Skip to main content

Los Houthi reconfiguran la geopolítica energética

Las claves: 

  • La estrategia adoptada para atentar contra los buques ha llevado a Occidente, y en particular a Europa, a darse cuenta de la conspicua amenaza que representan las interrupciones de los flujos energéticos en puntos de estrangulamiento vitales.
  • Alrededor del 15% del comercio mundial pasa por el Mar Rojo y por el Canal de Suez transita el 12% del comercio mundial
  • Aunque Europa se haya convertido en el principal comprador mundial de GNL, pagando precios elevados por las importaciones de GNL en 2022 y 2023, las limitadas oportunidades de comercialización obligarán a Doha a mirar hacia Oriente, a la creciente demanda asiática de gas.

La dramática escalada entre Israel e Irán ha dejado de lado la perturbación más importante del comercio energético mundial en el último año. Desde mediados de noviembre de 2023, los Houthi han lanzado docenas de ataques a buques comerciales, disparando misiles y drones contra barcos que transitaban por el Mar Rojo, el estrecho de Bab el-Mandeb y las zonas circundantes. También apuntaron en múltiples ocasiones contra el territorio de Israel, incluso durante la noche del 13 de abril, junto con la andanada de Teherán.

Sin embargo, el grupo islamista yemení es mucho más que un simple apoderado de Irán. La astuta estrategia adoptada para atentar contra los buques ha llevado a Occidente, y en particular a Europa, a darse cuenta de la conspicua amenaza que representan las interrupciones de los flujos energéticos en puntos de estrangulamiento vitales. Alrededor del 15% del comercio mundial pasa por el Mar Rojo y por el Canal de Suez transita el 12% del comercio mundial. Una gran parte de este volumen consiste en crudo, productos petrolíferos y gas natural licuado (GNL). Pero, ¿cómo una facción acérrima de una guerra civil de diez años ha reconfigurado de hecho la geopolítica energética en cuestión de pocas semanas?

Los Houthi, que sólo controlan una parte de Yemen, han sido capaces de resistir a una coalición liderada por Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) en una prolongada guerra que ha provocado una de las peores crisis humanitarias de la historia reciente. Invadiendo el oeste de Yemen y en una posición perfecta para supervisar el tráfico marítimo a través del Canal de Suez y el estrecho de Bab el-Mandeb, los Houthi han lanzado su desafío al orden mundial liberal basado en la libre circulación de mercancías.

Tomando el Mar Rojo como escenario, los rebeldes actúan formalmente en apoyo de la causa palestina. Sin embargo, están ampliando de facto su control sobre las zonas marítimas adyacentes. Desde la capital, Sanaa, la facción ha emitido una prohibición formal de todos los buques vinculados a Israel, pero también a Estados Unidos y el Reino Unido. Esto ha reforzado aún más su legitimidad en casa, al tiempo que se muestran como un heroico movimiento de resistencia ante un mundo árabe frustrado por la falta de soluciones al caos de Gaza.

Sin dejarse intimidar por las sanciones, el posicionamiento de las flotas occidentales a pocos kilómetros de las costas de Yemen y los múltiples ataques aéreos, los Houthi están desempeñando un papel protagonista en la remodelación de la geopolítica energética mundial.

Esto no es nada nuevo. Ya en 2019, los UAV (vehículos aéreos no tripulados) y misiles de los Houthi atacaron las principales instalaciones de extracción y procesamiento de petróleo de Arabia Saudí. Riad se vio obligado a reducir más del 50% de su producción de petróleo, equivalente al 5% del suministro mundial. Los mercados reaccionaron conmocionados. Durante el primer día completo de negociación, el Brent y el WTI (West Texas Intermediate) se dispararon, experimentando la mayor subida de precios en un solo día de la década hasta 2019. En última instancia, las amenazas a la producción de petróleo saudí obligaron a Riad a replantearse su estrategia en Yemen y volver a la mesa de negociaciones.

Los dirigentes del grupo yemení saben jugar muy bien a la geopolítica energética, desgarrando deliberadamente el corredor vital que une las cuencas atlántica e índica. Riad, constreñido por la geopolítica regional, se ha negado a apoyar abiertamente los ataques aéreos de la coalición occidental por temor a nuevas repercusiones.

