Skip to main content

¿Por qué los recortes de suministro de la OPEP + no logran impulsar los precios del petróleo?

La OPEP+, un grupo compuesto por la Organización de Países Exportadores de Petróleo y aliados como Rusia que bombea alrededor del 40% del crudo mundial, ha estado recortando la producción de petróleo desde noviembre ante la caída de los precios.

Arabia Saudita y Rusia, los mayores exportadores de petróleo del mundo, profundizaron los recortes de suministro de petróleo el lunes en un esfuerzo por elevar los precios. Sin embargo, la medida solo levantó brevemente el mercado.

Ambos recortes se sumaron a un acuerdo más amplio de la OPEP + para limitar el suministro en 2024 introducido inicialmente en abril, y llevar las reducciones totales de producción anunciadas a más de cinco millones de barriles por día (bpd), o alrededor del 5% de la producción mundial de petróleo.

El sorpresivo anuncio de abril profundizó los recortes de producción introducidos en noviembre y ayudó a elevar los precios en alrededor de $ 9 por barril a más de $ 87 por barril en los días siguientes.

Pero los precios de referencia del crudo han perdido esas ganancias desde entonces, con los futuros del Brent el martes cotizando a poco menos de $ 76 por barril.

Los recortes adicionales, argumentan los analistas de Eurasia Group, “harán poco para cambiar el sentimiento bajista en un mercado que está consumido por el pesimismo sobre las perspectivas de crecimiento de la demanda de petróleo en la segunda mitad del año”.

Estas son las principales razones por las que los recortes de producción de la OPEP + no logran elevar significativamente los precios del petróleo:

PREOCUPACIONES SOBRE LA DÉBIL DEMANDA

Los datos de China han provocado temores de que la recuperación económica de los confinamientos por coronavirus en el segundo mayor consumidor de petróleo del mundo esté perdiendo fuerza.

“La recuperación económica en China tras el levantamiento de las restricciones por coronavirus ha sido notablemente más lenta de lo previsto, a pesar de que los datos de la demanda china de petróleo demostraron ser sólidos”, dijo el analista de Commerzbank Carsten Fritsch.

Dijo que el salto en la demanda de petróleo chino fue en gran medida un efecto de recuperación después de que cayó el año pasado, y que este impulso de crecimiento probablemente se desacelere considerablemente.

TASAS DE INTERÉS MÁS ALTAS

Además de las preocupaciones, los principales bancos centrales, incluida la Reserva Federal de Estados Unidos, advierten que podrían haber más alzas en las tasas de interés en el horizonte para combatir la inflación obstinadamente alta.

Las tasas de interés más altas afectan el ingreso disponible de los consumidores y podrían traducirse en un menor gasto en conducir y viajar, lo que limitaría la demanda de petróleo.

También aumentan los costos para los fabricantes, y los datos sugieren que se está produciendo una desaceleración en el sector.

“No hay rodeos, las fábricas están luchando en todo el mundo a medida que el sector se contrajo en Japón, la zona euro, el Reino Unido y Estados Unidos, mientras que se desaceleró en China el mes pasado”, dijo el analista de PVM Tamas Varga.

Todo esto significa que los inversores no están comprando la idea de que la segunda mitad de 2023 verá un fuerte repunte en la demanda de petróleo.

Existen dudas, en particular, sobre las previsiones de que será necesario retirar cantidades significativas de petróleo del almacenamiento para que el suministro satisfaga la demanda.

“Dado que tanto la Agencia Internacional de Energía como la OPEP continúan pronosticando pérdidas de alrededor de 2 millones de bpd … la credibilidad de estos pronósticos está disminuyendo con el tiempo, y los mercados tardarán en convencerse para que ocurra una corrección significativa”, dice Eurasia.

AUMENTA LA PRODUCCIÓN DE EE.UU.

Un crecimiento más rápido de lo esperado en la producción estadounidense también ha contribuido al pesimismo del mercado sobre las ganancias del precio del petróleo.

La Administración de Información de Energía proyecta que la producción de petróleo crudo de Estados Unidos aumentará en 720,000 bpd a 12.61 millones de bpd este año, por encima de un aumento pronosticado previamente de 640,000 bpd.

Esto se compara con alrededor de 10 millones de bpd en 2018.

MENOS ALCISTA

En 2020, el ministro de Energía saudí, el príncipe Abdulaziz bin Salman, advirtió a los operadores que no apostaran fuertemente en el mercado petrolero, diciendo que aquellos que apuestan por el precio del petróleo estarían “aullando como el infierno”.

Repitió su advertencia antes de la reunión de la OPEP + del 4 de junio, diciendo a los especuladores que “tengan cuidado”, lo que muchos observadores del mercado e inversores interpretaron como una señal de que la OPEP + podría considerar nuevos recortes de producción para castigar a quienes apuestan por precios más bajos.

Sin embargo, los inversores continúan reduciendo las posiciones largas.

Los últimos datos muestran que la posición larga combinada en futuros de WTI y Brent cayó en 66,000 contratos a 231,000, solo 48,0000 por encima del mínimo de marzo de 2020 “que siguió a la caída de los precios de COVID en pánico”, según el analista de Saxo Bank Ole Hansen.

Fuente: Maha El Dahan y Ahmad Ghaddar/ Reuters

Related News

Estados Unidos libera reservas estratégicas de petróleo, ¿guerra a la OPEP?

Vitol: el pico de demanda del petróleo será después de 2030