Skip to main content

La visión de la OPEP sobre el futuro de la energía y los minerales críticos

La clave:

  • Las vías energéticas sostenibles son vitales para las poblaciones de todo el mundo. Teniendo esto en cuenta, necesitamos apreciar los impactos en el mundo real de los escenarios y las políticas destinadas a aumentar las energías renovables y los vehículos eléctricos (VE). Hay muchos elementos que se filtran en esto, uno central es el papel que desempeñan los minerales críticos.

Estos minerales, como el cobre, el cobalto, el silicio, el níquel, el litio, el grafito y las tierras raras, sustentan el desarrollo de las energías renovables y los vehículos eléctricos. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) afirma que, en su escenario de emisiones netas cero (NZE) para 2050, la demanda de minerales críticos se cuadruplica de aquí a 2040. Es un ritmo nunca visto en la historia.

El propósito de resaltar esto no debe en modo alguno restar importancia a la importancia que la OPEP concede al papel de las energías renovables y la electrificación en nuestro futuro energético. Nuestros Países Miembros están invirtiendo fuertemente en renovables, en todas las fases de sus cadenas de suministro, y participando en el desarrollo de los vehículos eléctricos.

Sin embargo, debemos considerar cuidadosamente la naturaleza de tal expansión de las necesidades críticas de minerales. ¿Es realmente factible este tipo de expansión? ¿Cuáles son sus implicaciones? ¿Hasta qué punto es sostenible? ¿Y qué importancia tienen el petróleo y el gas para la expansión de los minerales críticos, así como las energías renovables, los VE y las redes?

En el escenario mencionado de la AIE, para 2040, la demanda de cobre aumenta un 50%, la de tierras raras casi se duplica, la de cobalto más del doble y la de níquel casi se triplica. Estos no son ni de lejos los mayores aumentos. La demanda de grafito casi se cuadruplica y la de litio casi se multiplica por nueve de aquí a 2040, lo que subraya su papel crucial en las baterías.

Esto requerirá la construcción de un gran número de nuevas minas. Ya en 2022, la AIE afirmó que, sólo para 2030, el mundo necesitaría construir 50 nuevas minas de litio, 60 nuevas minas de níquel y 17 minas de cobalto.

Hay que tener en cuenta que, históricamente, los proyectos críticos de la cadena de suministro, como los de este tipo de materias primas, han tenido largos plazos de desarrollo, desde el descubrimiento hasta la primera producción. Cabe preguntarse si este crecimiento es realista. ¿Y cuál podría ser el impacto si el crecimiento se queda corto y, lo que es igualmente importante, si los responsables políticos también han seguido el camino de dejar de invertir en nuevos proyectos de petróleo y gas?

El desarrollo de minerales críticos implica actividades invasivas de extracción y procesamiento, lo que subraya la dureza física de un mundo electrificado. Los vehículos eléctricos, las turbinas eólicas y los paneles solares, así como las nuevas redes, están ávidos de minerales críticos. Esto se pone claramente de manifiesto al hacer comparaciones.

Un VE contiene aproximadamente 200 kg de minerales. En cambio, un coche convencional utiliza unos 34 kg. Un megavatio de electricidad producido por una turbina eólica en alta mar requiere unas 15 toneladas de minerales, mientras que la cifra para la energía solar es de unas siete toneladas. En el caso del gas natural, algo más de una tonelada.

La minería de minerales críticos es también una actividad extremadamente intensiva en energía, que hoy en día funciona con hidrocarburos. No podría funcionar de otro modo.

El uso de carbón y gas es vital para refinar los minerales mediante diversos procesos térmicos y químicos. Por ejemplo, la mezcla, para ayudar a eliminar otros metales, y en el calentamiento a altas temperaturas para producir formas más puras. Los productos derivados del petróleo también se utilizan en excavadoras, bulldozers y camiones volquete, así como en diversas formas de transporte para trasladar los minerales desde los centros de suministro a los de demanda.

En este punto, también es importante recordar un rincón anterior del Secretario General [La COP28 en el horizonte: centrarse en un enfoque holístico del sistema energético] en el que se destacaba cómo la producción de turbinas, paneles solares y VE no puede llevarse a cabo sin productos vitales derivados del petróleo de uso final. La industria petrolera, las energías renovables y los vehículos eléctricos no son independientes. No funcionan en silos.

Otro punto clave es el consumo de energía. Las actividades mineras podrían multiplicarse por más de cinco a mediados de siglo, y se prevé que una de las mayores fuentes de nueva demanda de minerales, sobre todo de cobre, proceda de la necesidad de nuevas infraestructuras de redes eléctricas, como líneas de alta tensión y transformadores. En un mundo con cero emisiones netas, según BloombergNEF (BNEF), la red eléctrica tendría que extenderse hasta el sol, una distancia de unos 152 millones de kilómetros.

¿Es realista pensar que las energías renovables puedan hacer frente por sí solas a la expansión eléctrica prevista, sobre todo teniendo en cuenta que el mundo ha invertido más de 9,5 billones de dólares en la “transición” durante las dos últimas décadas y, sin embargo, la eólica y la solar sólo suministran algo menos del 4% de la energía mundial, y los vehículos eléctricos tienen una tasa de penetración global total de entre el 2% y el 3%? De cara al futuro, BNEF, en su reciente informe New Energy Outlook, afirma que su escenario neto cero costaría 250 billones de dólares en 2050.

Los responsables políticos se están dando cuenta de los requisitos de intensidad mineral de los escenarios iniciales de cero emisiones netas, y se están planteando preguntas sobre lo fácil que es aumentar continuamente la producción de minerales críticos, ejemplificado por el hecho de que el porcentaje de aumento de la inversión mundial en 2023 fue inferior al de 2022.

Los que hablan de que los minerales críticos ofrecerán al mundo un futuro sólo de energías renovables y vehículos eléctricos no ofrecen una imagen completa. Como sigue defendiendo la OPEP, hay muchas vías energéticas futuras para las naciones y los pueblos de todo el mundo, y todos debemos ser realistas sobre cómo pueden lograrse.

 

Fuente: S.E. Haitham Al Ghais, Secretario General de la OPEP

Foto: calitore-unsplash

Related News

El precio del gas en 2023

Colapso de la fundición de aluminio