Skip to main content

Radiografía del mercado gasístico para el ejercicio 2023-24

La clave:

  • Un análisis por las distintas regiones que conforman el rompecabezas energético global, poniendo el énfasis en las perspectivas de oferta y demanda de gas natural licuado (GNL) así como en el estado de los inventarios.

 

 

Pese al importante tirón que ha dado Europa en los últimos meses, Asia sigue acaparando más de la mitad de las importaciones de GNL mundiales. En marzo, ambas regiones absorbieron el 30% y el 54% de la cuota de mercado, respectivamente, frente a un pírrico 0,8% de Suramérica.

Gráfico con el desglose de las importaciones mensuales de GNL por regiones, comparándolas con el precio del gas natural de referencia en Europa y en Asia, desde enero de 2020.

 

Las exportaciones de GNL, por su parte, se mantienen en máximos históricos, favorecidas por un incremento de la capacidad de licuefacción en Estados Unidos  y Australia. Todo ello ha contribuido a bajar de forma notable los precios en los mercados internacionales.

Gráfico con la evolución de las exportaciones globales de GNL, entre 2018 y 2023.

 

EUROPA

Un invierno especialmente benigno, sumado a una severa contracción del consumo -especialmente en la industria-, han posibilitado que se llegue al mes de abril con los inventarios de gas natural por encima del 55%, niveles no vistos desde 2011.

Gráfico con la evolución anual de los inventarios subterráneos de gas natural de la Unión Europea, comparando los periodos 2021-23 así como la media de los últimos cinco años.

 

Esto se traduce en una menor presión sobre los Estados, al disponer de mucho más margen de maniobra para rellenar sus depósitos subterráneos de cara al próximo invierno. De media, Europa ha ganado casi ¡3 meses! con respecto a las cifras de 2021.

Gráfico con el número de semanas de margen con las que cuentan una selección de países europeos a la hora de medir los actuales niveles de gas natural en sus inventarios respecto a esas mismas cifras en 2021.

 

Las buenas noticias no acaban aquí, pues las inyecciones necesarias serán a todas luces muy inferiores a las de los últimos años. Según cálculos de

