Skip to main content

3 claves para explicar la creciente tensión en Oriente Medio

La clave: 

  • Un nuevo foco de tensión se abrió esta semana en Medio Oriente

Irán y Pakistán, dos potencias armamentísticas vecinas, atacaron objetivos específicos a cada lado de sus fronteras, provocando preocupación internacional sobre un conflicto más amplio en la región.

Los sucesos se producen en una semana en que Irán llevó a cabo operaciones militares en tres países distintos: Siria, Irak y Pakistán, y en un contexto conflictivo en varios puntos de la región.

Israel está en guerra contra el grupo palestino Hamás en Gaza e intercambia fuego frecuente con el grupo Hezbolá, respaldado por Irán, en Líbano.

Otros grupos apoyados por Irán en Irak y Siria han atacado objetivos militares estadounidenses.

Por otro lado, Estados Unidos y Reino Unido lideran una campaña de operaciones contra rebeldes hutíes en Yemen, también respaldados por Irán, que han estado atacando barcos comerciales en el Mar Rojo.

BBC Mundo explica en tres claves el nuevo frente de tensión entre Irán y Pakistán que añade más leña al fuego en esta turbulenta zona.

1. Por qué aumentó la tensión entre Irán y Pakistán

 

El intercambio iraní-pakistaní se desató el pasado martes, cuando Irán atacó objetivos vinculados a un grupo militante en la provincia de Baluchistán, en el occidente de Pakistán.

Dos niños murieron y otros tres resultaron heridos en el ataque, según funcionarios pakistaníes.

Irán insistió en que su objetivo no eran ciudadanos pakistaníes, sino solo Jaish al Adl, un grupo sunita étnico baluche que ha organizado ataques en Irán y contra fuerzas gubernamentales pakistaníes en el pasado.

Jaish al Adl se ha atribuido la responsabilidad de varios ataques contra las fuerzas de seguridad iraníes en el pasado (principalmente en la provincia de Sistán-Baluchistán), e Irán afirma que cuenta con el respaldo de Estados Unidos e Israel.

Pero el gobierno de Pakistán consideró la operación aérea iraní como un “acto ilegal y una violación no provocada de su espacio aéreo”. Advirtió que podría conducir a “graves consecuencias”.

Además, retiró a su embajador en Irán y por el momento vetó al embajador iraní a regresar a su país.

Este jueves, Pakistán respondió lanzando misiles contra “escondites terroristas” dentro de territorio iraní, en la provincia fronteriza de Sistán y Baluchistán, donde murieron al menos nueve personas según reportes de medios estatales de Irán.

El ejército pakistaní dijo que, basándose en información de inteligencia, había atacado bases del Ejército de Liberación de Baluchistán y del Frente de Liberación de Baluchistán en Irán, grupos acusados ​​de actividades terroristas dentro de Pakistán.

Explicaron que en esta operación se utilizaron drones suicidas, cohetes, misiles y otras armas, y que se tomaron extremas precauciones para evitar “daños colaterales”.

De un modo parecido a las justificaciones que ofreció Irán, Pakistán enfatizó que el propósito de su ataque iba “en búsqueda de su propia seguridad e interés nacional” y que “respetaba la soberanía e integridad territorial” de su vecino.

2. Cómo son las relaciones entre Irán y Pakistán

El ataque iraní ocurrió el mismo día en que el primer ministro de Pakistán y el ministro de Exteriores de Irán se reunían en Davos, mientras que los ejércitos iraníes y pakistaníes realizaban ejercicios militares conjuntos en el Golfo.

Irán y Pakistán comparten una frontera de 900 kilómetros y la seguridad a ambos lados es una larga preocupación para los dos gobiernos.

En una entrevista con la BBC, Robert Macaire, exembajador de Reino Unido en Irán, describió a la región de Baluchistán, la cual está dividida entre los dos países, como una zona “sin ley” donde grupos de contrabandistas de droga son responsables de miles de asesinatos.

Irán y Pakistán se han acusado mutuamente en el pasado de albergar durante años a grupos militantes radicales que llevan a cabo ataques contra el otro en sus zonas fronterizas.

En 2017, Pakistán dijo que un dron iraní fue derribado porque se encontraba dentro de territorio pakistaní y en 2014 las fuerzas de seguridad de Irán cruzaron la frontera para perseguir supuestos militantes extremistas.

Analistas describen las relaciones entre ambos países como delicadas, pero cordiales.

“Nunca es buena señal cuando dos países intercambian ataques como estos, sobre todo si se trata de dos grandes e influyentes naciones como Irán y Pakistán, pero a pesar del caos, las víctimas civiles y la retórica acalorada, esto no parece una verdadera crisis“, analizó Paul Adams, corresponsal diplomático de la BBC.

