Skip to main content

La revolución tecnológica oculta de China

Las claves:

  • En la mayoría de los productos manufacturados, las empresas chinas han pasado de ensamblar componentes fabricados en el extranjero a producir sus propias tecnologías de vanguardia. Junto con su dominio de los equipos de energía renovable, China está ahora a la vanguardia de las tecnologías emergentes como la inteligencia artificial y la computación cuántica.
  • A pesar de las contribuciones relativamente modestas a la investigación pionera y la innovación científica, China ha aprovechado su conocimiento del proceso, la capacidad de ampliar industrias completamente nuevas, para superar a Estados Unidos en una gama cada vez mayor de tecnologías estratégicas.
  • Para Estados Unidos y sus aliados, la llegada de China como una gran potencia tecnológica tiene lecciones cruciales. A diferencia de Occidente, China ha basado su sector tecnológico no en la investigación glamorosa y la ciencia avanzada, sino en la tarea menos llamativa de mejorar las capacidades de fabricación
  • Las empresas chinas han ganado terreno rápidamente frente a sus homólogas europeas y japonesas en la producción de máquinas herramienta avanzadas, como brazos robóticos, bombas hidráulicas y otros equipos.
  • Las empresas chinas dominan casi todos los segmentos de la cadena de valor solar, desde el procesamiento de polisilicio utilizado en células solares hasta el ensamblaje de paneles solares.
  • Durante la última década, Xi ha puesto a toda marcha la obsesión industrial de China. Dos años después de asumir el cargo, lanzó Made in China 2025, un amplio marco de políticas destinado a elevar la base manufacturera de China de industrias intensivas en mano de obra a sectores de alta tecnología.

 

En 2007, el año en que Apple comenzó a fabricar iPhones en China, el país era más conocido por la mano de obra barata que por la sofisticación tecnológica. En ese momento, las empresas chinas no podían producir casi ninguno de los componentes internos del iPhone, que fueron importados de Alemania, Japón y Estados Unidos. La contribución general de China a los dispositivos se limitó al trabajo de ensamblar estos componentes en las fábricas de Foxconn en Shenzhen, lo que equivalía a menos del cuatro por ciento de los costos de valor agregado.

Para cuando se lanzó el iPhone X, en 2018, la situación había cambiado drásticamente. No solo los trabajadores chinos continuaban ensamblando la mayoría de los iPhones, sino que las empresas chinas producían muchos de los componentes sofisticados dentro de ellos, incluidas partes acústicas, módulos de carga y paquetes de baterías. Habiendo dominado tecnologías complejas, estas empresas podrían producir mejores productos que sus competidores asiáticos y europeos. Con la última generación de iPhones, este patrón solo se ha acelerado. Hoy en día, las empresas tecnológicas chinas representan más del 25 por ciento de los costos de valor agregado del dispositivo.

Aunque el iPhone es un caso especial, como una de las piezas de hardware más intrincadas que existen, se basa en una gama excepcional de tecnologías, su huella en expansión en China captura una tendencia más amplia. En la mayoría de los productos manufacturados, las empresas chinas han pasado de ensamblar componentes fabricados en el extranjero a producir sus propias tecnologías de vanguardia. Junto con su dominio de los equipos de energía renovable, China está ahora a la vanguardia de las tecnologías emergentes como la inteligencia artificial y la computación cuántica. Estos éxitos desafían la noción de que el liderazgo científico se traduce inevitablemente en liderazgo industrial. A pesar de las contribuciones relativamente modestas a la investigación pionera y la innovación científica, China ha aprovechado su conocimiento del proceso, la capacidad de ampliar industrias completamente nuevas, para superar a Estados Unidos en una gama cada vez mayor de tecnologías estratégicas.