@ira_joseph, Europa necesitará 32.000 millones de metros cúbicos de gas natural menos para alcanzar el pico de 2022.
Gráfico con la evolución histórica de las inyecciones de gas natural en los depósitos subterráneos europeos, así como la proyección de cara a 2023 en función de distintos escenarios.
En lo relativo al suministro, pese a la reducción casi total de los flujos por tubería llegados desde Rusia , el GNL ha compensado con creces el impacto negativo de dichas disrupciones y supone ya en torno al 40% del aprovisionamiento gasístico europeo.
Gráfico con la evolución mensual del aprovisionamiento gasístico europeo, en función del país de origen o la modalidad de transporte, desde 2017.
Esta tendencia está llamada a ir a más en los próximos meses, a medida que nuevas terminales de regasificación entren en funcionamiento. Entretanto, los depósitos de almacenamiento en países como España  o Reino Unido  están a rebosar.
Gráfico con la evolución de la capacidad los depósitos de GNL en los países europeos, comparando el periodo 2022-23 con la media de 2018-22.
Teniendo en cuenta que todavía hoy el precio de venta del gas natural de referencia en Europa es casi ¡7 veces! más elevado que el de USA  -principal suministrador del continente-, nada hace pensar que los flujos vayan a cesar próximamente. Los márgenes son altísimos.
Gráfico con la comparativa de las exportaciones de GNL estadounidense a Europa y del precio del gas natural de referencia en Europa, desde marzo de 2020.
La única sombra en el horizonte la protagoniza Francia , inmersa en un clima de agitación social tras la aprobación de la reforma de las pensiones. Las protestas y huelgas han tenido una incidencia notable en las importaciones de GNL en el mes de marzo.
Gráfico con la variación intermensual de las importaciones de GNL en Francia, España, Bélgica y Países Bajos en marzo, respecto a los datos de febrero de 2023.
Como consecuencia, el país galo ha tenido que hacer un uso mucho más intensivo de sus reservas que la media europea, y por tanto deberá incrementar notablemente sus compras en los próximos meses. En 2022, Francia  fue el mayor importador del continente.
Gráfico con la variación de los depósitos de gas subterráneos de una selección de países europeos con respecto a los máximos del invierno 2022-23.
Pero incluso así, las perspectivas de consumo de gas natural en el seno del continente apuntan a la baja, condicionadas por el freno de la actividad, la irrupción de las fuentes renovables y las medidas de ahorro prorrogadas por la Unión Europea  hasta marzo de 2024.
Gráfico con la variación proyectada de la oferta en el sector energético europeo, entre el Q2 2023 y 2022.
ASIA
Las cosas pintan igualmente bien al otro lado del globo. Japón , el mayor importador de GNL del mundo, nada en la abundancia con unos inventarios muy por encima de los del año pasado para esta época del año.
Gráfico con la evolución semanal de los inventarios de GNL en las principales utilities japonesas, comparando el periodo enero-marzo de 2022 y 2023.
En Corea del Sur  se repite la misma tónica. Las reservas a finales de enero estaban +30% por encima los niveles de hace 12 meses, y +65% respecto al mismo mes de 2021.
Gráfico con la evolución mensual de los inventarios de GNL en Corea del Sur, desde 1997.
La única duda razonable que podría tensionar el mercado recae en China , toda vez que vuelve a espolear su economía. Las proyecciones de la IEA asumen una gran horquilla entre los distintos escenarios de demanda para 2023.
Gráfico con la evolución de la demanda anual de GNL en China entre 2019 y 2022, así como la horquilla de pronósticos para 2023.
Sin embargo, atendiendo a los datos de enero y febrero, cuyas importaciones de GNL se han situado un 5% por debajo de las del mismo periodo de 2022 y un 18% por debajo de las de 2021, hoy por hoy es difícil de imaginar un súbito repunte del consumo.
Gráfico con el desglose de las importaciones de GNL chinas para los meses de enero y febrero, comparando los periodos entre 2020 y 2023.
SUDAMERICA
Las abundantes lluvias de los últimos meses en Brasil , principal importador de GNL de la región, auguran una demanda muy pobre en los próximos meses toda vez que se priorizará la energía hidráulica en el mix energético del país carioca.
Imagen
Solo Argentina podría compensar parcialmente la falta de apetito en 2023, especialmente a partir de mayo cuando entre en servicio el buque Exemplar, que será la segunda unidad de almacenamiento y regasificación flotante (FSRU, por sus siglas en inglés) del país.
Imagen
Con estos datos sobre la mesa, todo apunta a un año 2023 marcado por la abundancia de la oferta y la complacencia en los precios del gas natural. Una reedición de la guerra por el aprovisionamiento, como se vio en 2022, está casi totalmente descartada.
Aún así, hay variables que conviene vigilar de cerca.
  •  Una caída pronunciada de los precios del gas natural impulsaría la demanda entre las naciones emergentes -especialmente asiáticas- menos pudientes, muy condicionadas por los elevados costes

 

Gráfico con la variación anual de la demanda de GNL de las naciones emergentes asiáticas, entre 2019 y 2022.

 

 

  • Igualmente, buena parte del hemisferio norte sufre de sequía persistente. Si el verano es caluroso y no llegan las lluvias, la demanda de gas natural aumentará ante la imposibilidad de apoyarse en la energía hidráulica y la nuclear.

 

Gráfico con la evolución mensual de la energía equivalente almacenada en los reservorios de nieve de los Alpes, desde marzo de 2022.

 

Fuente: Aleix Amorós

Foto:  jj-ying/ Unsplash

Related News

La  crisis energética de la UE en un gráfico

Informe Brent-Gas 23-4-2018