícil, de sus fuentes de crecimiento —alejándose de la inversión y la manufactura y acercándose a una dependencia cada vez mayor del consumo— China no puede aumentar su participación en el PIB mundial sin un acuerdo de un resto del mundo cada vez más reacio.

Sin ese polémico acomodo, a la economía mundial le resultaría extremadamente difícil absorber un mayor crecimiento chino. Muchos años más de alto crecimiento en China solo son posibles si el país implementara una reestructuración importante de su economía en la que un papel mucho más importante para el consumo interno reemplace su excesiva dependencia de la inversión y la manufactura.

 

Fuente: Michael Pettis- Financial Times

Foto: eric-prouzet- Unsplash

Related News

El mercado del acero en India

Los precios industriales de China caen, ¿qué implica?