En su creciente rivalidad con Beijing, el gobierno de Estados Unidos ha tratado de limitar el acceso chino a tecnologías occidentales críticas y reforzar su propia tradición de innovación científica. Por lo tanto, en 2022, la administración Biden impuso nuevas restricciones amplias a la venta de tecnología avanzada de chips occidentales a empresas chinas al tiempo que reforzó la tecnología estadounidense a través de la Ley CHIPS y Ciencia de $ 280 mil millones. Esa legislación, además de la Ley de Reducción de la Inflación, ayuda significativamente a los Estados Unidos a recuperar parte de su liderazgo en la producción de semiconductores y energías renovables. Pero el avance constante de la destreza tecnológica de las empresas chinas sugiere que este enfoque puede estar pasando por alto un tema más central: el ascenso de China no es simplemente el resultado de copiar y robar a las empresas occidentales; Tampoco ha dependido de los avances científicos. En gran medida, ha sido impulsado por mejoras en las propias capacidades industriales de China, ganancias que provienen de la vasta y sofisticada fuerza laboral manufacturera del país. Estas fortalezas ya son evidentes en la respuesta de China a las restricciones de chips de Estados Unidos en los últimos años. Anteriormente, las empresas chinas tendían a evitar las tecnologías chinas nacionales, prefiriendo comprar lo mejor, que generalmente era estadounidense. Ahora que Washington les impide hacerlo, están trabajando más duro para cultivar una próspera industria nacional de chips.

Para Estados Unidos y sus aliados, la llegada de China como una gran potencia tecnológica tiene lecciones cruciales. A diferencia de Occidente, China ha basado su sector tecnológico no en la investigación glamorosa y la ciencia avanzada, sino en la tarea menos llamativa de mejorar las capacidades de fabricación. Si Washington se toma en serio competir con Beijing en tecnología, tendrá que centrarse en mucho más que la ciencia pionera. También debe aprender a aprovechar su fuerza laboral de la manera en que lo ha hecho China, para llevar las innovaciones a escala y construir productos mejor y más eficientemente. Para que Estados Unidos recupere su liderazgo en tecnologías emergentes, tendrá que tratar la fabricación como una parte integral del avance tecnológico, no como un mero espectáculo secundario a los actos más emocionantes de invención e investigación y desarrollo.

LOS MOONSHOTS DE CHINA

Muchos observadores son justificadamente escépticos sobre el liderazgo tecnológico de China. Por un lado, el país ha creado pocas empresas multinacionales o marcas reconocidas a nivel mundial. A diferencia de Japón y Corea del Sur, China no ha logrado establecer nuevas categorías de productos electrónicos de consumo, como cámaras digitales o consolas de juegos; tampoco ha podido competir con Europa y Estados Unidos en automóviles o aviones. En cambio, en su mayor parte, las empresas chinas se han concentrado en fabricar productos que pueden vender a precios más bajos en el mundo en desarrollo. La relativa falta de marcas chinas prominentes ha reforzado la comprensión occidental de China como una fábrica en lugar de un semillero de innovación.

China también se mantiene muy por detrás de Occidente en varias tecnologías críticas. La industria de chips de China tiene algunos logros notables, incluso en el diseño de chips para teléfonos móviles y ciertos chips de memoria avanzados. Pero en la fabricación de chips lógicos, los procesadores dentro de todos los productos digitales, las empresas chinas están al menos cinco años detrás de TSMC, la compañía taiwanesa que es el líder mundial en semiconductores avanzados. Son aún más débiles cuando se trata de desarrollar las herramientas especializadas necesarias para fabricar chips. Para las importantes máquinas de litografía, utilizadas para imprimir patrones en obleas de silicio, y los equipos de metrología, utilizados para el control de calidad en un proceso de producción que exige cientos de pasos, las empresas chinas dependen abrumadoramente de las importaciones de Japón, Estados Unidos y Europa. Y apenas están fuera de la puerta de salida en la creación de las herramientas de software necesarias para diseñar los chips más avanzados.

Una dinámica similar existe en la industria de la aviación de China. Considere la Corporación de Aviones Comerciales de China (COMAC), la respuesta de China a Airbus y Boeing, una empresa estatal respaldada por un estimado de $ 71 mil millones en fondos gubernamentales. Quince años después de su fundación, apenas ha comenzado a producir su primer avión comercial operativo. Las empresas chinas, tanto en la industria de chips como en la de la aviación, son dolorosamente conscientes de que muchos de sus componentes centrales siguen siendo suministrados por Occidente: equipos de producción y herramientas de software avanzadas en el caso de los fabricantes de chips, y el motor, así como los sistemas de aviónica en el caso de los aviones COMAC. Es este tipo de dependencia de la tecnología occidental lo que da a las nuevas restricciones de chips de Estados Unidos el potencial de lanzar a las empresas chinas al caos.

China ahora rivaliza con Japón, Corea del Sur y Taiwán en su dominio de la cadena de suministro de productos electrónicos.

