Skip to main content

Las claves de la transición energética en la industria

La clave:

Los directivos del ámbito industrial dicen que la disponibilidad de tecnología es el factor más importante para acelerar sus estrategias de transición energética, pero también están preocupados por sus riesgos.

¿Qué les animará a invertir en ella?

 

La sociedad se enfrenta a un trilema energético: necesitamos acceso a una energía segura, sostenible y asequible. Para resolverlo, necesitaremos expandir y diversificar las fuentes de energía bajas en carbono, lo que significa ampliar los medios nuevos y maduros de generación, combustibles y tecnología de descarbonización.

Una nueva investigación de Baker Hughes, la encuesta anual Energy Transition Pulse de 555 líderes empresariales de energía e industria en 21 países, encuentra que la disponibilidad de tecnología se ha convertido en el factor más importante para acelerar la transición energética.

Las mejoras en la eficiencia energética a través de la infraestructura existente o las actualizaciones comprobadas pueden ser una forma rápida para que las empresas reduzcan sus emisiones de carbono. Pero para marcar realmente la diferencia, la energía y la industria deben centrarse en desplegar más tecnología de descarbonización. Las limitaciones financieras y de la cadena de suministro después de la pandemia constituyen una barrera, y eliminar el riesgo de las nuevas tecnologías y las grandes infraestructuras sigue siendo un desafío para muchas empresas.

 

LAS TECNOLOGÍAS ESTÁN EMERGIENDO DEMASIADO LENTAMENTE

Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), “varias tecnologías emergentes vieron un progreso alentador, pero estas tendencias positivas deben acelerarse rápidamente durante la década actual para alcanzar niveles de despliegue en línea con una trayectoria neta cero para 2050”. 1

Para acelerar este proceso son fundamentales las nuevas cadenas de valor, por ejemplo, para la captura, utilización y almacenamiento de carbono (CCUS), y los nuevos ecosistemas en torno a los combustibles alternativos, como la conversión de residuos en energía y el hidrógeno.

Ilham Kadri, CEO y presidente del comité ejecutivo de Solvay, que ha comercializado con éxito nuevas cadenas de valor de conversión de residuos en energía para reemplazar el carbón en dos de sus plantas europeas, dice que estos nuevos ecosistemas son beneficiosos para Solvay y las partes interesadas de la compañía.

 

UN MAYOR USO REDUCIRÁ LOS COSTOS

La comercialización de la tecnología es una parte importante de la ampliación de su uso. A medida que las tecnologías y los combustibles se utilicen más ampliamente, sus costos disminuirán, lo que a su vez fomentará una mayor demanda.

Esto es lo que ha sucedido con la energía solar y eólica en la última década. Entre 2010 y 2019, el costo de la energía solar fotovoltaica a nivel mundial se redujo en un 82 por ciento. 2 El estudio de costos de IRENA encontró que las mejoras tecnológicas continuas y las mayores economías de escala desempeñaron un papel en esta deflación al reducir los costos de fabricación.

Meg O’Neill, CEO de Woodside Energy, recuerda cómo la inversión constante en fuentes de energía renovables, como la eólica y la solar, redujo el costo de implementación con el tiempo, y espera que algo similar deba suceder para las nuevas fuentes de energía, tecnologías y portadores de energía bajos en carbono como el hidrógeno.

“La tecnología va a ser imprescindible para comenzar a reducir el costo de los elementos necesarios para que la transición energética sea viable”, dice. “En las últimas décadas, hemos visto que el costo de los paneles solares disminuye drásticamente. Ahora necesitamos aplicar la tecnología para garantizar que otras oportunidades de transición energética también sean competitivas en costos”.

Mark Nelson, vicepresidente ejecutivo de estrategia, política y desarrollo de Chevron, dice que se necesita hacer mucho más trabajo antes de que el hidrógeno, por ejemplo, pueda hacer una mayor contribución a la descarbonización. “Necesitamos más desarrollo tecnológico que ayude con el costo de fabricación y transporte”, dice. “También estamos trabajando duro en las economías de escala, lo que ayudará al transporte de hidrógeno”.

