Skip to main content

Arabia Saudi aspira a ser un fabricante relevante de acero

La clave:

  • Arabia Saudita ha anunciado planes para invertir 12 mil millones de dólares en nuevos #steel proyectos como parte de su programa de diversificación económica Visión 2030. Esta inversión tiene como objetivo duplicar la capacidad de producción de acero del país hasta 20 millones de toneladas por año

Las áridas dunas de Arabia Saudita están a punto de presenciar un aumento en la actividad no impulsada por el petróleo, sino por el acero. El Reino ha dado a conocer un audaz plan para inyectar 12.<> millones de dólares en varios proyectos siderúrgicos, con el objetivo de saciar su creciente demanda interna y hacerse un hueco en el mercado mundial. Este ambicioso movimiento envía un mensaje rotundo: Arabia Saudita no solo está diversificando su economía, sino que está forjando un nuevo camino en el ámbito de la fortaleza ferrosa.

Este maremoto de inversión se debe a un potente cóctel de factores. Los proyectos de construcción locales, impulsados por la ambiciosa agenda de Visión 2030, han disparado la demanda de acero. Khalid Al-Mudaifer, viceministro de Industria y Recursos Minerales, describe acertadamente el acero como “una piedra angular de la actividad de la construcción”. Para saciar este creciente apetito, Arabia Saudita depende actualmente en gran medida de las importaciones, una dependencia que busca disminuir con su impulso interno al acero.

Pero la visión se extiende más allá de la mera autosuficiencia. El Reino reconoce la importancia estratégica del acero en un mundo sediento de infraestructura y desarrollo industrial. Con sus vastos recursos financieros y acceso a materias primas, Arabia Saudita tiene como objetivo capturar una parte significativa del mercado mundial del acero, compitiendo frontalmente con los actores establecidos.

Los proyectos específicos que se beneficiarán de esta ganancia inesperada permanecen en secreto, pero los expertos anticipan un enfoque en el refuerzo de las fábricas existentes, la expansión de la capacidad de producción y la posibilidad de aventurarse en tecnologías avanzadas de acero. Esto podría crear un efecto dominó, atrayendo industrias auxiliares y fomentando un vibrante ecosistema siderúrgico dentro del Reino.

Sin embargo, los desafíos están al acecho. La construcción de una industria siderúrgica robusta exige no solo capital, sino también mano de obra calificada y experiencia tecnológica. Arabia Saudita tendrá que invertir fuertemente en programas de capacitación y atraer talento del extranjero para cerrar la brecha de conocimiento. Además, las preocupaciones sobre la sostenibilidad ambiental son importantes. La producción de acero es notoriamente intensiva en energía y carbono, y el Reino debe equilibrar sus ambiciones industriales con sus compromisos climáticos.

A pesar de estos obstáculos, las ambiciones siderúrgicas de Arabia Saudí son muy prometedoras. Si se ejecuta estratégicamente, esta inversión de 12.<> millones de dólares no solo podría transformar el panorama industrial del Reino, sino también remodelar el mercado mundial del acero. Las arenas de Arabia Saudita están cambiando, y el mundo está observando con gran interés para ver qué maravillas ferrosas surgirán de este árido desierto

 

Fuente: The Coal trader

Foto: etienne-girardet-unsplash

Related News

La cadena de suministro global, ¿en riesgo por los brotes de Omicron de China?

¿Es realista el plan de la UE para reducir la dependencia de gas ruso este mismo año?