Pero en medio de estas graves vulnerabilidades, China está progresando rápidamente en muchas otras tecnologías. Las empresas chinas han ganado terreno rápidamente frente a sus homólogas europeas y japonesas en la producción de máquinas herramienta avanzadas, como brazos robóticos, bombas hidráulicas y otros equipos. Como demuestra el iPhone, China ahora rivaliza con Japón, Corea del Sur y Taiwán en su dominio de la cadena de suministro de productos electrónicos. Y en la economía digital, a pesar de los recientes esfuerzos del presidente Xi Jinping para reforzar el control gubernamental de las compañías de Internet como Alibaba, Tencent y Didi, China sigue siendo fuerte. Las compañías chinas aún pueden ofrecer una competencia enérgica a los gigantes tecnológicos de Silicon Valley, como TikTok de ByteDance ha estado haciendo con Facebook. China lidera el mundo en la construcción de infraestructura moderna, incluidas líneas de transmisión de ultra alto voltaje, trenes de alta velocidad y redes 5G. En 2019, China se convirtió en el primer país en aterrizar un rover en el otro lado de la luna; un año después, los científicos chinos lograron la comunicación cifrada cuántica por satélite, empujando al país más cerca de crear comunicaciones cuánticas infranqueables. Estos logros son emblemáticos del esfuerzo constante de China por dominar tareas cada vez más difíciles.

En su conjunto, entonces, el desarrollo tecnológico de China es considerablemente más dinámico de lo que sugiere la imagen del país. China se queda atrás en varias áreas críticas, y algunas de sus empresas tecnológicas más importantes enfrentan restricciones regulatorias, ya sea de Washington o del propio Beijing. Independientemente de estos desafíos, las industrias chinas están alcanzando estándares de clase mundial, y la ciencia del país está avanzando constantemente. A lo largo del camino, las empresas chinas han comenzado a hacer innovaciones significativas propias, incluso en áreas estratégicas que Estados Unidos ha priorizado.

 

SUPERPOTENCIA SOLAR

Uno de los principales triunfos tecnológicos de China en los últimos años ha sido en equipos de energía renovable. Cuando surgió un mercado comercial para las tecnologías solares a principios del siglo XXI, la mayoría de las innovaciones provenían de los Estados Unidos, y parecía lógico que las empresas estadounidenses impulsaran la industria. En 2010, sin embargo, el Consejo de Estado de China, la rama ejecutiva del gobierno central, designó la generación de energía solar como una “industria emergente estratégica”, desencadenando una cascada de subsidios gubernamentales y creación de empresas, gran parte de ella destinada a expandir la capacidad de fabricación. En el proceso, las empresas chinas aprendieron los conceptos básicos de la energía solar fotovoltaica y comenzaron a mejorar los métodos existentes para producirlos. Hoy en día, las empresas chinas dominan casi todos los segmentos de la cadena de valor solar, desde el procesamiento de polisilicio utilizado en células solares hasta el ensamblaje de paneles solares. También han avanzado en la tecnología en sí. Los paneles solares chinos no solo son los más baratos del mercado; son los más eficientes. La impresionante disminución de los costos solares en la última década ha sido impulsada por las innovaciones de fabricación en China.

En los últimos años, las empresas chinas también han apostado por posiciones fuertes en la producción de baterías de gran capacidad que alimentan vehículos eléctricos. A medida que el mundo se aleja de los motores de combustión interna, la tecnología avanzada de baterías se ha convertido en el componente más crítico en la fabricación de automóviles. China ha liderado el camino: CATL, una compañía china fundada en 2011, es ahora el mayor fabricante de baterías del mundo, asociándose con las principales compañías automotrices como BMW, Tesla y Volkswagen. Además de tener una capacidad de fabricación mucho mayor que sus rivales, lo que es importante para reducir los costos, CATL ha tomado la delantera en el desarrollo de mezclas químicas nuevas y más eficientes, por ejemplo, en sus baterías de iones de sodio, que se pueden producir sin utilizar los escasos minerales de litio y cobalto.