 

¿QUÉ ESTÁ FRENANDO LA INVERSIÓN EN TECNOLOGÍA DE TRANSICIÓN?

La encuesta de Baker Hughes revela que los riesgos de la tecnología, combinados con las sombrías perspectivas económicas, están frenando la inversión en la transición energética.

La incertidumbre económica, el riesgo tecnológico y la financiación son las tres principales barreras para invertir en tecnología de transición energética
¿Cuáles son las tres mayores barreras o desafíos para que su organización invierta en tecnologías de transición energética?
  • 41% Incertidumbre económica mundial / inflación
  • 41% Riesgo tecnológico (por ejemplo, idoneidad poco clara, tecnología aún en fase piloto
  • 40% Disponibilidad de incentivos/financiación para justificar la inversión

CÓMO ANIMAR A LAS EMPRESAS A HACER UN MOVIMIENTO

Las empresas buscarán tranquilidad en los pioneros, pero los primeros en moverse querrán cierta seguridad y retorno de sus inversiones en nuevos combustibles, tecnologías de descarbonización e infraestructura. Los acuerdos de compra, las nuevas asociaciones y el apoyo político decidido son tres formas de reducir el riesgo de las tecnologías e incentivar la inversión.

ACUERDOS DE COMPRA

Los acuerdos de compra reducen el riesgo financiero de los grandes proyectos de infraestructura tanto para el productor como para el comprador: la financiación está asegurada, y existe un mercado y una oferta garantizados y una estructura de precios fija.

Según el presidente y CEO de Baker Hughes, Lorenzo Simonelli, los nuevos modelos de negocio serán cruciales para ampliar la infraestructura de gas natural licuado (GNL). “Hay muchos recursos disponibles, pero necesitamos crear los mecanismos de financiamiento adecuados”, dice. “Por ejemplo, los acuerdos de compra de GNL normalmente duran 20 años, pero algunas compañías solo necesitarán suministro durante cinco años. Necesitamos modelos comerciales nuevos y flexibles para permitir que los proyectos avancen”.

 

NUEVAS ASOCIACIONES

Para el hidrógeno y CCUS, las asociaciones y la colaboración intersectorial crearán nuevos ecosistemas para ayudar a monetizar los procesos de descarbonización. Por ejemplo, el proyecto de captura y almacenamiento de carbono Bayou Bend ha surgido de una asociación entre Chevron, Talos Energy y CarbonVert. Anunciado en mayo de 2022, será el primer proyecto de este tipo en los Estados Unidos para secuestrar carbono de las instalaciones industriales. 3

“Estamos reuniendo a compañías de tecnología, compañías de infraestructura y compañías emisoras para crear centros”, dice Mark Nelson de Chevron. “Tienes que seguir avanzando en la tecnología, necesitas reunir al grupo correcto de personas y necesitas apoyo político para acelerar”.

 

APOYO A LAS POLÍTICAS

El apoyo político a las tecnologías emergentes también puede crear cambios sustanciales en la adopción. La Ley de Reducción de la Inflación aprobada por el gobierno de los Estados Unidos en agosto de 2022, por ejemplo, incluye créditos fiscales para el hidrógeno verde que podrían reducir a la mitad su costo en algunos lugares. 4

“Políticas como la Ley de Reducción de la Inflación en los Estados Unidos han hecho maravillas para estimular el hidrógeno”, dice Simonelli. “Si nos fijamos en los $ 4 mil millones que se van a incentivar, eso esencialmente hace que el hidrógeno verde sea competitivo hoy en día”.

A pesar de la incertidumbre en los mercados energéticos y los temores mundiales de recesión, las empresas deben perseverar y continuar invirtiendo en tecnología de transición energética y permitir el crecimiento en CCUS, biocombustibles, geotermia, hidrógeno, GNL, y todas las demás soluciones necesarias para equilibrar el trilema energético.

Fuente: Baker- Hughes/ Financial Times
Foto: Pedro Farto/ Unsplash

Related News

¿Por qué reventó el mercado del níquel?

Análisis semanal Brent-Gas de 17-12-2018