Skip to main content

La energía solar eclipsa al petróleo

La clave:

  • La inversión global en energía limpia está en camino de aumentar a USD 1.7 billones en 2023, con la energía solar eclipsando la producción de petróleo por primera vez

 

La inversión en tecnologías de energía limpia está superando significativamente el gasto en combustibles fósiles, ya que las preocupaciones de asequibilidad y seguridad provocadas por la crisis energética mundial fortalecen el impulso detrás de opciones más sostenibles, según un nuevo informe de la AIE.

Se invertirán alrededor de USD 2,8 billones a nivel mundial en energía en 2023, de los cuales se espera que más de USD 1,7 billones se destinen a tecnologías limpias, incluidas energías renovables, vehículos eléctricos, energía nuclear, redes, almacenamiento, combustibles de bajas emisiones, mejoras de eficiencia y bombas de calor, según el último informe World Energy Investment de la AIE. El resto, un poco más de USD 1 billón, se destina al carbón, el gas y el petróleo.

Se espera que la inversión anual en energía limpia aumente un 24% entre 2021 y 2023, impulsada por las energías renovables y los vehículos eléctricos, en comparación con un aumento del 15% en la inversión en combustibles fósiles durante el mismo período. Pero más del 90% de este aumento proviene de las economías avanzadas y China, lo que presenta un grave riesgo de nuevas líneas divisorias en la energía mundial si las transiciones de energía limpia no se recuperan en otros lugares.

“La energía limpia se está moviendo rápido, más rápido de lo que mucha gente cree. Esto está claro en las tendencias de inversión, donde las tecnologías limpias se están alejando de los combustibles fósiles”, dijo el Director Ejecutivo de la AIE, Fatih Birol. “Por cada dólar invertido en combustibles fósiles, alrededor de 1,7 dólares se destinan ahora a energía limpia. Hace cinco años, esta proporción era de uno a uno. Un ejemplo brillante es la inversión en energía solar, que superará la cantidad de inversión que se destina a la producción de petróleo por primera vez”.

Lideradas por la energía solar, se espera que las tecnologías eléctricas de bajas emisiones representen casi el 90% de la inversión en generación de energía. Los consumidores también están invirtiendo en usos finales más electrificados. Las ventas globales de bombas de calor han experimentado un crecimiento anual de dos dígitos desde 2021. Se espera que las ventas de vehículos eléctricos aumenten en un tercio este año después de haber aumentado en 2022.

Las inversiones en energía limpia se han visto impulsadas por una variedad de factores en los últimos años, incluidos períodos de fuerte crecimiento económico y precios volátiles de los combustibles fósiles que plantearon preocupaciones sobre la seguridad energética, especialmente después de la invasión rusa de Ucrania. El aumento del apoyo político a través de acciones importantes como la Ley de Reducción de la Inflación de los Estados Unidos y las iniciativas en Europa, Japón, China y otros lugares también han desempeñado un papel.

Se espera que el gasto en petróleo y gas aguas arriba aumente en un 7% en 2023, volviendo a los niveles de 2019. Las pocas compañías petroleras que están invirtiendo más que antes de la pandemia de Covid-19 son en su mayoría grandes compañías petroleras nacionales en el Medio Oriente. Muchos productores de combustibles fósiles obtuvieron ganancias récord el año pasado debido a los precios más altos del combustible, pero la mayor parte de este flujo de efectivo se ha destinado a dividendos, recompras de acciones y pago de deudas, en lugar de volver al suministro tradicional.

No obstante, el repunte esperado en la inversión en combustibles fósiles significa que aumentará en 2023 a más del doble de los niveles necesarios en 2030 en el escenario de cero emisiones netas para 2050 de la AIE. La demanda mundial de carbón alcanzó un máximo histórico en 2022, y la inversión en carbón este año está en camino de alcanzar casi seis veces los niveles previstos en 2030 en el escenario de cero emisiones netas.

El gasto de capital de la industria del petróleo y el gas en alternativas de bajas emisiones, como electricidad limpia, combustibles limpios y tecnologías de captura de carbono, fue inferior al 5% de su gasto aguas arriba en 2022. Ese nivel cambió poco desde el año pasado, aunque la proporción es más alta para algunas de las compañías europeas más grandes.

Los mayores déficits en inversión en energía limpia se encuentran en las economías emergentes y en desarrollo. Hay algunos puntos brillantes, como las inversiones dinámicas en energía solar en la India y en energías renovables en Brasil y partes de Oriente Medio. Sin embargo, la inversión en muchos países se ve frenada por factores que incluyen tasas de interés más altas, marcos de políticas y diseños de mercado poco claros, infraestructura de red débil, servicios públicos financieramente tensos y un alto costo de capital. La comunidad internacional debe hacer mucho más, especialmente para impulsar la inversión en las economías de bajos ingresos, donde el sector privado se ha mostrado reacio a aventurarse.

Pueden encontrarse más detalles en el Informe Inversión Mundial en Energía 2023:

World Energy Investment 2023 – Analysis – IEA

 

Fuente: International Energy Agency

Foto:  derek-sutton– Unsplash

Related News

La escasez de caucho y plásticos

El crudo Brent probablemente habría cotizado por debajo de los 70 dólares o incluso menos sin los recortes de la OPEP+