La administración Biden ha reconocido los riesgos de depender de China para las tecnologías críticas que necesita para la transición verde de los Estados Unidos. Pero varias rondas de aranceles estadounidenses, así como las investigaciones estadounidenses sobre acusaciones de trabajo forzado en la cadena de suministro de polisilicio de China, no han logrado desalojar a Beijing de su posición dominante en la industria solar. Una de esas investigaciones del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, que amenazó con aranceles retroactivos sobre las importaciones de energía solar de hasta el 250 por ciento, sumió a los compradores solares estadounidenses en el caos, y en junio de 2022, el presidente Joe Biden se vio obligado a emitir una orden ejecutiva que prevenía cualquier tarifa durante los próximos dos años. Mientras tanto, aunque la Ley de Reducción de la Inflación de Biden, aprobada en agosto de 2022, tiene como objetivo acelerar drásticamente la transición a los vehículos eléctricos en los Estados Unidos, la legislación ha tenido un comienzo detenido porque ha hecho que muchos vehículos eléctricos actuales en el mercado sean potencialmente inelegibles para los subsidios federales de vehículos eléctricos. Por ahora, Estados Unidos y muchos de sus aliados occidentales seguirán dependiendo significativamente de China en su campaña por descarbonizarse.

China no ha logrado el dominio en industrias como componentes solares, baterías EV y electrónica en el vacío. Este rápido progreso se conecta directamente con las fortalezas del país en la fabricación y el control de calidad. Desde principios de la década de 1990 hasta hoy, la fuerza laboral china ha pasado de producir juguetes y textiles simples a realizar las operaciones extraordinariamente complejas necesarias para producir productos electrónicos sofisticados como el iPhone. En el camino, las empresas chinas a menudo han logrado avances significativos propios: en China, las innovaciones tecnológicas no provienen de universidades y laboratorios de investigación, sino a través del proceso de aprendizaje generado por la producción en masa. En el corazón del ascenso del país en tecnología avanzada, entonces, está su espectacular capacidad para hacer cosas.

 

MEJORES CHEFS, MEJORES TORTILLAS

En cualquier caso, el progreso tecnológico de China ha tenido un costo enorme. En la lectura más generosa, Beijing ha establecido la posición del país a través de un fantástico desperdicio de recursos gubernamentales. Estos subsidios gigantes tienen un efecto distorsionador: un estudio publicado en diciembre por la Oficina Nacional de Investigación Económica en Cambridge, Massachusetts, encontró que Beijing tiene un pobre historial de selección de ganadores y los receptores de subsidios del gobierno chino tienden a tener un menor crecimiento de la productividad. Más a menudo, según muchos críticos, los avances chinos han sido estimulados por el proteccionismo extremo y el robo generalizado de propiedad intelectual.

Aunque hay algo de verdad en todas estas afirmaciones, no son suficientes para explicar el ascenso de China. Por cada ejemplo de una industria china que se ha beneficiado del proteccionismo, como la plataforma de Internet Baidu, que prosperó detrás del Gran Cortafuegos, hay otra, como la industria automotriz de China, para la cual tales medidas no han logrado producir compañías de clase mundial. Las transferencias forzadas de tecnología y el robo de propiedad intelectual bien pueden haber ayudado al desarrollo de algunas industrias, y es correcto que Estados Unidos y sus aliados rechacen estas prácticas. Pero no explican el surgimiento de China en campos como las baterías, el hidrógeno y la inteligencia artificial.

En cambio, el factor más importante en las florecientes industrias tecnológicas de China es su ecosistema de fabricación. En las últimas dos décadas, China ha desarrollado una capacidad de producción inigualable para las industrias intensivas en tecnología, que se caracteriza por una gran mano de obra, densos grupos de proveedores y un amplio apoyo gubernamental. Esta fortaleza se basa en parte en la historia industrial de China. En décadas anteriores, el gobierno le dio a la industria una importancia especial: desastrosamente durante el Gran Salto Adelante de Mao Zedong, y más efectivamente bajo Deng Xiaoping en sus Cuatro Modernizaciones. A partir de la década de 1990, las iniciativas del gobierno central fueron menos importantes que los impulsores del mercado, y la capacidad de fabricación de China despegó a raíz de la adhesión del país a la Organización Mundial del Comercio en 2001.

Durante la última década, Xi ha puesto a toda marcha la obsesión industrial de China. Dos años después de asumir el cargo, lanzó Made in China 2025, un amplio marco de políticas destinado a elevar la base manufacturera de China de industrias intensivas en mano de obra a sectores de alta tecnología. Y en 2021, en su último plan quinquenal, el gobierno central anunció una campaña para convertir a China en una “superpotencia manufacturera”. Ese no es un objetivo ocioso: en las últimas décadas, Beijing ha dirigido grandes sumas de crédito barato y energía a empresas de tecnología avanzada, incluso cuando están a años de la rentabilidad.

