Skip to main content

Nearshoring y el transporte de contenedores

La clave:

¿Hasta qué punto esta supuesta tendencia de “onshoring” se va a consolidar en nuestro paisaje industrial?

Es una pregunta válida, especialmente cuando se tienen en cuenta algunos de los cambios importantes que se avecinan en el horizonte marítimo.

 

Podría pensarse que se trata de una reacción razonable, después de que las vulnerabilidades de la cadena de suministro hubieran sido expuestas por la pandemia, y se le hubiera dado aún más énfasis por las interrupciones de la normalidad causadas por el ataque de Rusia a Ucrania y la espectacular demostración de la dependencia de la industria del Canal de Suez. Un número cada vez mayor de motores y agitadores industriales están empezando a sugerir que no deberían depender tanto del transporte de mercancías desde el otro lado del mundo, si no pueden confiar en que lleguen a tiempo.

Esta visión parecía encajar con otras dudas causadas por el extraordinario aumento del año pasado en los costos de transporte en el comercio de línea, que erosionó tanto la certeza de un suministro rápido y regular de bienes como las ventajas disfrutadas por el uso de fabricantes baratos en China y en otros lugares. Curiosamente, las lecciones de una dependencia servil del suministro “justo a tiempo” y nunca llevar existencias reguladoras se hablaron más raramente.

Pero también hay impulsores sociales más sutiles, sobre los cuales aquellos cuyo negocio está conectado en cualquier lugar a lo largo de la cadena de suministro deberían pensar más seriamente.

Han pasado algunos años desde que la llegada de un buque portacontenedores gigante de primera clase a los puertos europeos no fue recibida por una aclamación de celebración ante esta expresión de tecnología marítima avanzada, sino por activistas ambientales y de otro tipo que se quejan del impacto del viaje con todas las “cosas” en la enorme pila de contenedores cargados. Sus protestas causaron más impresión en los medios de comunicación que el elegante y profundo barco en sí. Pero esto fue, quizás, una señal de cambios en los tiempos y las actitudes.

Es un punto de vista social que ha crecido rápidamente e incluso se está convirtiendo en la corriente principal, una especie de narrativa puritana que deplora el uso innecesario de los recursos del mundo, el desperdicio, enfatizando las virtudes de hacer con menos bienes de consumo y expresando la desaprobación general del capitalismo y el consumismo. Encaja convenientemente con las ideas de “avergonzar” a las personas con SUV, o aquellos que disfrutan de los viajes aéreos de larga distancia. Se demuestra por la promoción del veganismo, los llamamientos a la prohibición de los hidrocarburos y la campaña general contra toda forma de emisión atmosférica.

Se podría sugerir que este es un fenómeno confinado a la clase media, las personas de la “Generación Z” en las áreas desarrolladas e industrializadas del mundo y que tales ideas no son compartidas por aquellos que tienen bastante menos y les gustaría más. Pero aunque estas son las personas que más consumen, pero que parecen decididas a consumir bastante menos, y hacer campaña eficazmente por estos objetivos, se podría sugerir que habrá algún efecto negativo pero inexorable sobre el crecimiento del comercio marítimo en el futuro.

Y bastante menos sutil será el efecto, aún no cuantificable, de los aumentos significativos de los precios del combustible marino, una consecuencia de la introducción de combustibles sostenibles y bajos en carbono, independientemente de lo que pueda surgir de las refinerías para alimentar la flota mundial. Y tal vez el mensaje de que hay un costo real para la ambición de “cero neto” está comenzando a registrarse con los usuarios de buques mercantes, que han disfrutado, con breves interrupciones, de los beneficios del transporte marítimo barato y han alineado sus estrategias económicas en consecuencia.

Por lo tanto, si estaba buscando otra razón para acortar su cadena de suministro a mediano plazo, o fomentar la fabricación local de bienes que actualmente vienen de lejos, eso seguramente estará en su agenda.

Nada de esto va a suceder de inmediato, pero es una tendencia de fondo que será cada vez más perceptible durante la vida útil de todos esos barcos gigantes que están recién en servicio y en construcción hoy. Por lo tanto, debe esperar que las personas dentro de los niveles más altos del mundo marítimo, en las compañías navieras y de construcción naval que juntas representan el ejemplo mismo de la demanda derivada, estén pensando en estos asuntos, aunque todavía puedan ser sombras tenues sobre sus horizontes.

 

Fuente: Michael Grey/ Seatrade Maritime

Foto: Ian Taylor- Unsplash

Related News

“Necesitamos extraer tanto cobre en los próximos 20 a 25 años como lo hemos extraído en los últimos 10.000 años”

La demanda de petróleo camina hacia máximos históricos