Skip to main content

El reto de triplicar las energías renovables para 2030

Las claves:

  • Los gobiernos se alinean con el informe WETO de IRENA y colocan las energías renovables en el centro de COP28 .
  • Debemos triplicar la capacidad renovable instalada actualmente a 11.174 GW para 2030, añadiendo en promedio unos ambiciosos 1.000 GW cada año.

 

Imagen

 

 

La magnitud de la emergencia climática mundial se ha hecho cada vez más evidente en los últimos años, con temperaturas récord y fenómenos meteorológicos extremos relacionados con el cambio climático en todo el planeta.

El éxito que se consiga esta década en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero determinará si el aumento de la temperatura mundial puede limitarse a 1,5 °C respecto a los niveles preindustriales este siglo, en consonancia con los objetivos del Acuerdo de París. El Escenario 1,5°C de IRENA, expuesto en el World Energy Transitions Outlook, presenta una vía para alcanzar el objetivo de 1,5°C en 2050, situando la electrificación y la eficiencia como motores clave de la transición, facilitados por las energías renovables, el hidrógeno limpio y la biomasa sostenible.

El primer volumen de las Perspectivas 2023 ofrece una visión general de los progresos realizados mediante el seguimiento de la aplicación y las lagunas en todos los sectores energéticos, e identifica las áreas y acciones prioritarias basadas en las tecnologías disponibles que deben llevarse a cabo antes de 2030 para alcanzar las emisiones netas cero a mediados de siglo.

También proporciona tres pilares clave que pueden sentar las bases de la acción para realinear la transición energética mundial con los objetivos climáticos: construir la infraestructura necesaria e invertir a escala para dar cabida a nuevas ubicaciones de producción, patrones comerciales y centros de demanda; avanzar en una arquitectura política y reguladora que pueda facilitar inversiones específicas y mejorar los resultados socioeconómicos y medioambientales; y un reajuste estratégico de las capacidades institucionales para ayudar a garantizar que las habilidades y capacidades se ajusten a un sistema energético que integre una alta proporción de energías renovables.

Hasta la fecha, los responsables políticos se han concentrado en las facetas tecnológicas, institucionales, normativas y políticas de la transición energética, prestando una atención limitada a sus implicaciones socioeconómicas. El volumen 2 del informe Perspectivas de las transiciones energéticas en el mundo 2023 sostiene que las actuales narrativas de la transición pueden no resonar con todas las partes interesadas, en gran parte debido a su omisión de las dimensiones socioeconómicas centrales. Para colmar las lagunas en la ambición de la política climática y fomentar los cambios estructurales esenciales se requiere una colaboración mundial sin parangón.

El segundo volumen se basa en el trabajo de modelización macroeconométrica de IRENA y ofrece a los responsables políticos una visión de cómo la actividad económica, el empleo y el bienestar pueden verse afectados en la senda de 1,5 ºC, en comparación con las políticas actuales. Adopta un enfoque integral que incluye un conjunto de políticas de apoyo dentro de la senda de 1,5 °C diseñadas para facilitar los cambios estructurales y capacitar a los países para aprovechar plenamente las oportunidades socioeconómicas que surjan durante la transición energética.

El volumen 2 también emplea el índice de bienestar de IRENA, que comprende cinco dimensiones (económica, social, medioambiental, distributiva y de acceso), para profundizar en el análisis socioeconómico de la transición energética. El bienestar humano mejora en todos los países y regiones en el escenario de 1,5 °C

 

Fuente: Irena

Foto: derek-sutton-unsplash

Related News

El consumo de níquel se doblará

En el mundo, por $1 invertido en combustibles fósiles, $1.70 se destina a energía limpia