Las innovaciones tecnológicas de China se han realizado en fábricas, no laboratorios.

La industria solar es un buen ejemplo. Al derramar subsidios a todos los interesados, el gobierno alentó a demasiadas empresas a ingresar al campo. Pero también provocó una mayor asunción de riesgos empresariales, creando una industria brutalmente competitiva en la que los fuertes superaron a los débiles. Como resultado, las empresas chinas dominan hoy una industria estratégica de la que depende el resto del mundo. Este enfoque, promover la fabricación hasta el punto de exceso de capacidad, está en marcado contraste con la ortodoxia económica en gran parte de Occidente, que enfatiza actividades de alto valor como la investigación y el desarrollo y la marca del producto, al tiempo que minimiza el valor de la producción física como algo que se puede hacer a bajo costo en el extranjero, a menudo en Asia.

El enfoque impulsado por la fabricación de Beijing se ha vuelto crítico para su capacidad de desafiar a Occidente en tecnología avanzada. Para entender por qué, es crucial reconocer las fuerzas que intervienen en las innovaciones exitosas. La producción de nueva tecnología se puede comparar con la preparación de una tortilla: los ingredientes, las instrucciones y una cocina bien equipada son útiles, pero no garantizarán por sí mismos un buen resultado. Incluso las personas con el equipo más elegante y la receta más exquisita pueden no ser capaces de hacer una deliciosa tortilla si nunca han cocinado antes. Se requiere un elemento adicional: experiencia práctica, habilidades que solo se pueden aprender haciendo. Estas habilidades pueden denominarse conocimiento de procesos, y son parte de lo que ha ayudado a China a convertirse en un importante innovador tecnológico.

Aunque el conocimiento de los procesos es difícil de medir, puede medirse por el nivel general de experiencia de la fuerza laboral y por la creación de agrupaciones de actividad industrial variada. China tiene fortalezas notables en ambos. El logro tecnológico más significativo del país en las últimas dos décadas ha sido el desarrollo de una fuerza laboral calificada vasta y altamente experimentada, que se puede adaptar según sea necesario para las industrias más intensivas en tecnología. Por ejemplo, Apple todavía cuenta con China como el único país que puede llamar a cientos de miles de trabajadores altamente capacitados con poca antelación, acceder rápidamente a densas redes de proveedores de componentes y confiar en el apoyo del gobierno para ayudar a resolver los múltiples problemas que conlleva la producción de millones de iPhones cada año.

Igualmente sorprendente, sin embargo, es la forma en que China ha utilizado empresas extranjeras para ayudar a construir grupos industriales, o lo que el economista Brad DeLong llama “comunidades de práctica de ingeniería”. Empresas estadounidenses como Caterpillar, General Electric y Tesla se han convertido en grandes empleadores en China. Y la mayoría de los productos de Apple son producidos por fabricantes contratados como Foxconn y Pegatron, que administran trabajadores en China. A diferencia de Japón, que mantuvo un mercado mayormente cerrado durante sus décadas de crecimiento de posguerra, China ha impulsado significativamente su ascenso industrial aprendiendo directamente de las empresas extranjeras. A pesar de la guerra comercial del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, Beijing se abstuvo de tomar represalias significativas contra las empresas estadounidenses en China, en parte porque reconoce la experiencia gerencial que aportan y su transmisión de habilidades de fabricación a los trabajadores chinos.

A través de la exposición continua a los principales procesos de fabricación del mundo, los trabajadores chinos han adquirido habilidades que pueden llevar a las empresas nacionales. Considere la producción de baterías EV. La fabricación de estas unidades requiere alrededor de una docena de pasos discretos, cada uno de los cuales exige una transferencia casi perfecta de la etapa anterior. Los gerentes de ingeniería chinos han adquirido el conocimiento del proceso necesario para esta tarea a través de la experiencia en electrónica de consumo. Esta transferencia de conocimientos de fabricación también ha sido una de las claves del dominio de China en la industria solar. Impulsadas por los subsidios y ayudadas por su fácil acceso a mano de obra calificada, las empresas chinas pronto produjeron paneles solares mejores y más baratos que sus contrapartes estadounidenses y alemanas. Y estas innovaciones de fabricación han definido cada vez más la industria global: los avances en energía solar en la última década han sido impulsados menos por los avances en la ciencia, la especialidad de Estados Unidos, que por la reducción de los costos a través de una producción más eficiente, que es la fortaleza de China.