Mientras tanto, la caída en picado de los viajes a través de esa región ha llevado a los petroleros de crudo, productos petrolíferos y GNL a desviar sus viajes alrededor de África. En febrero de 2024, los petroleros que cruzaban el Mar Rojo eran casi la mitad de los que lo hacían un año antes. Todos los grandes actores del sector energético adoptaron planes de contingencia. Los gigantes energéticos BP y Shell, con sede en el Reino Unido, interrumpieron todos los envíos a través de la zona, con la esperanza de que se tratara sólo de «una realidad efímera».

Todo lo contrario. Incluso Qatar Energy, el segundo mayor exportador de GNL del mundo, se ha visto obligado a añadir al menos 10 días a cada viaje desde el Golfo Pérsico a Europa a través del Cabo de Buena Esperanza, y viceversa. Y ello a pesar de que Doha ha estado ayudando a los Houthis en su reposicionamiento estratégico anti-saudí. Qatar está ampliando masivamente la producción y exportación de gas natural licuado. Y sin embargo, desde que el Mar Rojo se ha convertido en una zona de guerra, no se ha firmado ningún nuevo contrato a largo plazo con actores energéticos europeos, mientras que Total Energies acordó un acuerdo de 27 años con Qatar apenas unos días después del 7 de octubre. Cuanto más persistan las tensiones, más evidente será la distancia que separa a Qatar de Europa. Aunque Europa se haya convertido en el principal comprador mundial de GNL, pagando precios elevados por las importaciones de GNL en 2022 y 2023, las limitadas oportunidades de comercialización obligarán a Doha a mirar hacia Oriente, a la creciente demanda asiática de gas.

Al mismo tiempo, la hábil politización del comercio energético mundial ha permitido a la facción islámica profundizar sus contactos con Moscú. Permitiendo el paso seguro a los buques rusos y chinos, los Houthis accedieron a las más altas esferas de apoyo diplomático dentro del mismo Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Con las exportaciones de petróleo y gas de Rusia a Occidente reducidas a cacahuetes en comparación con los niveles anteriores a Ucrania, las acciones de los Houthis tienen un efecto multiplicador en la crisis energética de Europa. Las terminales mediterráneas, y en particular las del Este, se convirtieron en una periferia del comercio energético mundial. Impedidos de acceder a Suez, todos estos mercados seguirán pagando una prima inusitada para asegurarse el suministro de GNL. En los tres primeros meses y medio de 2024, los cargamentos que transitan por el Canal han sido inferiores en una cuarta parte a los del mismo periodo de 2023. El encarecimiento del gas seguirá pesando en las economías regionales. Egipto, obligado a importar gas como consecuencia de su nefasta estrategia energética, podría incluso llegar a depender del GNL procedente de EE.UU., en lugar de proveedores más cercanos de Oriente Medio como los EAU, entre los enemigos acérrimos de los Houthis.

Desde que se intensificaron las tensiones entre Irán e Israel, los precios europeos del gas se dispararon, borrando las pérdidas de este año e incitando a los operadores a protegerse contra los riesgos de un conflicto mayor en Oriente Próximo. Por suerte para Europa, un invierno muy suave terminó dejando abundantes suministros en los almacenamientos de gas. Además, el petróleo es abundante en la cuenca atlántica y la oferta de los países no miembros de la OPEP+ (Organización de Países Exportadores de Petróleo) sigue creciendo. Sin embargo, los Houthi tienen muchas oportunidades para dilapidar este tenue equilibrio, y para que Irán filtre el tráfico marítimo a través de Suez.

La fortaleza de Teherán en Ormuz podría percibirse como una amenaza fenomenal o como una bravuconada. Sin embargo, con los Houthi afectando a los escenarios del Mar Rojo y Suez, el eje Sanaa-Teherán tiene la oportunidad real de cosechar los beneficios diplomáticos y de mercado de tener ambas manos alrededor de los puntos de estrangulamiento energético vitales de Oriente Medio. Algo que no se cederá fácilmente, ni siquiera cuando acabe la carnicería de Gaza.

 

Fuente: Francisco Sassi- Futuribles

Foto:  alexander-schimmeck-unsplash.

Related News

Bye, bye UK

ATEGI participa en el III Congreso de compras de Euskadi