Skip to main content

La producción estimada para 2030 crece en un 60% para la energía solar fotovoltaica y un 25% para las baterías

Las claves:

  • Desde finales de 2022, la producción estimada para 2030 de la capacidad de fabricación existente y anunciada para la energía solar fotovoltaica ha aumentado en un 60%, para las baterías en un 25% y para los electrolizadores en un 20%
  • La capacidad de fabricación global de energía solar fotovoltaica superaría cómodamente el nivel necesario en el escenario de cero emisiones netas para 2050 de la AIE para esa tecnología, sin embargo, los anuncios de energía eólica, bombas de calor y electrolizadores siguen estando lejos de los niveles implícitos en el escenario de cero emisiones netas
  • Además de la fabricación de tecnologías limpias, la cuestión de la seguridad minera crítica es de importancia estratégica para muchos países y una esfera en la que la necesidad de cooperación internacional es acuciante

 

Los anuncios de nuevos proyectos de fabricación para varias tecnologías esenciales para la transición de energía limpia, incluida la energía solar fotovoltaica, las baterías y los electrolizadores, se han acelerado en los últimos meses, destacando el creciente impulso global detrás de la nueva economía energética, según el análisis de la AIE publicado hoy.

Desde finales de 2022, la producción estimada para 2030 de la capacidad de fabricación existente y anunciada para la energía solar fotovoltaica ha aumentado en un 60%, para las baterías en un 25% y para los electrolizadores en un 20%, impulsada por el apoyo político y el creciente interés de los inversores, dice el nuevo informe especial de la serie Energy Technology Perspectives de la AIE.

El informe, The State of Clean Technology Manufacturing, examina los proyectos de fabricación anunciados para energía solar fotovoltaica, energía eólica, baterías, bombas de calor y electrolizadores para evaluar cómo estos planes podrían dar forma al panorama de la energía limpia para fines de la década. El nuevo análisis está destinado a informar las deliberaciones en la Cumbre de Líderes del G7 en Hiroshima, Japón.

Si se construyeran todos los proyectos anunciados hasta la fecha, la producción anticipada de capacidad de fabricación para las cinco tecnologías limpias alcanzaría los USD 790 mil millones al año para 2030. En esa situación, la capacidad de fabricación global de energía solar fotovoltaica superaría cómodamente el nivel necesario en el escenario de cero emisiones netas para 2050 de la AIE para esa tecnología. La capacidad de fabricación de baterías también alcanzaría el nivel previsto para 2030.

Sin embargo, los anuncios de energía eólica, bombas de calor y electrolizadores siguen estando lejos de los niveles implícitos en el escenario de cero emisiones netas. Y es importante tener en cuenta que para las cinco tecnologías, los proyectos anunciados pueden no seguir adelante, y la mayoría de ellos aún no han recibido decisiones finales de inversión. Pero los plazos de entrega relativamente cortos para nuevos proyectos de fabricación, desde el anuncio hasta la construcción, significan que todavía hay margen para que las carteras de proyectos para 2030 evolucionen significativamente en los próximos años.

Hasta la fecha, la capacidad de fabricación en tecnologías de energía limpia está muy concentrada geográficamente. Los tres principales mercados representan entre el 80% y el 90% de la capacidad de fabricación mundial, dependiendo de la tecnología. Si se completan todos los proyectos anunciados en todo el mundo, la proporción de fabricación agrupada en estos mercados cambiaría a entre el 70% y el 95% para 2030 para diferentes tecnologías.

“Si nos fijamos en los proyectos que están actualmente en construcción o planificados en todo el mundo, China está lista para fortalecer su posición de liderazgo en tecnologías clave de energía limpia”, dijo el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol. “Existe la necesidad de una cooperación internacional efectiva y una mayor diversificación para garantizar cadenas de suministro de tecnología seguras y resilientes, cumplir con los objetivos climáticos del mundo y permitir que todos los países disfruten de los beneficios económicos de la nueva economía energética mundial”.

El aumento de los esfuerzos para diversificar la fabricación hasta ahora ha sido respaldado por importantes anuncios de políticas en muchos países durante el último año que están comenzando a expandir las cadenas de suministro en diferentes regiones. Por ejemplo, tras la adopción de la Ley de Reducción de la Inflación de los Estados Unidos el año pasado, los anuncios de fabricación de baterías a fines de 2022 y principios de 2023 representan casi la mitad de la cartera total de proyectos del sector en los Estados Unidos.

Otros ejemplos recientes de políticas emblemáticas para impulsar la producción industrial nacional incluyen la Ley de Industria Neta Cero en la Unión Europea e hitos clave en el programa de Transformación Verde de Japón. Junto con el actual Plan Quinquenal de China (2021-2025) y el esquema de incentivos vinculados a la producción de la India, estas políticas están transformando la política industrial orientada hacia la tecnología de energía limpia.

Los gobiernos del G7 ya han reconocido la importancia de construir cadenas de suministro resilientes, seguras y sostenibles para acelerar la transición hacia la energía limpia y reducir las vulnerabilidades asociadas con dependencias indebidas. Hay mucho que los países pueden hacer a nivel nacional para abordar de manera proactiva los riesgos que plantean las cadenas de suministro, incluido el desarrollo de estrategias industriales que aprovechen sus ventajas competitivas. Pero la cooperación internacional será crucial para facilitar, acelerar y ampliar cualquier progreso que se logre. Con esto en mente, el nuevo informe de la AIE concluye con seis recomendaciones para los líderes del G7 que también son aplicables para otros gobiernos interesados.

Las recomendaciones se centran en acciones que requieren cooperación internacional, como coordinar esfuerzos en todas las cadenas de suministro e identificar y construir asociaciones estratégicas tanto dentro del G7 como más allá, incluso facilitando la inversión en economías de mercados emergentes y en desarrollo. Se recomienda el desarrollo de una plataforma para informar el proceso de identificación de asociaciones estratégicas para la fabricación, así como compartir las mejores prácticas y promover tecnologías y estrategias para mejorar la eficiencia de los recursos, aumentando así la resiliencia de la cadena de suministro.

Además de la fabricación de tecnologías limpias, la cuestión de la seguridad minera crítica es de importancia estratégica para muchos países y una esfera en la que la necesidad de cooperación internacional es acuciante. Estos minerales son un componente esencial en la transición de energía limpia y la diversificación es necesaria para mitigar las interrupciones o cuellos de botella en las cadenas de suministro.

 

Fuente: IEA

Foto:  nicholas-doherty– Unsplash

Related News

¿Cómo está el mercado del petróleo?

Visualizando la producción de acero en el mundo