El surgimiento de Shenzhen como un centro tecnológico global es en sí mismo una validación de la importancia del conocimiento del proceso. En los años posteriores a la producción en masa del iPhone en 2007, la ciudad desarrolló una vibrante industria tecnológica local optimizada para producir dispositivos intrincados; Pronto, los trabajadores utilizaron su experiencia en ingeniería y producción para inventar otros productos. Con laboratorios de investigación y desarrollo justo al lado de las instalaciones de fabricación, los ingenieros de Shenzhen tenían un acceso incomparable a proveedores de componentes, trabajadores experimentados y diseñadores calificados. Hoy en día, Shenzhen ha establecido una posición de liderazgo en drones de consumo, auriculares de realidad virtual y otros productos electrónicos novedosos. Detrás de este dominio hay una fuerza laboral calificada que ha pasado años mezclándose con empresarios audaces en una era en la que los componentes electrónicos como cámaras, baterías y pantallas se desplomaron en costo. Por lo tanto, Shenzhen ahora se parece al Área de la Bahía, donde los investigadores universitarios, empresarios, trabajadores e inversores se codean continuamente. No es de extrañar que Shenzhen se haya convertido en el Silicon Valley del hardware de alta tecnología.

 

CIENCIA, NO INDUSTRIA

En las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos utilizó su liderazgo científico para dominar muchas industrias tecnológicas emergentes, desde computadoras hasta aviación. Para Washington, esto tenía sentido en un momento en que los avances en el diseño y las innovaciones de laboratorio eran una parte importante de la rivalidad de la Guerra Fría con la Unión Soviética. El enfoque impulsado por la ciencia también pareció encontrar apoyo en el mercado. En la década de 1990, Stan Shih, el empresario taiwanés de la electrónica, observó que la mayoría de las ganancias en las industrias tecnológicas se obtienen al comienzo de la cadena de valor (diseño, investigación y desarrollo) y al final, en la comercialización del producto. La menor cantidad de ganancias se obtiene en la fabricación real, que es el medio de la cadena de valor. Esta llamada curva sonriente es ejemplificada por Apple, la compañía más valiosa del mundo, que maneja el desarrollo y la comercialización de sus productos, dejando el trabajo de fabricación de bajo margen para ser realizado por sus socios en China y en otras partes de Asia. Basándose en esta idea, las empresas estadounidenses han pasado gran parte de las últimas dos décadas concentrándose en la investigación y el desarrollo y el marketing, mientras que dependen de China en particular para muchas de sus necesidades de fabricación.

Un resultado de este énfasis a largo plazo es el continuo liderazgo de Estados Unidos en algunas industrias que exigen la compleja integración de diferentes disciplinas científicas. Aunque Intel y Boeing han visto días mejores, Estados Unidos sigue siendo un líder de la industria en equipos de producción de semiconductores y motores de aviones. Significativamente, ambas industrias son altamente interdisciplinarias: las tecnologías de semiconductores exigen campos de síntesis que incluyen ingeniería eléctrica, química y ciencias de la computación; La aviación implica aerodinámica, ciencia de materiales, ingeniería mecánica y otros campos altamente especializados. A diferencia de Estados Unidos, China no tiene una tradición de empujar las fronteras científicas. De hecho, hace menos de la ciencia innovadora en estas industrias y tiene un historial relativamente pobre de comercialización de investigación útil.

