Skip to main content

Los mitos están nublando la realidad de nuestro futuro energético sostenible

Las claves: 

  • Hay desafíos que superar en la construcción de un sistema de cero emisiones netas, pero debemos disipar los temores infundados
  • Baterías EV, Hechos:
    • 1 Los nuevos diseños de baterías ya redujeron las necesidades futuras de cobalto en un 50 % en solo 5 años
    • 2 Baterías LFP sin níquel que ahora se utilizan en el 40 % de los vehículos eléctricos, frente al 7 % en 2019
    • 3 Para 2040, la mayor parte del litio utilizado en baterías nuevas provendrá del reciclaje

Las olas de calor, las inundaciones y las sequías en todo el mundo son una llamada de atención. Necesitamos reducir el uso de combustibles fósiles rápidamente, reduciendo las emisiones de CO₂ a alrededor de cero para mediados de siglo.

Para hacer eso, debemos electrificar tanto como sea posible, descarbonizar el suministro de electricidad y usar hidrógeno, bioenergía y captura de carbono en aplicaciones donde el uso directo de electricidad no es factible.

El suministro mundial de electricidad debe multiplicarse por cuatro; las redes de transmisión deben crecer de 70 millones de kilómetros a unos 200 millones de kilómetros. Debemos aumentar los coches eléctricos de 25 millones a más de 1.2022 millones.

Eso implica grandes aumentos en el suministro de minerales: se usará siete veces más litio por año y el uso de cobre se duplicará

Frente a este desafío, los temores se multiplican: que la minería utilizará enormes cantidades de agua escasa, los altos precios del litio harán que los vehículos eléctricos sean imposiblemente caros o que los paneles solares desechados creen un desastre en los vertederos.

Necesitamos separar los mitos de las preocupaciones reales: la Comisión de Transiciones Energéticas Último informe tiene como objetivo hacer eso. Una cosa de la que no tenemos que preocuparnos es el suministro a largo plazo: para todos los minerales clave, los recursos conocidos superan fácilmente los requisitos futuros totales.

Y uno para poner en contexto es el CO₂ u otros gases de efecto invernadero emitidos cuando usamos energía de combustibles fósiles para producir los materiales necesarios para la primera generación de turbinas eólicas, paneles solares, baterías y equipos eléctricos. Estas emisiones podrían ascender a un acumulado de 15-35 gigatoneladas de CO₂ equivalente en los próximos 30 años. Pero eso se compara con alrededor de 40 Gt de CO₂ equivalente producido cada año por el sistema de energía basado en combustibles fósiles.

Las necesidades de tierra y agua también son manejables. Los aproximadamente 5.2 millones de metros cúbicos de agua necesarios anualmente para la extracción de nuevos minerales se comparan con los 700.2 millones de metros cúbicos utilizados en la producción de alimentos y fibras; y todas las granjas solares fotovoltaicas y los sitios mineros necesarios ocuparían menos superficie terrestre dedicada a la agricultura.

El consumo de carne roja amenaza las selvas tropicales del mundo. Las baterías para vehículos eléctricos no lo hacen.

En cambio, hay tres desafíos clave

El primero es el crecimiento de la oferta lo suficientemente rápido como para satisfacer la creciente demanda.

Hay suficientes fuentes de cobre y litio para satisfacer las necesidades mundiales en 2050, pero los planes ya anunciados para el suministro no satisfacen la demanda probable en 2030. Es preciso construir nuevas minas y refinerías, aumentar las corrientes financieras hacia los países en desarrollo y reformar los sistemas de planificación para permitir cierto desarrollo de minas y refinerías en los países ricos.

En segundo lugar, los nuevos desarrollos pueden tener efectos ambientales locales adversos.

En conjunto, los efectos adversos serán más que compensados al poner fin a la minería del carbón, pero eso no será cierto para algunas comunidades locales. Las mejores prácticas de minería y refinación pueden reducir drásticamente el daño, y deben ser requeridas por la regulación impuesta a los productores y usuarios de minerales. Las comunidades deben compartir los beneficios generados, aceptándose los pequeños costos adicionales como el precio a pagar por un suministro más sostenible.

Pero los impactos ambientales también pueden reducirse drásticamente a través de la innovación y el reciclaje, reduciendo la necesidad de minería. Los nuevos diseños de baterías han reducido las necesidades futuras de cobalto en un 50% en solo cinco años. Las baterías LFP sin níquel ahora se utilizan en el 40 por ciento de los vehículos eléctricos, frente al 7 por ciento en 2019. Y para 2040, más del 50 por ciento del litio utilizado en baterías nuevas podría provenir del reciclaje. La regulación requiere cada vez más el reciclaje completo de todos los materiales de la batería.

En tercer lugar, debemos construir cadenas de suministro más diversas.

Casi el 70 por ciento del cobalto proviene de la República Democrática del Congo, el 48 por ciento del níquel de Indonesia y el 74 por ciento del litio refinado de China, a pesar de que los recursos de litio se extienden por todo el mundo.

La concentración significativa de la minería es inevitable y el desacoplamiento completo de China aumentaría significativamente los costos, ralentizando el progreso hacia una economía de carbono cero. Pero las políticas para reducir la dependencia de las importaciones tienen sentido.

El objetivo de la UE de obtener el 40 por ciento del suministro de minerales refinados a nivel nacional es un equilibrio razonable. Los desafíos del suministro de minerales deben ser claramente enfrentados y gestionados. Pero también debemos acoger con satisfacción la naturaleza sostenible del nuevo sistema energético.

En el sistema energético actual, cada año quemamos 8.35 millones de toneladas de carbón, 4.40 millones de barriles de petróleo y billones de metros cúbicos de gas. En el nuevo sistema, extraemos cantidades mucho más pequeñas de minerales clave y los colocamos en estructuras que generan, almacenan y utilizan energía eléctrica limpia. Y los materiales están listos para hacer lo mismo nuevamente el próximo año o para ser reciclados una y otra vez.

Este es un sistema inherentemente renovable, y cuanto más rápido lo construyamos, mejor.

 

Fuente: Adair Turner- FT

Foto: dominik-vanyi- Unsplash

Related News

Rusia, ¿nuevo exportador de polímeros en 2025?

¿Sabes cuál será el metal más afectado por las nuevas tecnologías?