Skip to main content

El mundo está al borde de un nuevo superciclo del cobre

Las claves: 

  • La falta de oferta es una de las principales razones para pensar que el precio del cobre, incluso en máximos de dos años de casi 10.000 dólares la tonelada, podría estar a punto de seguir subiendo.
  • La producción de cobre, como la de todas las materias primas, es muy cíclica.
  • Para que merezca la pena el coste, los retos medioambientales y los largos y arriesgados plazos, el precio tiene que subir a partir de ahora.

 

En el clásico de 1967 El graduado, el joven protagonista interpretado por Dustin Hoffman recibe un consejo de un amigo de sus padres: Quiero decirte una cosa: ….plastics….hay un gran futuro en los plásticos».

Si la película se volviera a rodar hoy, sospecho que la palabra sería diferente. El producto clave de las próximas décadas será probablemente un metal rojo blando, maleable y dúctil, con una gran conductividad térmica y eléctrica. A los licenciados de hoy se les podría aconsejar que pensaran en un futuro en el cobre.

Si pensamos en los sectores de crecimiento actuales (generación de energías renovables, vehículos eléctricos, inteligencia artificial), todos tienen en común un apetito insaciable por el cobre. Por poner un ejemplo, se necesita tres veces más cobre para generar la misma cantidad de electricidad en un huerto solar que en una central eléctrica de gas. Y casi ocho veces más utilizando energía eólica marina.

La nueva infraestructura energética que se necesitará para hacer la transición a un futuro con bajas emisiones de carbono requiere menos combustible pero más materiales. Lo mismo ocurre con los coches eléctricos, que necesitan seis veces más minerales que los vehículos convencionales. Una de las ironías de la revolución verde es que la solución exige invertir en el problema. Los materiales básicos representan el 15% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero y los mineros causan daños al medio ambiente. Pero sin ellos no hay cero neto.

Por eso BHP se ha fijado en Anglo American. Y por qué el objetivo ha rechazado una oferta de 30.000 millones de libras por considerarla «muy poco atractiva». Cabe esperar que BHP eleve su oferta y también que acabe enzarzándose en una batalla con otros posibles licitadores. Aunque es probable que la demanda de cobre siga siendo alta en los próximos años, va a ser difícil satisfacerla con la oferta. El tiempo que transcurre entre la exploración y la producción se mide en años y es muy costoso. Comprar la oferta existente es una opción más barata, rápida y sencilla, pero no hay muchas mineras de cobre de pura cepa disponibles. Anglo es un imperio en expansión que también incluye mineral de hierro, platino y diamantes, pero es un bocado digerible para BHP, que está valorada en la bolsa de Sydney en tres veces más que su rival que cotiza en Londres.

La falta de oferta es una de las principales razones para pensar que el precio del cobre, incluso en máximos de dos años de casi 10.000 dólares la tonelada, podría estar a punto de seguir subiendo. La producción de cobre, como la de todas las materias primas, es muy cíclica. Para que merezca la pena el coste, los retos medioambientales y los largos y arriesgados plazos, el precio tiene que subir a partir de ahora. En los últimos años, la menguante demanda del sector inmobiliario chino, en dificultades, ha mantenido el precio bajo control y ha hecho que a las empresas les resulte más atractivo repartir efectivo a los accionistas que invertir en nuevas capacidades. Entre 2012 y 2020, el gasto de capital en la industria del cobre cayó más de un 40%.

Este es el escenario perfecto para uno de los superciclos de precios que se producen cada 30 años aproximadamente en el mundo de las materias primas. Años de inversión insuficiente y, a continuación, una historia creíble de crecimiento de la demanda. Es lo que ocurrió después de la Segunda Guerra Mundial, cuando la falta de inversión durante la depresión dio paso a un aumento de la demanda durante el conflicto y después, con la reconstrucción de Alemania y Japón. En la década de 1960, el catalizador fue el derroche del Presidente Lyndon Johnson en la Gran Sociedad, y en los primeros años de este siglo fue la migración masiva de China del campo a la ciudad.

La narrativa de la demanda tiene varias vertientes. Además de los sectores de las energías renovables y los vehículos eléctricos, hambrientos de cobre, existe una nueva fuente potencial de demanda procedente de los centros de datos para inteligencia artificial. Sólo en Estados Unidos, se calcula que las necesidades energéticas de estos centros de datos se duplicarán en los próximos años. Esto podría ser una gran subestimación. Sólo satisfacer esa demanda podría añadir un 2% a la demanda mundial de cobre. Y en un mercado tenso, eso podría llevar rápidamente al mercado al déficit e impulsar el precio al alza.

La historia del precio del cobre ilustra cómo tienden a moverse los precios de las materias primas. No hacen nada durante años, aburriendo a los inversores hasta la sumisión, y de repente despegan cuando las estrellas se alinean. En el caso del cobre, el precio era más alto a mediados de la década de 1970 que en 2003. Pero en tres años se había cuadruplicado. Desde entonces, se ha movido lateralmente durante casi otros 20 años, aunque con grandes oscilaciones por el camino, y cada vez más inversores piensan que puede haber llegado de nuevo su momento.

Como ocurre con cualquier materia prima, hay distintas formas de exponerse a ella. Sólo dos tienen sentido, porque es poco probable que usted disponga de un almacén lo bastante grande para guardar el propio metal o arriesgarse a los inevitables intentos de despojarle de esta valiosa materia prima.

Las materias primas no son una gran cartera estratégica porque a largo plazo tienden a igualar la inflación, con mucha volatilidad. No es una buena combinación. Pero cuando el precio se mueve, tiende a ir lejos y rápido. Tener una pequeña exposición en previsión de la próxima gran subida tiene sentido. El cobre tiene un gran futuro.

 

Fuente: Tom Stevenson- The Telegraph.

Foto:  anne-nygard-unsplash.

Related News

Ha llegado la hora del cobre, fin a la del hierro

El plomo chino puede cubrir la escasez de Europa y Estados Unidos