Pero no todo está bien con el sector tecnológico de Estados Unidos. Muchas empresas han llevado la lógica de la curva sonriente demasiado lejos en las últimas décadas, poniendo cada vez más recursos en las puntas de la curva mientras dejan que las capacidades de fabricación se marchiten. Desde el año 2000, Estados Unidos ha perdido alrededor de cinco millones de empleos de fabricación, aproximadamente una cuarta parte de su fuerza laboral manufacturera, lo que provocó cascadas de pérdida de habilidades no solo entre los trabajadores de línea, sino también entre maquinistas, gerentes y diseñadores de productos. A largo plazo, este declive ha dejado a Estados Unidos en una mala posición para dominar las tecnologías emergentes. Por ejemplo, con su propia ciencia liderando el camino, Estados Unidos debería haber dominado la industria solar. Y Washington estaba preparado para ayudarlo a hacerlo: ya en 2012, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, impuso aranceles a las importaciones solares chinas en un esfuerzo por proteger a los productores nacionales. Pero incluso con estas protecciones, los fabricantes estadounidenses no podían competir. Mientras que China tenía fácil acceso a una enorme base de trabajadores calificados y proveedores y podía aumentar la producción casi sin límite, Estados Unidos, después de sucesivos despidos de millones de trabajadores, había perdido gran parte de su stock de conocimientos sobre procesos y no tenía la capacidad de construir una base manufacturera saludable. Como resultado, para 2022, las importaciones estadounidenses de tecnología solar alcanzaron los $ 8 mil millones, gran parte de ellos provenientes de compañías chinas que producen en el sudeste asiático.

El fracaso de la industria solar estadounidense es parte de una historia más grande de declive en la fabricación estadounidense. Hasta cierto punto, esta tendencia ha sido impulsada por el aumento de la automatización. Pero el sector también está acosado por debilidades internas. Considere los primeros días de la pandemia de COVID-19. Al igual que otros países, Estados Unidos necesitaba grandes cantidades de equipo de protección personal y otros suministros médicos. Sin embargo, las empresas estadounidenses lucharon por adaptar sus líneas de producción para fabricar máscaras faciales e hisopos de algodón, productos sin complicaciones desde cualquier punto de vista, porque habían perdido gran parte del conocimiento del proceso requerido. Por el contrario, los fabricantes chinos pudieron reequiparse rápidamente para la emergencia y produjeron muchos de los suministros médicos que Estados Unidos y otros países necesitaban.

Hasta ahora, los esfuerzos de Estados Unidos para reubicar los empleos manufactureros de Asia han sido decepcionantes. Un gran impulso de Apple para fabricar más computadoras de escritorio en Texas, por ejemplo, fracasó después de 2012 porque carecía de un ecosistema industrial de componentes de apoyo. Una excepción ha sido la rápida producción de vacunas de ARN mensajero por parte de los Estados Unidos, que han demostrado ser más efectivas que las vacunas de virus inactivados de China. Sin embargo, para competir contra las industrias avanzadas de China en los próximos años, Estados Unidos necesitará mucho más que una victoria biotecnológica única.

 

ESCALAR HACIA ARRIBA O PERDER

A pesar de que desafía el enfoque de Occidente hacia los avances tecnológicos, Beijing ha reconocido su debilidad en el conocimiento científico. En su informe al 20º Congreso Nacional del Partido Comunista Chino en octubre de 2022, Xi declaró que la ciencia y la tecnología serán una de las principales prioridades del partido. Y aunque mejorar su cultura de investigación llevará tiempo, China ha estado haciendo progresos constantes, incluso en áreas como la exploración espacial y las comunicaciones cuánticas. Beijing está especialmente interesado en aumentar el desarrollo nacional de semiconductores ahora que al gigante chino de telecomunicaciones Huawei y al fabricante chino de chips SMIC se les ha negado el acceso a las tecnologías de semiconductores estadounidenses y europeas. Un resultado no deseado de las nuevas restricciones de chips de Washington ha sido impulsar las inversiones chinas en ciencia e investigación y desarrollo.

Por el contrario, los Estados Unidos aún no se han enfrentado a su propio déficit en el conocimiento del proceso. Ciertamente, la aprobación por parte del Congreso de la Ley CHIPS y la Ley de Reducción de la Inflación en 2022 constituyen importantes pasos adelante en la política industrial, dado que ambas asignan miles de millones de dólares de fondos federales para industrias avanzadas. Pero gran parte de la política de Estados Unidos, incluida esta legislación, se centra en impulsar la frontera científica en lugar de construir el conocimiento del proceso y los ecosistemas industriales necesarios para llevar los productos al mercado. Como tal, el enfoque de Washington a su creciente rivalidad tecnológica con China corre el riesgo de repetir los errores que cometió en la industria solar, con científicos estadounidenses sentando las bases para una nueva tecnología solo para ver a las empresas chinas tomar la iniciativa en su construcción. Tomemos la producción de electrolizadores, que extraen hidrógeno del agua y se han convertido en la herramienta crucial en la producción de hidrógeno verde. Al igual que con la energía solar, China está preparada para dominar la industria del hidrógeno verde mediante la fabricación de los productos más eficientes a escala.