Tras las operaciones, “ambos lados parecieron ansiosos en enfatizar que éstas no representaban ataques contra una nación vecina”, añadió Adams.

El servicio urdu de la BBC cuenta que las relaciones históricas entre ambos países han pasado por altibajos.

Irán fue el primer país en reconocer a Pakistán como estado independiente en 1947 y Teherán apoyó a Pakistán en su guerra contra India en 1965.

“Hay vínculos culturales e históricos profundos entre ambos bandos, con un fuerte legado de relaciones comerciales”, le dice a BBC Mundo Michael Kugelman, director para el Sur de Asia del Wilson Center.

“Y también ha habido marcadas convergencias en materia de políticas, desde planes (nunca cumplidos) de construir un gasoducto conjunto hasta las expresiones de apoyo de Irán a la posición de Pakistán sobre la disputa de Cachemira con India”, agrega Kugelman.

Sin embargo, tras la revolución islámica iraní en 1979, Pakistán se acercó a Arabia Saudita, rival de Irán.

Y esto ha supuesto un “obstáculo geopolítico en la expansión de la cooperación entre Irán y Pakistán”, analiza Kugelman.

“Durante los últimos años, Irán también ha sido acusado por las autoridades paquistaníes de reclutar jóvenes para organizaciones sectarias”, señalan desde el servicio urdu de la BBC.

3. Cómo afecta la tensión entre Irán y Pakistán a la crisis en Medio Oriente

Partiendo desde el legado de relaciones cordiales que Kugelman apunta, al analista le resulta “más impactante que Irán haya llevado a cabo un ataque unilateral en Pakistán de una escala sin precedentes”.

Analistas dicen que la respuesta de Pakistán a las acciones de Irán no sorprenden y se equiparan a la versión iraní de que son ataques específicos contra grupos insurgentes.

“La respuesta de Pakistán eleva el riesgo de escalada pero también supone una oportunidad para dar marcha atrás en el abismo. En efecto, ambos bandos están ahora empatados”, dice Kugelman.

Otros comentaristas sugirieron que los ataques de Irán en Siria, Irak y Pakistán fueron motivados por las dinámicas turbulentas actuales de Medio Oriente.

Teherán dice que no quiere involucrarse en un conflicto mayor, aunque grupos militantes de su llamado “eje de resistencia”, el cual incluye a militantes hutíes en Yemen, Hezbolá en Líbano y varios grupos en Siria e Irak, han atacado a Israel y sus aliados para mostrar solidaridad con los palestinos.

Jiyar Gol, periodista del servicio persa de la BBC, dijo que este es un momento en que Irán tiene interés en mostrar fortaleza.

“Y demostrar a su población que actos de violencia como el ataque suicida reciente que mató a 84 personas durante la ceremonia del cuarto aniversario de la muerte del general iraní Qasem Soleimani no quedarán impunes”.

Del mismo modo, analizando los ataques de Irán en Irak y Siria, Gol también piensa que la Guardia Islámica Revolucionaria iraní quiere demostrar la capacidad que tienen sus misiles de alcanzar territorios donde Estados Unidos, Israel y otras fuerzas extranjeras tienen bases estratégicas.

Con respecto a Pakistán, “Irán seguramente sabía que tenía que responder. Ambos lados han cumplido con su honor y, quizás, han respondido a las demandas de la opinión pública”, complementa Adams.

Sin embargo, Shashank Joshi, editor de Defensa de la revista británica The Economist, le dijo a la BBC que si bien “esta no era la primera vez que se producían tensiones fronterizas (entre Irán y Pakistán)”, sí que era “de lejos, la escalada más grave de tensiones que recuerda”.

Por su parte, Baqir Sajjad, periodista y analista de Pakistán, cree que la tensión entre los dos países puede aumentar aún más en el futuro.

Sajjad le dijo a la BBC que “parece poco probable que las tensiones entre los dos países disminuyan repentinamente después del contraataque de Pakistán contra militantes basados ​​en Irán”.

“Los partidarios de la línea dura en Irán insistirán en tomar represalias contra Pakistán. La creciente desconfianza entre los dos países podría alimentar una nueva ola de militancia entre Irán y Pakistán en la región de Baluchistán, complicando aún más la ya compleja situación de seguridad en la región”.

Fuente: José Carlos Cueto- BBC News

Foto: martin-sanchez-unsplash

Related News

ATEGI participará en el Panel de Expertos de Contratación de energía

La energía solar eclipsa al petróleo