Estados Unidos siempre será un lugar difícil para hacer las cosas.

Para evitar repetir la historia solar, Estados Unidos tendrá que dar mayor prioridad a la fabricación avanzada. Andy Grove, el legendario CEO de Intel, reconoció este problema hace una década, cuando instó al país a centrarse menos en “el mítico momento de la creación” y más en llevar innovaciones al mercado. “Esta es la fase en la que las empresas se amplían”, escribió en un influyente artículo en 2010. “Resuelven los detalles del diseño, descubren cómo hacer las cosas de manera asequible, construyen fábricas y contratan a miles de personas”. Pero para mejorar en la ampliación, Estados Unidos también tendrá que aprender a pensar de manera diferente sobre el valor del trabajo manufacturero. Los formuladores de políticas deben resistir el impulso de despreciar la manufactura como una mera “actividad mercantilizada” que se puede hacer en el extranjero. En cambio, la producción en masa de nuevas tecnologías debe verse como igual en importancia a las innovaciones mismas, una actividad que depende de los tipos de conocimiento profundo del proceso que solo puede provenir de una mejor capacitación e integración de trabajadores, ingenieros y científicos.

Las nuevas inversiones estadounidenses en industrias tecnológicas que se derivan de la Ley CHIPS y la Ley de Reducción de la Inflación ayudarán a revertir la marea. Pero como China entiende bien, el dinero es solo el comienzo del proceso de construcción de un sector tecnológico duradero. Tales inversiones también deben ir acompañadas de esfuerzos para poner fin a los sobrecostos que afectan los esfuerzos de Estados Unidos para construir una mejor infraestructura. Los colegios locales y las universidades de élite deben capacitar mejor a los estudiantes para la fabricación avanzada. Y Washington debería aprender a seguir el ejemplo de Beijing y cortejar una mayor inversión extranjera. Al igual que la administración Trump antes, la administración Biden ha invitado a empresas japonesas, surcoreanas y taiwanesas a construir fábricas de chips en los Estados Unidos; Estas empresas también deben ser bienvenidas por su experiencia en baterías y la cadena de suministro de productos electrónicos más amplia.

La realidad económica, por supuesto, es que Estados Unidos siempre será un lugar relativamente difícil para hacer las cosas. Debido a su menor población y mayores requisitos salariales, y al hecho de que el dólar estadounidense sigue siendo la moneda de reserva mundial, lo que aumenta el costo relativo de producir bienes a nivel nacional, Estados Unidos no puede superar a China en la mayoría de las manufacturas de alto volumen. Tampoco es probable que una campaña para revitalizar la capacidad manufacturera de los Estados Unidos cree muchos empleos; Cualquier esfuerzo de este tipo implicará líneas altamente automatizadas que dependen más del capital que de la mano de obra. Y, por supuesto, Estados Unidos no debería intentar hacer absolutamente todo. La política de Estados Unidos debe apuntar a industrias estratégicas en las que tiene una ventaja comparativa plausible.

De hecho, en varias de estas industrias, Estados Unidos está bien posicionado para superar a China. Al fortalecer su potencial de fabricación, Estados Unidos podría ampliar su liderazgo en biotecnología, equipos de producción de semiconductores y motores de aviones. Debe asegurarse de no perder tecnologías energéticas de próxima generación, como los electrolizadores de hidrógeno. Y podría intentar recuperar parte de la cadena de suministro de productos electrónicos de Asia. Además, a raíz de los repetidos cierres de COVID-19 de Beijing y después de la invasión rusa de Ucrania, los inversores están cada vez más preocupados por los riesgos de invertir en China, y Estados Unidos tiene una oportunidad excepcional para recuperar empleos de fabricación. Pero como punto de partida ideológico, una nueva política industrial tendrá que centrarse en los trabajadores y su conocimiento del proceso en lugar de en los márgenes financieros. De lo contrario, es probable que sea China, no Estados Unidos, la que lidere la próxima revolución tecnológica.

 

Fuente: Dan Wang/ Foreign Affairs

Foto: Unsplash/  anne-nygard

Related News

Aumento del precio del aluminio por la mayor demanda de Europa y China

China prohíbe la exportación de tecnologías clave de paneles solares